sábado, 28 de julio de 2012

El extraño caso del Papiloma Humano.

Cuando corremos demasiado en carretera o en autopista nos limitan la velocidad y continuamente hay campañas que nos dicen que seamos capaces de controlarnos para no superarla; si comemos demasiado automáticamente nos señalan que debemos ponernos a régimen; y así podríamos ir repitiendo la pauta en cualquier actividad humana por muy placentera y reconfortante que sea.
La máxima es ésta: la prevención antes que la curación y el comportamiento personal como factor clave para evitar el riesgo. Son los factores comunes que definen los patrones de comportamiento de nuestra sociedad ante el riesgo. Pero, con una excepción muy importante, la que gira en torno al acto sexual. Ante él, nuestra sociedad prescinde de aquellos marcos de referencia generales y declara que aquí no ha de haber prevención en la conducta sino que, como mucho, han de existir medios que impidan el riesgo y al mismo tiempo curaciones para todas las consecuencias. Un ejemplo paradigmático de este enfoque tan específico que nuestra sociedad occidental otorga a la relación sexual lo tenemos en el caso del papiloma humano.

Ahora, los estudios han detectado que el virus del papiloma humano ya afecta a una de cada tres jóvenes de 19 años, que es mucho. De éstas, se sabe que un 20% serán portadoras y que un 5% desarrollarán cánceres de cuello uterino, que es, de momento, el segundo más habitual entre las mujeres y que tiene una mortalidad elevada porque ocupa el tercer lugar en esta trágica clasificación. Se sabe además que una de cada 600 mujeres del grupo más vulnerable contraerá la enfermedad. Se sabe también, según el estudio de referencia que acaba de realizar el Instituto Catalán de Oncología, que la causa del papiloma es la relación sexual. Pero, para entrar más en el detalle, la relación sexual en función de la edad en la que ésta se inicia y del número de distintas parejas sexuales que se tengan.

El papiloma humano se extiende porque las mujeres ahora empiezan mucho más pronto, igual que los hombres, la relación sexual. Las que ahora tienen entre 18 y 25 años lo iniciaron con 17, mientras que las que tienen entre 56 y 65 años comenzaron a los 23. Si a este hecho le añadimos la consideración de que antes la gente se casaba más joven y que, por lo tanto, el número de relaciones extramatrimoniales con distintas parejas también era más reducido, podemos contemplar que el factor de riesgo tiene en esta causa su multiplicación. Esto lo constata el propio estudio al observar que el 42% de las mujeres que ahora tienen entre 18 y 25 años mantuvieron la relación antes de los 17, es decir casi la mitad, mientras que en las mujeres mayores de 56 a 65 solamente fue del 4%. Podemos ver que con la media de inicio se transmite una idea engañosa, porque hay un colectivo muy importante, casi el de la mitad, que ha empezado muy pronto las relaciones sexuales.

También se han multiplicado el número de parejas. Actualmente, el 20% de las mujeres entre 26 y 35 años han tenido más de cinco parejas sexuales y, evidentemente, esto determina un aumento considerable del riesgo. Las que tienen una pareja a lo largo de la vida corren el riesgo de infección de sólo el 9%, mientras que las que tienen cinco ó más alcanzan el 41%, y si son diez ó más asciende hasta el 45%, casi la mitad. Esto es lo que dicen los datos pelados, y lo que falta es la reflexión posterior. Los datos también señalan que el gran porcentaje de prevalencia del virus del papiloma humano entre las mujeres, se da, sobre todo, entre las que tienen entre 18 y 25 años. Este número tan elevado de parejas sexuales revela algo que tiene un nombre muy concreto, se llama promiscuidad. De siempre, se ha considerado que esta característica en las relaciones sexuales era negativa por muchas razones y hay que añadirle una particularmente grave además para la mujer: la del papiloma humano.

En este sentido, también vale la pena abrir un elemento de reflexión y es que en esta promiscuidad sexual la que se está llevando el problema es sobre todo la mujer. Porque, además del papiloma, existe otro factor que es el embarazo a edades muy jóvenes y que en un porcentaje extraordinariamente alto termina en aborto, con lo cual la mujer queda dañada para muchos años e incluso para toda su vida.

¿Por qué no se abre el debate y la reflexión sobre la necesidad de educar a los jóvenes en un mayor control de su sexualidad, en un retraso en la primera relación, en una reducción del número de parejas? ¿Por qué no se integra la sexualidad en el conjunto de dimensiones humanas, en lugar de haberlo convertido en un mero juego, en un deporte de contacto? Una sociedad que trata el sexo de la manera que lo hace la nuestra y que, además, lo magnifica, como es lógico, porque el impulso es mucho mayor entre los jóvenes, cuando el sexo se convierte en algo intocable, esta sociedad tiene un problema, y tiene un problema grave, que debe ser puesto en evidencia.

