sábado, 9 de junio de 2012

Tu Tiempo es tuyo, que nadie te invada.

Una nota para que descubras qué es “hacer nada” y te entregues al ocio sin culpa ni resistencias. Ten derecho a un espacio personal.

Las mujeres están acostumbradas a que todo el mundo disponga de su tiempo. Son madres, esposas, hijas. Tienen doble trabajo y muchas responsabilidades; se sienten descontentas, en desigualdad de condiciones y lejos de la realización personal.

En su libro “Mujer sin fin. La conspiración del cronófago”, Sylvia do Pico analiza qué es para las mujeres “hacer nada” y por qué a las mujeres les resulta tan difícil preservar y sostener un tiempo personal y afirma: “Todavía no somos verdaderas dueñas de lo fundamental: el tiempo.
Nuestro tiempo. Tiempo personal”.
Para Do Pico, periodista, ex directora de dos revistas prestigiosas, una mujer tiene menos tiempo personal que un varón, cualquiera sea su edad, condición social, estado civil y capacitación. Grave problema: “Sin tiempo personal no hay evolución ni desarrollo posible. Lo que hay es supervivencia y mucha frustración”, indicó.

Un tiempo para ellasLas emociones, la creatividad, el encuentro con uno mismo requieren tiempo libre, ratos de ocio, tiempos de nada o de todo eso que les gusta, les regala bienestar, les hace bien.
El deseo, el saber qué les gusta, qué quieren, hacia dónde quieren ir, también requiere tiempo.

En la velocidad, en la agenda superpoblada, nada de esas cosas tiene lugar.

Tips para aprovechar tu tiempo libre:

* Resérvate un tiempo para vos. Marca en tu agenda un horario para vos, inamovible. Y llénalo con lo que más te gusta.

* Usa un método para relajarte y bajar un cambio. Es mentira que llegas de la calle a mil y en dos segundos entras en otra frecuencia. Tienes que provocarlo: música, un baño, sahumerios, unos mates, un rato de tele, meditación... Lo que pinte.

* Aprende a decir que no. Rechaza aquellas tareas que exceden tus posibilidades o que atentan contra los pocos momentos que reservas para vos. En todo caso, si te cuesta, ofrece alternativas.

* Desarrolla un “sano egoísmo”. Si no satisfaces tus propias necesidades, no estarás en condiciones de ayudar a los demás. Si uno no está bien con uno mismo, difícilmente pueda estarlo con sus seres queridos.

* Créate una red de apoyo. En el trabajo, entre los amigos, con los vecinos, elige gente a la que acudir cuando las cosas se ponen difíciles. Puedes pedir ayuda aún para tomarte un rato para vos.

* No seas perfeccionista. La voluntad de hacer todo bien, sin delegar nada, sí o sí, te enfrentará a la frustración y te obligará a cancelar una y otra vez esa horita para vos que reservaste en tu agenda.

* Poné límites. Al trabajo, al celular, al mail, a Facebook, a las tareas del hogar, a las demandas insaciables de la familia. Un simple BASTA, repetido algunas veces, ordenará las cosas.

Artículo publicado por: nuevodiario.web - Santiago del Estero (Argentina) - Psicología Positiva - 07/06/12 -

"Violencia machista, el problema humanitario más grave del mundo".

"La violencia machista es en la actualidad el problema humanitario más grave del mundo", afirmó la política y escritora Lidia Falcón en una entrevista con IPS, en la que recordó que en España cada año son asesinadas 75 mujeres por sus parejas o exparejas.

Falcón, de 74 años, doctora en filosofía y licenciada en derecho, arte dramático y periodismo, es una histórica defensora de los derechos de las mujeres, que entre otras muchas iniciativas creó en España el Partido Feminista, actualmente sin actividades.

