domingo, 1 de julio de 2012

Argentina: Salta: por presión social, Romina Tejerina pidió volver a la cárcel.


A días de haber quedado en libertad, la joven Romina Tejerina, condenada a 14 años de prisión por matar a su beba que había concebido tras una violación, sufre agravios e insultos en la calle.

La joven Romina Tejerina fue reconocida por un grupo de personas en momentos en que transitaba por las calles de la ciudad jujeña de San Pedro y fue víctima de una andanada de duros insultos.

"Desde el minuto en que salió de prisión sufrió acoso mediático y denigración verbal por parte de la gente, que la sigue tildando de asesina", contó Segundo Soria, abogado de Tejerina, en declaraciones a medios locales.

Alterada por la situación, la joven habría dicho a su abogado: "Quiero volver a la cárcel ya mismo".

"La asediaron, la maltrataron, le removieron hechos que ella quiere olvidar y está totalmente quebrada, medicada y con asistencia psicológica. No se encuentra en condiciones de hablar con nadie", afirmó Soria.

El caso protagonizado por la joven ocurrió en 2003, cuando ella apuñaló unas 20 veces a su beba prematura, tras meterla en una caja de zapatos.

Artículo publicado por: Argenpress.info - Primera Fuente - 28/06/12 -

España: Protesta contra la Esterilización Forzada de Mujeres con Discapacidad.

Decenas de personas acudieron esta tarde a la concentración convocada por el Comité Español de Representantes de Personas con Discapacidad (Cermi) frente a la sede del Ministerio de Justicia para reclamar al Gobierno la supresión del precepto legal que contempla la esterilización no consentida para mujeres con discapacidad.
“Queremos que el artículo 156 del Código Penal sea retirado para garantizar el pleno reconocimiento de los derechos de las personas con discapacidad”, dijo la comisionada de Género del Cermi y presidenta del Comité de Mujeres del Foro Europeo de la Discapacidad, Ana Peláez, frente a las puertas del Ministerio de Justicia, en la calle San Bernardo de Madrid.
El citado precepto legal es el que establece que la esterilización “no será punible” en el caso de mujeres que adolezcan de “grave deficiencia psíquica”, aunque establece como requisito previo que “haya sido autorizada por el juez” y “a petición del representante legal del incapaz, oído el dictamen de dos especialistas, el
Ministerio Fiscal y previa exploración del incapaz”.
Los concentrados portaban una pancarta en la que se podía leer “reforma del Código Penal, contra la esterilización forzosa y el aborto coercitivo en las mujeres con discapacidad”.
APOYO INTERNACIONAL
La concentración contó con el apoyo de diversas organizaciones internacionales que trabajan en favor de los derechos de las personas con discapacidad y de las mujeres, como el Lobby Europeo de Mujeres y el Foro Europeo de la Discapacidad.
La presidenta de la Alianza Internacional de la Discapacidad (IDA, en sus siglas en inglés), Diane Richler, señaló que la esterilización forzosa de las mujeres con discapacidad atenta contra “la intimidad física y moral”, quiso dejar claro que las personas con discapacidad “son capaces de tomar sus propias decisiones” y reclamó la “igualdad de trato”. Todos los discursos contaron con una intérprete que tradujo simultáneamente a la lengua de signos.
La concentración, que arrancó a las 19.00 horas y que se desarrolló durante cerca de una hora, forma parte de los actos de la conferencia internacional 'Los desafíos del nuevo milenio para las mujeres con discapacidad', un evento que ha organizado el Cermi y que se celebra en Madrid hasta este viernes en el Centro Deportivo y Cultural de la ONCE.

RESPUESTA DEL GOBIERNO
Si bien el titular del departamento de Justicia, Alberto Ruiz-Gallardón, no se encontraba durante la concentración en la sede del Ministerio, su gabinete ha remitido una carta al Cermi, a la que tuvo acceso Servimedia, en la que se compromete a llevar a cabo un “análisis de todas estas cuestiones en el marco de los trabajos prelegislativos” que está desarrollando con vistas a posibles cambios del Código Penal durante la presente legislatura.
No obstante, el Gobierno cree que “la esterilización de la persona incapaz realizada con autorización judicial, tomando como criterio rector el de mayor interés de la persona que sufre graves deficiencias psíquicas, no supone ir en contra de los principios” de la Convención de Naciones Unidas sobre los Derechos de las Personas con Discapacidad.
Justicia asegura que “comparte plenamente” la preocupación del Cermi por las personas con discapacidad y el interés que tiene esta organización por adaptar la
legislación española a la Convención de Naciones Unidas sobre los derechos de este colectivo.