Cualquier persona racional no debería asimilar que la única respuesta contra el papiloma humano es la vacunación a edades tempranas y olvidarse de la necesidad de una educación de la población a quien se quiere vacunar.
Artículo publicado por: Sexualidad y Bioética - Josep Miró - Fuente: Comité independiente anti-sida - 27/07/12 

México: El Distrito Federalo contará con una Base de Datos de Mujeres Desaparecidas.

El Distrito Federal será la primera entidad federativa del país en tener una base de datos sobre mujeres desaparecidas, la cual contendrá información genética y muestras de células de las y los familiares de las víctimas, así como de los cuerpos de cualquier mujer o niña no identificada que hubiera sido asesinada.


De acuerdo con el decreto por el que se reforma el artículo 26 de la Ley de Acceso de las Mujeres a una Vida libre de Violencia del Distrito Federal, publicado ayer en la Gaceta Oficial del DF, la Procuraduría General de Justicia del Distrito Federal (PGJDF) está obligada a crear una “base de información genética”, la cual deberá ser resguardada y únicamente podrá ser utilizada para la confrontación de datos.

Tales muestras se tomarán a las y los familiares de mujeres desaparecidas que así lo consientan, para que puedan ser cotejadas con cuerpos de mujeres no identificados, a fin de eliminar la probabilidad de que quien no sea localizada haya sido asesinada.

La base de datos deberá contar con una página electrónica específica sobre desapariciones de mujeres y niñas, en la que se podrán verificar sus datos generales de manera actualizada. La información debe ser pública, para que la población aporte información sobre el paradero de las desaparecidas.

Las reformas de abril pasado a la Ley de Violencia, y publicadas ayer en la Gaceta Oficial del DF, estipulan un sistema de registro público de los delitos cometidos contra mujeres que integre la estadística criminal, para definir políticas en materia de prevención, procuración y administración de justicia.

La estadística debe incluir el lugar en que ocurrieron los hechos; características de la víctima y del sujeto activo; móviles; diligencias básicas a realizar, así como las dificultades para la práctica de la investigación; los índices de incidencia y reincidencia; consignación, sanción y reparación del daño.

Asimismo, los agentes del Ministerio Público (MP), peritos y personal que atiende a víctimas tienen qué ser especializados y actualizados a través de programas impartidos por el Instituto de Formación Profesional en materia Derechos Humanos y género.

La perspectiva de género se incluirá en la conducción de averiguaciones previas y procesos judiciales relacionados con discriminación, violencia y feminicidio; además se elaborarán, aplicarán y actualizarán protocolos especializados para la búsqueda inmediata de mujeres y niñas desaparecidas, a fin de indagar casos de feminicidio y violencia sexual.

Cabe recordar que el 25 de octubre de 2011 fue publicado el Protocolo de Investigación Ministerial, Policial y Pericial del delito de Feminicidio, en respuesta a las reformas realizadas ese mismo año a los códigos Penal y de Procedimientos Penales del DF que incorporan el delito de feminicidio, y las cuales entraron en vigor el 25 de julio de 2011.

De acuerdo con la Fiscalía de Homicidios de la PGJDF, 64 mujeres fueron asesinadas en el Distrito Federal en 2011, de ellas 39 se tipificaron bajo esta figura y hasta este año sólo se ha sentenciado un caso.

Las modificaciones a la fracción VII del artículo 26 prevén la creación de estudios estadísticos e investigaciones sobre el acceso a la justicia de las mujeres víctimas de violencia, así como de las causas y sentencias que se dictan contra las mujeres responsables de delitos.

Cabe señalar que todos estos mecanismos son parte de las obligaciones que se establecen en la sentencia que el Estado mexicano recibió de la Corte Interamericana de Derechos Humanos (CoIDH) por el caso Campo Algodonero, en Ciudad Juárez, donde se encontraron los cadáveres de ocho mujeres en 2001.

l 10 de diciembre de 2009 la CoIDH publicó la sentencia que condena al Estado mexicano por no prevenir, investigar, ni actuar con celeridad para erradicar la violencia contra las mujeres en Ciudad Juárez, Chihuahua.

Artículo publicado por: Argenpress.info - Gladys Torres Ruiz - CIMAC - 26/07/12 -

Chile: el 55% de los hogares en extrema pobreza son encabezados por una Mujer.

Piñera dijo que “las políticas tienen que poner a la mujer en el centro de nuestro esfuerzo por derrotar la pobreza en el país”.