La noche del martes 5, la lideresa española con mayor proyección en el feminismo mundial presentó en Madrid un libro de memorias, "La pasión feminista de mi vida", donde realiza una serie de reflexiones que compartió con IPS.
Dirigente del Partido Comunista Catalán, sufrió detenciones y persecución durante la dictadura del general Francisco Franco (1939-1975) y tuvo un papel clave en la promoción de la equidad de género en la etapa de la transición española a la democracia.

Falcón instituyó varias revistas feministas, la última de las cuales, "Poder y Libertad", aún dirige, al igual que la editorial Vindicación Feminista. También creó numerosas entidades no gubernamentales, entre ellas la Confederación de Organizaciones Feministas y los Tribunales de Crímenes contra la Mujer.

Como escritora, ha publicado 39 libros. Entre los ensayos destacan "Mujer y Sociedad", "La Razón Feminista","Violencia contra la mujer", "Mujer y Poder Político" y "Los Nuevos Mitos del Feminismo", traducidos a varios idiomas. Entre las novelas y obras dramáticas se cuentan "Es largo esperar callado", "El juego de la piel" y "Rupturas".

IPS: ¿Por qué asegura que es tan duro el machismo en España?

LIDIA FALCON: En este país cada año son asesinadas 75 mujeres, dos millones sufren maltrato físicamente y 15.000 son violadas, todo esto escondido bajo la apariencia de ser un país civilizado.

Las mujeres sufren aquí un tratamiento similar al que sufrían los negros en Estados Unidos, un maltrato del que no se hablaba, pero que estaba claro que existía.

La violencia machista es hoy el problema humanitario más grave del mundo, incluyendo a España.

IPS: ¿El gobierno y las demás instituciones políticas no pueden hacer más para acabar con esta situación?

LF: En primer lugar hay que tener presente que en la sociedad actual los únicos beneficiados son los hombres, ya que los partidos políticos y gobiernos en su gran mayoría, casi todos, son dirigidos por hombres.

IPS: Sin embargo hay grandes países, como Brasil y Alemania, gobernados por mujeres…

LF: Sí, es verdad y representa un gran paso adelante, pero en prácticamente todos los demás países gobiernan hombres, cuyas parejas por lo general se dedican a asistir a fiestas, visitar albergues de niños, repartir regalos, pero sin influencia real en la política.

IPS: ¿El feminismo hoy en día, qué es?

LF: El feminismo analiza las relaciones económicas y sociales, políticas y culturales, con el poder, con el Estado, con los partidos políticos, con las instituciones nacionales e internacionales.

Y también algo que no hicieron jamás los partidos y sindicatos tradicionales, las relaciones con nuestros padres y con nuestros hijos, tanto en la familia como fuera de ella, y el feminismo trata de forma nueva y renovadora los eternos temas del amor y la sexualidad.

Podríamos decir, en síntesis, que trata la vida humana.

IPS: ¿La actividad feminista ha logrado cambios reales en España?

LF: Sí, desde luego que se ha avanzado y mucho desde que se acabó con la dictadura y desde 1976 se inició la transición hacia la democracia, ahora vigente.

Hoy es una época de consenso y convivencia y las reivindicaciones feministas son la paridad, la igualdad, la corresponsabilidad de los hombres en las tareas doméstica, la conciliación de la vida laboral y la familiar, la custodia compartida entre madres y padres y, subrayo, el reconocimiento legal y en gran medida social de las familias homosexuales y monoparentales.

IPS: O sea que se ha evolucionado considerablemente…

LF: Sí, se ha evolucionado, pero el paro (desempleo) afecta más a las mujeres que a los hombres y el salario que ganan las mujeres es 30 por ciento menor que el de los varones, aunque realicen exactamente la misma labor, en similares condiciones, capacidad de hacerlos y horarios.

IPS: ¿La arquitectura legal a favor de la erradicación de la discriminación de la mujer es sustanciosa, faltan todavía más normas para impulsar la equidad?