Artículo publicado por: (SERVIMEDIA)  lainformacion.com – 01/07/12 -


China: cuatro tripulantes, entre ellos la primera Mujer de ese país que realiza una misión en el espacio, volvieron con éxito del viaje espacial más largo.


La cápsula "Shenzhou 9" con tres tripulantes a bordo, entre ellos una mujer, aterrizó el viernes exitosamente en las estepas del norte de China tras un viaje de dos semanas, el más largo en la historia de los vuelos espaciales del país.

La nave planeó con un gran paracaídas hasta tocar tierra en Siziwang, la región autónoma de Mongolia Interior, según imágenes registradas por la televisión, en una transmisión en vivo.

Los tripulantes, entre los que viajaba Liu Yang, la primera mujer de ese país en realizar una misión en el espacio, superaron sin problemas el viaje, informó el centro de control de vuelo en Beijing.

Pese a que en el duro aterrizaje en la estepa la cápsula volcó, los expertos se mostraron satisfechos porque la nave no sufrió daños externos.

Al lugar del aterrizaje llegaron rápidamente los equipos de rescate en helicópteros y vehículos y abrieron la compuerta para ofrecer atención médica inmediata a los astronautas, que salieron caminando, aunque con las piernas temblorosas y tuvieron que apoyarse en los médicos. Miembros de los equipos de rescate aplaudieron a los "taikonautas", que saludaban a las cámaras y que fueron colocados de inmediato en sillas de ruedas.

La última en salir con una gran sonrisa fue Liu Yang, de 33 años. En el cuarto viaje tripulado chino, Liu viajó acompañando al comandante Jing Haiping y al astronauta Liu Wang.

Artículo publicado por: Diario Los Andes - Mendoza (Argentina) - Telam - 01/07/12 -

Mujeres y Salud Mental: Síndrome de la invisibilidad femenina.

Durante muchos años, las mujeres hemos sido seres humanos con la misión de satisfacer los deseos y necesidades de las otras y los otros, sobre todo de esos otros a quienes se les ha otorgado un poder, y por ende, nos hemos convertido, según la doctora Carme Valls Llobet en “fantasmas de nuestras propias necesidades y deseos”, lo que nos ha vuelto invisibles.