La Ministra Matthei dijo que esperan enviar proyecto de salas cunas en septiembre.

Un diagnóstico de la evolución de la mujer en el mercado del trabajo realizó este mediodía, sobre la base de las cifras que reveló la última encuesta Casen, el Presidente Sebastian Piñera, quien acompañado por la ministra del Trabajo Evelyn Matthei y el ministro de Desarrollo Social Joaquín Lavín realizó una actividad en terreno en el centro de Santiago, en la tradicional fábrica de bicicletas del microempresario Juanito Mena, en la calle San Diego.

Ahí, el Presidente anunció que la participación de las mujeres como jefas de hogar ha crecido sistemáticamente: El 2003 era un 26%, el 2006 un 30%, el 2009 un 33% y el 2011 un 39%.
Agregó que en 1990 uno de cada cinco hogares era encabezado por una mujer y hoy son dos de cada cinco hogares. De hecho, en los dos últimos años el número de hogares a cargo de una mujer aumentó en 390 mil, llegando a casi 2 millones de hogares.
Según las cifras del gobierno, las mujeres jefas de hogar se han duplicado en las ultimas dos décadas, pasando de 20% en la Casen 2009 a un 39% hoy. Respecto de la encuesta 2009 el aumento ha sido de 6 puntos.

Piñera destacó que esta situación se agudiza en los sectores de menos recursos: “En los niveles de pobreza más de la mitad de los hogares son encabezados por una mujer (51%) y en los de extrema pobreza, el 55% son encabezados por una mujer”.
Según datos de la cartera del Trabajo, las mujeres que trabajaban en 2010 eran 2,6 millones y ahora son más de 3 millones. En el mismo lapso el desempleo femenino ha bajado de 10,6% a 8,5% el 2012 y la tasa de participación subió de 44,4%a 48%
Dos de tres mujeres participan en la fuerza del trabajo
El Presidente aprovechó de destacar que la mujer se está incorporando cada vez más a la fuerza al mercado del trabajo: “En el 10% de los hogares más pobres sólo un 24% de las mujeres en edad de trabajar participan de la fuerza del trabajo. En cambio en el 10% de los hogares más ricos el 63% , es decir, cada dos de tres mujeres participan en la fuerza del trabajo”.
En este contexto, dijo que “las políticas tienen que tener en cuenta y poner a la mujer en el centro de nuestro esfuerzo por derrotar la pobreza en el país”.
Agregó que también es cierto que en los hogares de mayor pobreza es donde están las mayores dificultes para que las mujeres puedan acceder al mercado del trabajo.
Casi 55 mil postulaciones a Bono Mujer

Y, por lo tanto, señaló que hay una triple distorsión que hay que corregir: “A las mujeres les cuesta más encontrar trabajo, cuando encuentran trabajo ganan menos que los hombres y, además, participan menos de la fuerza de trabajo. Estas tres situaciones intentamos ir corrigiendo con un conjunto de políticas sociales que están dirigidas a al mujer. Y a eso apunta el bono mujer trabajadora”.
Destacó el Ingreso Ético Familiar que contiene un conjunto de políticas sociales que están dirigidas a la mujer y que descansa en tres pilares: la dignidad, el de los deberes y el de los logros.
Agregó que cuando la mujer encuentre un trabajo “vamos a premiar ese esfuerzo con un subsidio Bono Mujer Trabajadora que alcanza hasta $34 mil y, por tanto, si una mujer gana el salario mínimo va a recibir $193 mil más $34 mil por este bono y va a lograr un ingreso de $227 mil”.
Agregó que en las pocas semanas que el Bono Mujer Trabajadora ha estado disponible han postulado casi 55 mil mujeres y el objetivo es llegar a 300 mil beneficiadas, porque el número de mujeres que potencialmente puede acceder a este beneficio son 1,2 millones.
“Las políticas tienen que orientarse hacia las mujeres. La política de nuestro gobierno busca compatibilizar la vida laboral la vida de familia de las mujeres”, poniendo como ejemplo la implementación de la extensión del posnatal de tres a seis meses.

Junto con ello, recordó que durante su gobierno se amplió la cobertura de jardines infantiles, salas cunas y en la educación preescolar.
La idea, dijo, es “que el hecho de ser madre no sea un impedimento para trabajar, y que el hecho de trabajar no sea un impedimento para ser madre”.
En tanto, el ministro Joaquín Lavín dijo que hay que analizar las razones de este aumento en el número de hogares encabezados por mujeres, ya que éstos “presentan un desafío social mayor” para las políticas públicas.
Proyecto de salas cuna
La ministra del Trabajo Evelyn Matthei anunció que esperan enviar el proyecto de ley de salas cunas en septiembre.
“Estamos trabajando en forma muy acelerada para asegurarnos que todas las mujeres trabajadoras tengan acceso a salas cunas. Hoy tienen aceso solo las que trabajan en empresas que tinen más de 20 trabajadoras, pero muchas mujeres que trabajan en pymes no tienen derecho”, afirmó.