LF: Desde luego, se necesitan leyes cuyo cumplimiento no requieren dinero del presupuesto público, como las que hacen recaer sobre los ciudadanos, mujeres y hombres, la responsabilidad de que tanto en el trabajo doméstico como en el profesional se repartan proporcional y equitativamente las tareas: leyes de paridad, de igualdad.

IPS: ¿Y cómo considera la posición del actual gobierno español (presidido desde diciembre por el derechista Mariano Rajoy)?

LF: Terriblemente mala, pues es un gobierno que propone eliminar las ayudas sociales, los geriátricos y las guarderías de niños, lo que afectará en especial a las mujeres.

IPS: La Iglesia Católica, mayoritaria en España, es contraria a las reivindicaciones feministas. ¿Cómo ve esa posición?

LF: Muy mal la actitud de la Iglesia y mala también la del parlamento y del gobierno, que la subvenciona generosamente. Hay que tener presente que la última aportación, aprobada el 31 de diciembre de 2011, es de 13 millones de euros mensuales (16,2 millones de dólares) ¡13 millones cada mes!

IPS: ¿Los medios de comunicación, cómo siente que tratan al feminismo?

LF: Menos mal que en épocas pasadas, pero todavía falta mucho por avanzar. Se debe tener presente que un estudio internacional realizado el año pasado muestra que en 2010 las mujeres representaban 52 por ciento de la población mundial, pero solamente 24 por ciento de ellas eran protagonistas en las noticias difundidas por los medios de comunicación.

Una gran diferencia, por cierto.

Artículo publicado por: IPS ipsnoticias.net - (Madrid) - Tito Drago entrevista a la histórica feminista española Lidia Falcón - 06/06/12 -

Colombia: Un pastor convertido en lobo.


Mientras afuera de la iglesia su congregación elevaba cánticos a Dios, adentro, en el que llamaba el “cuarto de los niños” o, en ocasiones, en su propia oficina, el pastor Álvaro Javier Gámez Torres tenía relaciones sexuales con muchachas de su comunidad a las que había convencido de que acostándose con él asegurarían un lugar en el cielo.
Durante años, jóvenes del Ministerio Apostólico y Profético Salem —que dirigía Gámez y que cuenta con 15 mil fieles, 5 mil de ellos en Pasto (Nariño)— toleraron que el pastor las tocara, sin embargo, una de ellas no aguantó más, denunció el hecho y el escándalo estalló. De acuerdo con su testimonio, Gámez lentamente dejaba sin voluntad a sus víctimas y ayudado de otras mujeres, las convertía en sus esclavas sexuales.
El testimonio de quien habría sido durante ocho largos años víctima de Gámez forma parte del material probatorio que le presentó a la Fiscalía el presidente de la Red de Apoyo a Víctimas de Sectas, Héctor Navarro —quien ha documentado un sinnúmero de casos similares a este en países como Uruguay y Argentina—, para que procese a Gámez quien, de acuerdo con personas cercanas a la congregación, viajó recientemente a Chicago (Estados Unidos) y allí se encontraría.
Entre las pruebas que se le presentaron a la Fiscalía se encuentran dos videos en los que aparece Gámez sosteniendo relaciones sexuales con dos menores de edad mientras, de fondo, se escuchan los cánticos de la congregación. Personas cercanas a la comunidad, que prefirieron guardar su identidad, hablaron con El Espectador y refirieron que los videos son fundamentales debido a que “nadie que salió de esta secta contaba con pruebas contundentes sobre lo narrado, por lo cual el líder sectario se fortaleció cada vez más pensando que el favor de Dios estaba con él”.
Ellos le narraron a este periódico lo que al parecer era el modus operandi de Gámez. “Para implementar dichas prácticas, el líder les exigía a los asistentes al culto total devoción en su palabra, prohibiéndoles a sus adeptos cualquier acercamiento con personas extrañas a su ministerio, igualmente prohibió la lectura de libros que no fueran la Biblia y escuchar música que no fuera la de su iglesia. Así logró crear adeptos que le entregaron su completa voluntad, al punto de llegar a abandonar familias, trabajos y estudios con tal de seguir las órdenes dadas por su líder”.
La devoción era tal, que los feligreses habrían hecho caso omiso a las denuncias de abuso sexual por parte de su líder. A quienes hablaban contra él los señalaban de tener alucinaciones. Los videos serían prueba fehaciente de que no había nada de imaginación en los señalamientos.
De acuerdo con los denunciantes, “esta devoción ciega le permitió iniciar con las prácticas sexuales protegido por un séquito de personas que creen que lo realizado por su líder es dirigido por Dios, así que por medio de mujeres ya entrenadas, al parecer de su círculo familiar, empezó a reclutar a jóvenes con el fin de que satisficieran sus deseos sexuales (...). Primero y después de orar les daba lo que llamaba ‘Ministraciones’, que eran besos en la boca. Luego, las mujeres que le ayudaban les decían a las víctimas que lo que Gámez había hecho estaba bien y, en medio de versículos bíblicos interpretados a su acomodo, les hacían creer que lo hecho estaba aprobado por Dios”.
Entonces venía el acto sexual con el que las víctimas, según el pastor, recibirían bendiciones e iluminaciones y que a él, de acuerdo con lo que les decía a las niñas, “le permitía acceder a diálogos con el Altísimo”.
Según las personas que denunciaron el hecho, esta no sería la primera vez en la que Gámez abusaba de menores de edad, usando a Dios como excusa. Será la Fiscalía la que determine la responsabilidad del pastor y, eventualmente, ordene su captura. Mientras tanto, Pasto está conmocionada con el caso de este hombre que presumía ser un ejemplo para sus feligreses y para algunos de ellos aparentemente terminó siendo su perdición.