Esta enfermedad social, a la que he llamado “síndrome de la invisibilidad femenina”, ha estado presente en la historia de la humanidad y nos ha llevado a ser excluidas de muchos contextos sociales importantes, como el de la salud, donde podríamos convertirnos en personajes principales de nuestros propios procesos de atención, especialmente en lo que a salud mental y emocional se refiere.
Es a las mujeres a quienes la mayoría de las veces se nos dificulta identificar y nombrar nuestro propio dolor, ya que nos hemos acostumbrado a él y lo hemos soportado como si fuera parte intrínseca de nuestra naturaleza, de tal manera que se vuelve imperceptible para nosotras mismas.
La percepción de nuestra realidad, de nuestro estado de salud subjetivo, de todo lo que existe en el exterior, va a depender de las creencias y actitudes que tenemos, que están siempre condicionadas por la cultura, la familia, la raza y la religión. El medio que nos rodea puede ser positivo para desarrollar una sana salud mental o negativo si en lugar de recibir confianza, fuerza y autoestima, se nos limita nuestro valor social y se nos exige cumplir con modelos de vida y formas de pensar que son ajenas a nuestra personalidad.
¿Cómo hacer para visibilizar ante nosotras y ante las y los demás los síntomas que afectan nuestra salud mental y emocional?
Por supuesto que no existen recetas; podríamos pensar en la posibilidad y capacidad que tenemos las mujeres para desarrollarnos como seres humanos autónomos; sin embargo, esta autonomía en el terreno de la salud mental y emocional se desarrolla de manera lenta y con mayor dificultad, debido a que tanto nuestra mente como nuestras emociones requieren de un ambiente positivo para desarrollarse y necesitan estar rodeadas de amor, cariño y afecto para crecer y sentirse en armonía, lo que no siempre es fácil lograr.
Las culturas, los dogmas religiosos, las costumbres opresivas que obligan a las personas -especialmente a las mujeres- a seguir ciertos mandatos contra sus propios deseos, (alejándolas de las sensaciones de su cuerpo, haciendo que su compartimiento se rija con el parámetro del pecado y por consecuencia dejándolas con una sensación de culpa), representan un riesgo grave para su salud emocional e incluso para su salud física.
La salud mental y emocional de las mujeres podrá estar equilibrada y se desarrollará plena y en armonía si cada una de nosotras desarrollamos nuestras capacidades, estimulándolas, sin imitar modelos externos.
Me parece que esta autonomía emocional, y por tanto nuestra salud mental, puede empezar desarrollando una identidad propia, que no intente imitaciones de estereotipos de lo que es ser mujer y que no nos permitamos ser influidas por las ideas que la sociedad tiene sobre estas diferencias.
Todo ello seguido del fortalecimiento de nuestra autoestima basado en el conocimiento profundo de nuestras capacidades y de nuestros deseos, sin depender de la opinión de los y las demás ni de su aprobación; lo que resultará en una actitud de vida que nos lleve a superar obstáculos al identificar los riesgos y enfrentarlos sin seguir ningún modelo de perfección más que el ser fieles a nosotras mismas.
La anterior no es una propuesta fácil de llevar a cabo sabiendo que somos parte de una sociedad sexista y patriarcal, en donde todo objeto o persona -niña, niño o mujer, adulta o mayor- “sin valor” se hace invisible. Cuanto más se descalifica a un ser humano y cuando hace suya esa descalificación, siente que no existe, se hace invisible para las y los demás y peor aún se hace invisible para sí misma.
El camino hacia la libertad personal de las mujeres y hacia su visibilidad puede hacer que su autoestima crezca y se fortalezca. Para este camino no existen modelos ni normas, sino un proceso de trabajo interno arduo y profundo, acompañado por una o un profesional de la salud mental que haya trabajado y siga trabajando consigo misma sus propios mandatos de género y que con ética y sensibilidad acompañará el camino de las mujeres hacia su libertad.

Fuente consultada: Argenpress.info - Alejandra Buggs Lomelí  *Directora del Centro de Salud Mental y Género, psicóloga clínica, psicoterapeuta humanista existencial y especialista en Estudios de Género. - 01/07/12 -

El debate sobre el Aborto divide a Turquía.

“Tayyip, cállate ya”. Es la pancarta más sucinta en la marea de carteles en defensa del aborto, muchos con mensajes dirigidos contra el primer ministro turco, Recep Tayyip Erdogan, al que no dudan en calificar de “enemigo de las mujeres”.

En gran parte de la población ha sentado muy mal el que Erdogan equiparara el aborto, legal en Turquía desde 1983, con el “asesinato” y prometiera una nueva ley, que se teme sea mucho más restrictiva.

El malestar es tanto por el fondo como por las formas: Erdogan aseguró que “cada aborto es un Uludere”, en referencia al lugar donde en diciembre pasado murieron 34 jóvenes civiles kurdos en un bombardeo del ejército turco, que los confundió con guerrilleros.
“Uludere es un crimen; el aborto es un derecho”, defienden, en cambio, las pancartas. Muchas de las manifestantes llevan una chapa con el símbolo feminista y no dudan en encuadrar las intenciones del Gobierno en la oleada de conservadurismo que, según ellas, está dirigida directamente contra la libertad de las mujeres.
“El Gobierno quiere implantar poco a poco un sistema islámico y el primer blanco somos las mujeres”, opina Arzu Becerik, que ha acudido a una reciente manifestación en Istiklal, la calle central de Estambul.
La joven no diferencia entre una posible prohibición total y la opción de limitar el aborto legal a las primeras cuatro semanas, una propuesta avanzada por algunos portavoces del Gobierno, en contraste con las 10 semanas actualmente en vigor.