Artículo publicado por: sitio web de Las Humanas - Chile - La Segunda - 26/07/12 -

Bolivia: Lideresas Indígenas dicen sí al poder político.

Separadas por kilómetros de distancia y realidades muy diferentes, un número creciente de bolivianas decidieron ser parte del poder político y romper una doble barrera: ser mujeres e indígenas.

Suelen compartir elementos comunes: haber comenzado su liderazgo en organizaciones sociales e incursionar en la gestión municipal tras vencer obstáculos familiares, para después tener que enfrentarse a condiciones desiguales con los varones, en la carrera electoral y como concejalas.

"Las dos principales trabas (para ser autoridades) son el hogar y, aún más, lo económico", dijo Lucinda Villca, una de las cuatro concejalas indígenas que brindaron su testimonio a IPS en la central ciudad de Cochabamba, durante un encuentro nacional de lideresas de municipios rurales.

Villca pertenece a Santiago de Andamarca, un municipio del departamento de Oruro, en el occidente de Bolivia.

"Salimos temprano al campo a ayudar con los cultivos a nuestros esposos o a pastear el ganado. Volvemos en la noche y hay que preparar la comida y sacar tiempo para tejer prendas para tener dinero extra para el hogar", explicó. "Con esas obligaciones, no hay tiempo para dedicarse a otras cosas", dijo Villca, una aymara con nueve hijos que antes fue autoridad originaria de su ayllu (comunidad), dedicada a la cría de llama y el cultivo de quinua.

"Ahora la responsabilidad es mayor. Como autoridad originaria mi misión era trabajar por mi comunidad, ahora debo trabajar por el futuro del municipio", explicó, en una historia común con otras lideresas indígenas que ingresaron a la gestión municipal.

"Era ama de casa. Soy indígena guaraní, sin profesión, como muchas mujeres del campo. La organización de mujeres en que participo me pidió ser candidata", relató Marina Cuñaendi, de 55 años y concejala de Uribachá, con unos 6.000 habitantes, mayoritariamente guaraníes.

Es uno de los municipios más pobres de Bolivia, con 85,5 por ciento de su población en pobreza extrema, según el último censo, pese a estar situado en el departamento más próspero del país: el oriental de Santa Cruz.

Hasta su postulación en 2010, Cuñaendi nunca pensó ocupar un cargo público. Se dedicaba a cultivar arroz y maíz y, en su "tiempo libre", a tejer, para sostener el hogar y a sus siete hijos junto con su esposo.

En Urubichá, aseguró, las mujeres no tienen tiempo para organizarse y están marginadas de los espacios políticos. Admitió que tuvo que consultar a su esposo e hijos, quienes "felizmente" la respaldaron y motivaron a competir, "lo que no siempre ocurre".

A cientos de kilómetros de Urubichá, en San Julián, otro municipio de Santa Cruz, la guaraní Yolanda Cuellar sumó una tercera barrera a la de mujer e indígena: ser "muy joven" para un puesto municipal, según su comunidad.

Cumplió 21 años un mes después de ser elegida como concejala en abril de 2010, postulada por el Movimiento Sin Miedo, opositor al Movimiento Al Socialismo, que gobierna el municipio y el país.

"No confiaban en mí porque era joven y encima mujer, en un municipio con gran machismo. Ahora somos cuatro mujeres en el Concejo", destacó esta contadora con dos hijos.

También tiene el apoyo de su esposo. "Me entiende y me dice que no me deje, porque la gente votó por mí; que luche por lo que quiero y no me retire porque le caiga mal a alguien", expresó.

Pero las cosas en el concejo no fueron fáciles, por su falta de experiencia y la permanente discriminación de sus colegas varones. Es además, muy distinto ser lideresa y concejala.

"Hay mucha burocracia que retrasa los proyectos, pero el mayor jarro de agua fría es la falta de apoyo de los demás, tus ideas no son tomadas en cuenta y te sentís sola, a los demás no les interesa hacer algo para los jóvenes y las mujeres", lamentó.

San Julián vive también de la actividad agrícola, a la que allí se suma la comercial y de servicios, por el paso de una de las principales carreteras que une el oriente con el occidente del país.

No obstante, 57,9 por ciento de sus más de 70.000 habitantes viven en pobreza extrema.

La Constitución de 2009 y otras leyes obligan a una presencia de 50 por ciento de mujeres en todos los cargos electos. Para asegurar esa equidad, además se establece la alternancia en las listas de candidatos.