Artículo publicado por: elespectador.com - Colombia - Sebastián Jiménez Herrera - 04/06/12 -

Marruecos: dividido por matrimonio precoz.

La práctica generalizada de entregar a niñas y adolescentes en matrimonio sigue siendo una de las cuestiones políticas y legales más delicadas en Marruecos, que enfrenta a islamistas de línea duracon moderados en todo el país.

Mohammad Abdenabawi, funcionario del Ministerio de Justicia, dijo en la televisión nacional que 30.000 menores están casadas, que equivalen a 10 por ciento del total de matrimonios que se concretan por año en este país de 32 millones de habitantes.

Las consecuencias del fenómeno son graves para adolescentes y mujeres jóvenes, pese a los sostenidos esfuerzos de la sociedad civil para cambiar la situación. Pero es difícil mantener la lucha frente a una ola de conservadurismo cultural y religioso.

La campaña para reunir un millón de firmas para prohibir el matrimonio precoz cobró mayor fuerza a raíz de la trágica peripecia de Amina Filali, de 15 años, quien se suicidó tras ser obligada a casarse con el hombre que la violó.

Para proteger el "honor" de la joven y de la familia, la justicia se basó en leyes del Código Penal y de Familia para obligar a Filali a casarse con el hombre, 10 años mayor, que la obligó a entregarse a punta de navaja.

El suicidio de Filali y el dictamen del tribunal desataron un fuerte debate público y movilizaciones por este tema, que ha sido tabú en la tradicional sociedad marroquí.

Según Jamal Rhmani, miembro de la opositora Unión Socialista de Fuerzas Populares y exministro de Empleo, la campaña ya reunió más de 780.000 firmas.

A pesar de su actividad política y de ser uno de los promotores de la campaña contra el matrimonio precoz, Rhmani dijo a IPS que su participación obedece primero y principalmente a su perspectiva como padre de una adolescente de 14 años.

"Antes de ser político, soy padre. No podemos ser indiferentes a los que pasa a nuestro alrededor", arguyó.

Activistas e integrantes de la oposición reclaman la derogación del artículo 475 del Código Penal, que permite que el violador salga impune si accede a casarse con su víctima. También van contra los artículos 20 y 21 del Código de Familia, que habilidad el matrimonio de menores de edad.