“Un plazo tan corto no sirve de nada. Dos o tres semanas es precisamente el tiempo que una mujer necesita para darse cuenta de que puede estar embarazada, hacer las pruebas… y cuando quiera tomar una decisión, ya no sería legal”, critica la manifestante.
“No soy una incubadora”, “Gobierno: quita tus manos de mi cuerpo” o “Prohibir el aborto es terrorismo de Estado”, son algunos de los mensajes en la concentración, compuesta sólo por mujeres.
“El ministro de Salud, Recep Akdag, ha dicho incluso que no hace falta abortar ni cuando una mujer sea violada porque el Estado se ocupará del niño”, se indigna Becerik.

El jueves, Ümit Boyner, presidente de la patronal turca TÜSIAD, también criticó duramente “las declaraciones humillantes que insinúan que la violación es algo casi natural”, y el viernes, el viceprimer ministro Bülent Arinç le respondió pidiéndole que se metiera en sus asuntos.
Pero el debate ya ha inundado el país entero. Mañana domingo, tres marchas simultáneas se realizarán en Ankara, Estambul y Esmirna y no estarán ya sólo los colectivos feministas sino mujeres de todo tipo y condición, también de convicciones islámicas, asegura una militante que no se quiere identificar.
Esta persona confía en que el Gobierno corregirá el rumbo, porque ya son muchos los colectivos, también en el sector de los profesionales de salud, que se han opuesto públicamente al proyecto de prohibición, asegura.

Este conflicto parece haber abierto un nuevo foco en el enfrentamiento entre los valores del laicismo oficial en un Estado de población mayoritariamente musulmana y una ascendente clase política de conservadores religiosos.
Incluso en el propio partido de Erdogan, Justicia y Desarrollo (AKP), se escuchan voces disidentes, como la del diputado Haluk Özdalga, que la semana pasada declaró a la prensa que “prohibir el aborto sería un gran error”.
“Si se prohíbe, las mujeres con posibles irán a Chipre del Norte (República Turca del Norte de Chipre) donde un aborto se podría hacer por unas 1.000 liras (unos 400 euros), gastos de viaje incluidos, de manera que la ley sólo afectará a las mujeres de bajo escalón económico, que recurrirán a métodos caseros de aborto”, vaticinó.

También la plataforma “Por el derecho al aborto y la decisión de la mujer” augura en un comunicado hecho público el viernes que una prohibición abriría “el mercado negro del aborto” y causaría la muerte a centenares de mujeres.
“Ni ministro, ni marido ni teólogo: nadie controla nuestro cuerpo, nuestra sexualidad, ni nuestra fertilidad”, reivindica la plataforma.

Artículo publicado por: Red Feminista - nosotrasdecidimos.org - 26/06/12 -

Nicaragua: Inhijambia, Mujer luchadora.

Sistematización de la experiencia de la Asociación INHIJAMBIA en la atención social a niñas, niños, adolescentes y jóvenes en las calles de Managua, Nicaragua, elaborada por Ernest Cañada,con fotografías de Javier Bustos Lozano.

La Asociación Inhijambia es un proyecto educativo y de atención social dirigido a niños, niñas, adolescentes y jóvenes en riesgo, especialmente con problemas de toxicomanía, abuso y explotación sexual que tiene su base de trabajo en Managua. Actualmente, según cálculos del Gobierno, existen unos veinticinco mil niños, niñas y adolescentes viviendo en las calles de Nicaragua. En su mayoría proceden de familias en situación de extrema pobreza que viven en barrios marginales, en los mercados o edificios en ruinas, destruidos durante el terremoto que devastó la capital del país en 1972.

Provienen de hogares desintegrados en los que la violencia, el maltrato y el abuso sexual estaba muy presente. A consecuencia de este entorno hostil, en algunos casos huyen de sus casas y se van a vivir a las calles, donde se juntan con otros muchachos y muchachas en su misma situación. Regularmente venden en los semáforos objetos diversos de escaso valor o limpian los cristales de los automóviles. La prostitución también es frecuente. En las calles se reproducen los mismos patrones machistas y de violencia, e incluso de explotación sexual, por parte de sus mismos compañeros. Pronto se inician y habitúan al consumo de drogas, en especial inhalan pegamento, mucho más barato que otras sustancias, pero también alcohol, piedra o crack.