Actualmente, en los 327 municipios bolivianos, 43 por ciento de alcaldías y concejalías están en manos de mujeres, que en 96 por ciento de los casos ocupan por primera vez un cargo público.

Lidia Alejandro, de 50 años, aymara y concejala de Llallagua, un municipio del occidental y minero departamento de Potosí, coincidió en que la inexperiencia ha sido un factor de desventaja frente a los varones.

"Fui concejala sin saber nada del manejo municipal. Soy maestra, pero ser autoridad es muy diferente, no podía ni hablar en las reuniones ni declarar a la prensa", contó Alejandro. "Tuve que aprender en el camino", reconoció.

Gracias a talleres superó la desventaja. Pero esa capacitación, dijo, requiere tiempo y crea problemas con los esposos, que increpan a las dirigentes por la desatención del hogar. Mayor tristeza aún le provoca el no haber podido cumplir el objetivo de sacar de la pobreza a las mujeres de su municipio, por falta de técnicos que hagan proyectos para ellas según los requisitos exigidos.

Las leyes bolivianas exigen que parte del presupuesto anual de todos los niveles de gobierno sea asignado a mujeres y otros sectores sociales vulnerables. Pero la mayoría de esta porción no se ejecuta y esos fondos terminan revertidos o transferidos a otros gastos.

"Las mismas mujeres nos reclaman, cómo cuatro concejalas no hacen nada por las mujeres. Hemos tratado de unirnos, pero la verdad ahí está el problema ideológico, no tenemos el mismo color político", dijo Cuellar.

En Bolivia ha habido grandes avances a favor de la participación política de las mujeres, promovidos por la Constitución y diferentes leyes, explicó a IPS la experta Natasha Loayza, de la oficina de ONU Mujeres en el país.

"El desafió ahora es traducir esas leyes en vivencias, en una participación concreta y real", planteó.

Esa oficina impulsó el programa piloto trienal "Semilla", que acaba este año, destinado a apoyar a las mujeres en los municipios rurales en el ejercicio de sus derechos económicos y políticos.

Loayza dijo que un objetivo es que la alta calidad de la participación femenina motive a otras mujeres a imitarlas.

"El camino de acceso está abierto, pero es muy duro, titánico. Las mujeres que han llegado a cargos de responsabilidad pública pueden atestiguar los problemas que enfrentan a diario para tener presencia real, no solo nominal en los espacios de decisión", sostuvo.

"Todavía vivimos un contexto en el que la participación de las mujeres hay que ganarla a pulso", concluyó.

El programa del Ministerio de Igualdad de Oportunidades se ejecuta en 18 municipios rurales y ha beneficiado ya a 4.000 mujeres, con un financiamiento de nueve millones de dólares, logrado en un concurso de las Naciones Unidas.

Artículo publicado por: IPS ipsnoticias.net - Jenny Cartagena Torrico - Cochabamba - julio 2012 -

Honduras: Continúan motines en cárceles de Mujeres.

El motín del día le tocó a la Penitenciaría Nacional Femenina de Adaptación Social (Penfas), donde un grupo de mujeres recluidas generaron la mañana de este viernes una revuelta que volvió a poner en precario la seguridad de los recintos carcelarios.

Se conoció que una treintena de reclusas pertenecientes a una pandilla provocaron un amotinamiento y algunas de ellas se subieron al techo en reclamo por el traslado de una de las mujeres cabecillas a otro centro penitenciario.

Autoridades correspondientes no han informado nada a los medios de comunicación, sin embargo, en ciertas versiones de prensa ha trascendido que las femeninas reclaman por el traslado de una de ellas a otro lugar.
En la acción no se registraron personas lastimadas solo daños materiales, pero por varias horas las reclusas tuvieron el control del centro penitenciario.

Los motines en los diferentes centros penitenciarios han proliferado en los últimos meses, para el caso el 29 de marzo en el centro penal de San Pedro Sula, se originó un motín que dejó 13 personas muertas y varios heridos.
Posteriormente en el mes de mayo, en el mismo lugar se registró una riña en la que un reo murió y otros 11 resultaron heridos.

En similares condiciones el 12 de julio, se reportó un enfrentamiento entre jóvenes en el centro de rehabilitación “Renaciendo” donde resultaron cuatro heridos y posteriormente uno de ellos, identificado como Luis de Jesús González Flores (15), falleció durante una intervención quirúrgica en un centro asistencial capitalino.
Sumado a lo anterior, la tarde de este domingo 16 de julio, se registró otro amotinamiento en el mismo lugar.

La noche del jueves otro hecho dejó unos 40 jóvenes fugados de este mismo centro, de los cuales se asegura han recapturado a 10.


Mujeres Periodistas en el ojo de la tormenta.

Las amenazas y la violencia contra las periodistas están aumentando en muchas regiones del mundo. En su trabajo de exponer injusticias y violaciones a los derechos humanos, las periodistas son defensoras de los derechos humanos y como tales necesitan mejores mecanismos de seguridad y protección.

El periodismo puede ser un trabajo muy peligroso, particularmente para reporteras y reporteros que ponen en evidencia las injusticias tanto en ambientes hostiles, corruptos y violentos como en zonas de guerra. Además de las diferentes formas de violencia contra hombres y mujeres periodistas y los obstáculos para realizar su trabajo (incluyendo amenazas, asesinato, confiscación de material, deportación, arrestos e intimidación), dentro de esta profesión de dominio masculino las periodistas enfrentan ciertos riesgos por el hecho de ser mujeres.

Las periodistas como defensoras de los derechos humanos

En su tercer informe al Consejo de Derechos Humanos (CDH) de las Naciones Unidas, el primero que se centra exclusivamente en la situación de las defensoras y de quienes trabajan en torno a los derechos de las mujeres o asuntos de género, Margaret Sekaggya, Relatora Especial sobre la situación de los defensores de los derechos humanos, señaló que “las periodistas y las profesionales de los medios de comunicación que se dedican a cuestiones relacionadas con los derechos humanos también parecen estar expuestas a riesgos como resultado de su trabajo”.[1]
En el tercer capítulo de su más reciente informe temático al CDH, la Relatora Especial se centra en los riesgos y retos específicos que enfrentan grupos concretos de defensoras y defensores, incluyendo a periodistas y profesionales de los medios de información. Ella explica que si bien muchas actividades profesionales no involucran directamente la protección y defensa de los derechos humanos en sí, pueden asociarse o tener vínculos con las violaciones a los derechos humanos y afirma: “Los periodistas y los profesionales de los medios de información que informan sobre las manifestaciones y arrojan luz sobre las violaciones y los abusos a menudo arriesgan su vida por ello”.[2] Agrega que la función de vigilancia que periodistas y profesionales de los medios de información realizan es fundamental y “las restricciones impuestas a los medios y a la libertad de prensa, y la impunidad de que disfrutan quienes cometen violaciones contra periodistas y profesionales de los medios que defienden los derechos humanos, pueden fomentar un clima de intimidación, estigmatización, violencia y autocensura que podría llegar a inhibir la labor de estas personas”.[3]

El principal instrumento internacional referido a defensoras y defensores de los derechos humanos, la Declaración sobre el derecho y el deber de los individuos, los grupos y las instituciones de promover y proteger los derechos humanos y las libertades fundamentales universalmente reconocidos (1999), ofrece un marco legal que “procura proteger las funciones de vigilancia y promoción de los periodistas y profesionales de los medios de información, reconociendo en el artículo 6 su derecho a obtener y difundir información relativa al disfrute de los derechos humanos”.[4] La Resolución 1738 (2006) del Consejo de Seguridad de la ONU condena los ataques contra periodistas en situaciones de conflicto, destacando “la responsabilidad de los Estados de cumplir las obligaciones que les impone el derecho internacional de poner fin a la impunidad y procesar a los responsables de cometer violaciones graves del derecho internacional humanitario”.[5] El Consejo instó a todas las partes involucradas (tanto estatales como no estatales) “a que respeten la independencia profesional y los derechos de los periodistas, los profesionales de los medios de comunicación y el personal asociado, en su calidad de civiles”.[6]