Inhijambia empezó a funcionar en 1999 y en 2001 obtuvo su personería jurídica. A través de una metodología de intervención dividida en tres fases, la Asociación trabaja desde el momento en que viven en la calles hasta que lograr consolidar una vida autónoma e independiente.

La Primera Fase se identifica con la palabra Wayna, un vocablo misquito que quiere decir mujer. En esta etapa se atiende a niñas, niños, adolescentes y jóvenes, aunque en su mayoría son varones, que viven y/o trabajan en las calles y son adictos mayoritariamente al pegamento usado por los zapateros, crack, alcohol u otras sustancias tóxicas. Una parte de la atención se hace directamente en las calles, pero también se dispone de una Casa de Acogida para algunos de ellos.

La Segunda Fase se denomina Jambalaya, una palabra misquita que da nombra a una canción y, al mismo tiempo, a una comida típica de la costa caribeña nicaragüense. En esta etapa se atiende regularmente a unas cincuenta niñas, adolescentes y jóvenes de hasta 18 años (aunque en determinados momentos algunas de ellas superaron esa edad). Solo se trabaja con mujeres. La mayoría se integran en las actividades del Centro de Día, abierto desde primera hora de la mañana hasta media tarde, pero para aquellas niñas y adolescentes que están en situación de extremo riesgo Inhijambia dispone también de una Casa Hogar, donde viven bajo los cuidados de la institución. En esta fase primordialmente se intenta consolidar la autoestima y empoderamiento personal de las muchachas con una atención y cuidado de carácter integral. De forma progresiva cada vez más se ha ido interviniendo con las familias y responsables adultos de las niñas y adolescentes.
Cuando las muchachas están preparadas para trabajar y responsabilizarse de sí mismas, y de sus hijos si los tienen, pasan a una Tercera Fase caracterizada como Vida Independiente. Actualmente ya son 86 las muchachas que han pasado a esta fase. En esta última etapa no se rompe del todo la relación con Inhijambia, que mantiene cierto acompañamiento y apoyo con el fin de asegurar el buen resultado de estos procesos de autonomía y empoderamiento personal. Además de tener siempre las puertas abiertas de la asociación y poder llegar a hablar con su personal cuando lo necesitan, o tener entrevistas con las psicólogas, las jóvenes reciben algunas capacitaciones de carácter práctico orientadas a dar respuesta a los nuevos retos que están enfrentando.

Están relacionadas con cuestiones como la gestión de los presupuestos familiares o el control del tiempo, por ejemplo. Algunas de ellas viven en las casas de sus familias, otras continúan o se integran en los Hogares Grupales y, a medida que los recursos económicos lo permiten, la asociación construye y les cede viviendas particulares. También las ayudan con el mantenimiento de sus hijos en los Centros de Desarrollo Infantil (CDI), para que así ellas puedan trabajar y continuar estudiando. De hecho, cada vez son más las que están llegando a la Universidad y se están formando como profesionales. La integración laboral es otra de las cuestiones que más preocupan en esta fase y que, a su vez, es más difícil de afrontar, dada la situación del mercado laboral de Nicaragua. Por una parte se ayuda a las muchachas a buscar trabajo, por otra se han creado algunas Unidades Económicas de Producción propias, y algunas se integran como trabajadoras del mismo equipo técnico de Inhijambia, fundamentalmente como promotoras

Esta sistematización, elaborada por Ernest Cañada , fue encargada por la Asociación Ciudadana Anti Sida de Catalunya (ACASC) a Alba Sud y contó con el apoyo de la Agencia Catalana de Cooperación al Desarrollo (ACCD) y la colaboración de la Asociación Apoyo Global a Iniciativas Locales (AGIL). Se publica en la Editorial Enlace de Nicaragua.

Ártículo publicado por: ADITAL - Nicaragua - Ernest Cañada *Coordinador de Alba Sud - 29/06/12-