Detención, intimidación y asesinato de mujeres periodistas

Detención, amenazas y asesinatos son sólo algunas de las formas de violencia que las periodistas de todo el mundo enfrentan debido al trabajo que desempeñan, en una profesión dominada por hombres e impregnada de normas culturales y patriarcales. Por ejemplo, Reeyot Alemu, columnista del periódico etíope Feteh y una de las tres ganadoras del Premio 2012 a la Valentía en el Periodismo, fue sentenciada en septiembre de 2011 a 14 años de cárcel. Se le acusó de conspirar para cometer actos terroristas y participar en una organización terrorista. Como evidencia en el juicio, el Gobierno de Etiopía presentó artículos en los cuales Alemu criticaba las acciones gubernamentales, incluyendo conversaciones telefónicas que ella tuvo sobre protestas pacíficas. Alemu es una de las pocas reporteras que escribía críticamente acerca del clima político en Etiopía.
Khadija Ismayilova,[7] reportera para el servicio azerbaiyano de Radio Europa Libre/Radio Libertad y otra ganadora del Premio 2012 a la Valentía en el Periodismo,[8] ha investigado y expuesto la corrupción y el abuso de poder en los niveles más altos de Azerbaiyán. En mayo de 2012 recibió un paquete sospechoso con una carta anónima, incluyendo fotografías – captadas por cámaras de vigilancia que habían sido instaladas en su apartamento – en las cuales aparecía teniendo relaciones sexuales con su novio. Pese a estas amenazas de difamación, Ismayilova se rehusó a dejar de trabajar y ha denunciado públicamente a sus acusadores.
En octubre de 2011, la vida de la periodista guatemalteca Lucía Escobar cambió completamente. Pocos días después de que su artículo ‘De cuervos, ojos y demonios’[9] fuera publicado en el matutino nacional elPeriódico, Escobar recibió múltiples amenazas a través de mensajes electrónicos anónimos que la obligaron a ocultarse junto a su familia. La bloguera y escritora independiente Asmaa al-Ghoul, de Gaza y otra ganadora del Premio 2012 a la Valentía en el Periodismo, centra su trabajo en analizar el contexto sociopolítico en Oriente Medio. Al-Ghoul ha sido golpeada por fuerzas de seguridad de Hamás mientras cubría protestas populares y fue forzada a dormir en su oficina durante algún tiempo pues temía ser asesinada al regresar a casa. Al-Ghoul recibe regularmente amenazas de muerte contra ella y la vida de su hijo.
La periodista rusa Anna Politkovskaya, ganadora de múltiples premios, fue hallada muerta a balazos en Moscú en 2006. Sus investigaciones, informes y libros develaron información y abusos contra los derechos humanos en la guerra de Chechenia y el norte del Cáucaso, así como el afán del presidente ruso, Vladimir Putin, por una segunda guerra chechena. La muerte de Politkovskaya, al igual que los asesinatos de muchas otras periodistas en diversas partes del mundo, aún no ha sido esclarecida aunque atrajo atención e indignación internacionales.

Pronunciándose contra la violencia hacia las periodistas

La violencia sexual, las amenazas y los ataques contra mujeres periodistas raras veces se mencionan en círculos periodísticos, en los medios noticiosos y organizaciones no gubernamentales. Asimismo, muchas periodistas de todo el mundo que han sufrido abusos sexuales optan por guardar silencio debido a estigmas culturales y profesionales que podrían significar la pérdida de futuros trabajos.
No obstante, en tiempos recientes ha habido mujeres que han decidido hablar públicamente sobre esta violencia para ayudar a otras periodistas y alentarlas a denunciar esos crímenes y exigir justicia. La periodista colombiana Jineth Bedoya y la corresponsal sueca Jenny Nordberg son dos ejemplos importantes de la tendencia a exponer estos hechos para producir cambios.[10] La denuncia pública del brutal ataque y violencia sexual que sufrió la periodista Lara Logan mientras reporteaba para Noticias de la CBS desde la Plaza Tahrir de Egipto, en febrero de 2011, alentó a otras mujeres a empezar a compartir sus experiencias de haber sido acosadas y atacadas sexualmente mientras desempeñaban su trabajo.
Motivado por el creciente número de solicitudes de recomendaciones sobre seguridad personal por parte de mujeres periodistas que trabajan en situaciones peligrosas, elInstituto Internacional para la Seguridad de la Prensa (INSI) publicó un libro que contiene 40 ensayos escritos por mujeres periodistas sobre sus experiencias y los retos que enfrentan en su trabajo. Presentado en el Día Internacional de las Mujeres, el libro No Woman's Land: On the Frontlines with Female Reporters [Tierra inhóspita para mujeres: En las líneas del frente con las reporteras] pretende generar conciencia sobre los peligros, identificar soluciones de seguridad y protección y ayudar a “las mujeres que se aventuran a entrar en la profesión a obtener consejos de otras que ya han estado ahí”.[11] El asesinato de Marie Colvin,[12] corresponsal estadounidense del periódicoSunday Times y ganadora de múltiples premios,[13] quien estaba cubriendo el Cerco de Homs en Siria apenas unos días antes de la presentación del libro, ha mostrado la relevancia y oportunidad de la publicación, ya que ésta también aborda la falta de atención a las amenazas, violaciones de derechos humanos, discriminación por motivos de género y violencia sexual que afectan a las periodistas, particularmente en zonas de conflicto. Todas las ganancias provenientes del libro se destinarán a proporcionar capacitación en seguridad a mujeres periodistas.
El Comité para la Protección de los Periodistas (CPJ) modificó su manual con el fin de abordar más adecuadamente la violencia sexual, presentando en mayo de 2012 un nuevoManual de Seguridad para Periodistas contiene secciones sobre cómo protegerse contra la violencia sexual y cómo cubrir protestas y disturbios.

Se necesitan cambios estructurales

La crucial contribución que las mujeres hacen al periodismo debe ser reconocida y valorada. Caroline Wyatt, corresponsal de Noticias de la BBC, reconoció la perspectiva diferente que las mujeres aportan a los reportajes sobre la guerra: “un poco menos de enfoque en las bombas y balas, y más en lo que el fin del dominio talibán en el norte significaría para las familias que conocimos y para su futuro”.[14]
Es necesario que las periodistas desempeñen su trabajo con seguridad adecuada, protección y apoyo de alto nivel, pero como dice Zeina Awad, co-presentadora del programa documental Fault Lines, “No creo que nos sirva convertir la discusión en una narrativa sobre la victimización femenina”.[15] Sin embargo, las decisiones marcadas por prejuicios de género continúan afectando los trabajos y potencialmente las carreras de las corresponsales, por lo cual Tina Susman recomienda que en vez de impedir que las reporteras (vistas como víctimas potenciales de violación) vayan a zonas de conflicto, sus agencias, editores y colegas “deberían ofrecer[les] mejores medidas de seguridad y sugerencias efectivas de seguridad”.[16]
Se necesitan medidas específicas en función del género para abordar los retos que enfrentan las periodistas de investigación dedicadas a cuestiones relacionadas con los derechos humanos, las columnistas que abogan por la reforma de los derechos humanos, las reporteras que vigilan y reportan violaciones a los derechos humanos y las blogueras.

Notas:
  1. Consejo de Derechos Humanos de las Naciones Unidas, Informe de Margaret Sekaggya, Relatora Especial sobre la situación de los defensores de los derechos humanos (centrado en grupos concretos de defensores expuestos a riesgos: periodistas y profesionales de los medios de información; defensores que se dedican a cuestiones ambientales y relativas a la tierra; y defensores de los derechos de jóvenes y estudiantes), A/HRC/19/55, 21 de diciembre de 2011, párrafo 50.
  2. Ibíd., párrafo 18.
  3. Ibíd., párrafo 120.
  4. Ibíd., párrafo 31.
  5. Resolución 1738 del Consejo de Seguridad de la ONU (adoptada unánimemente en diciembre de 2006), párrafo 7.
  6. Ibíd., párrafo 8.
  7. Ver: Reporteros sin Fronteras, ‘Nuevo informe de la situación de la libertad de prensa’, 26 de mayo de 2012.
  8. El Premio a la Valentía en el Periodismo, otorgado por la Fundación Internacional de Mujeres en los Medios de Comunicación (IWMF), es el único galardón internacional que reconoce la valentía de las mujeres periodistas. En mayo, la IWMF anunció a las sobresalientes acreedoras del Premio 2012 que serán galardonadas en acontecimientos especiales en Nueva York y LosÁngeles el próximo octubre.
  9. Ver este artículo también en el blog de Lucía Escobar.
  10. Ver: Wolfe, Lauren, ‘El crimen silenciado: Violencia sexual y periodistas’, Comité para la Protección de los Periodistas, 7 de junio de 2011.
  11. Ver: Reitman, Anna, ‘No Woman’s Land: on the frontlines with female reporters’ [Tierra inhóspita para mujeres: En las líneas del frente con las reporteras], Women’s Views on News, 8 de mayo de 2012.
  12. Ver: EFE, ‘Diplomáticos occidentales recogen los cuerpos de periodistas muertos en Siria’, El Nuevo Diario, 3 de marzo de 2012.
  13. Periodista del año: Asociación de Prensa Extranjera (2000); Premio a la Valentía en el Periodismo: Fundación Internacional de Mujeres en los Medios de Comunicación (2000); y Reportera Extranjera del Año: Premios de la Prensa Británica (2001 y 2010).
  14. Ver: Storm, Hannah, ‘Safety of women journalists on the frontline highlighted in new book’ [Nuevo libro destaca la seguridad de las periodistas en las líneas del frente], The Guardian, 8 de marzo de 2012.
  15. Ver: Awad, Zeina, ‘On the front lines with female journalists’ [En las líneas del frente con las reporteras], Al Jazeera, 8 de marzo de 2012.
  16. Ver: Susman, Tina, ‘War Reporter: Prepare Us, Rather Than Caution Us’ [Reportero de guerra: Prepáranos en vez de advertirnos], Women’s eNews, 3 de junio de 201

Artículo publicado por: AWID - Katherine Ronderos -27/07/12. Título original: ‘Women Journalists in the Eye of the Storm’ - Traducción: Laura E. Asturias