Pero es un problema con raíces profundas y requerirá un cambio más sistemático que la derogación de unas pocas leyes.

"La culpa es de una jurisprudencia arcaica implementada por incultos", dijo a IPS el activista Chakib Khettou, residente de la occidental ciudad marroquí de Casablanca, refiriéndose a la ley islámica que permite el matrimonio de niñas mayores de nueve años.

En 2008, el erudito musulmán jeque Mohammad el Maghrawi publicó una fatwa (edicto religioso) reiterando el derecho de las familias a casar a sus hijas de más de nueve años. El hecho provocó un escándalo, pero sin consecuencias para él.

En una conferencia de prensa en abril, El Maghrawi defendió su posición, "basándose en el Corán y en las palabras del profeta", según dijo.

Ahmed Faridi, profesor especializado en la shariá (ley islámica), señaló a IPS: "No hay nada en el Corán que permita el matrimonio de una niña de nueve años", sostuvo. Aun si resulta que Mahoma se casó con una menor, "en ese caso es una excepción y no la regla", remarcó.

Tradicionalistas no dan tregua

"El matrimonio de niñas y adolescentes no está prohibido por la ley", señaló el ministro de Justicia y Libertades, Mustapha Ramid, en un discurso difundido por la televisión nacional en marzo.

Abogado de profesión, Ramid es "tolerante" respecto de reformar el artículo 475 del Código Penal, pero se negó a hablar sobre los artículos 20 y 21 del Código de Familia.

El ministro dio a entender que podría haber manifestaciones similares a las que provocó el Plan Nacional para la Integración de las Mujeres en el Desarrollo, propuesto por el gobierno de entonces de Abderrahmane Youssoufi en 1999.

En ese momento, miles de musulmanes del gobernante Partido de la Justicia y el Desarrollo protestaron en Casablanca contra el plan de Youssoufi porque consideraron que era "incompatible" con la shariá (la ley islámica), pues prohibía la poligamia y fijaba en 18 años la edad mínima para que las mujeres contrajeran matrimonio.

Pero los actuales parlamentarios no temen que los sectores conservadores reaccionen con la vehemencia de entonces.

"Se necesita un debate nacional sobre el tema para reformar el Código Penal y el Código de Familia. Los parlamentarios socialistas tienen un proyecto para garantizar la protección de niñas menores de edad", indicó Rhmani.

La cámara baja del parlamento analizó este tema la última semana de abril.

El presidente de la cámara, Mohammad Cheikh Biadillah, señaló que las reformas propuestas deben verse con el "espíritu de la nueva Constitución", adoptada en plena Primavera Árabe y que obliga al "Estado a garantizar los derechos sociales y económicos de la familia", a "proteger a los menores sin importar su posición social o familiar" y "prohíbe todo tipo de discriminación por cuestiones de género".

"El Poder Legislativo tiene la obligación de intervenir cada vez que detecta que una ley se volvió incompatible con el desarrollo de la sociedad", señaló Biadilah.

"Todas las leyes que atentan contra la dignidad de las mujeres deben reformarse o derogarse", señaló el presidente de la Cámara de Consejeros (cámara alta) del parlamento marroquí.

Artículo publicado por: IPS ips.noticias.net - Casablanca - Abderrahim El Ouali - 04/05/12 -

Feminicidios: el crimen perpetuo.


“Van a ver cómo siguen los homicidios. Los asesinos están afuera”, dijo a las autoridades en su momento, desafiante, el egipcio Abdel Latif Sharif, uno de los pocos condenados por los misteriosos asesinatos de mujeres en Ciudad Juárez, cuyos cadáveres llevan décadas apareciendo, cuando aparecen, en lotes baldíos, en basureros o en el desierto, con señales de violaciones y tortura.

Sharif, que tenía antecedentes de violencia sexual en Estados Unidos, fue arrestado en 1995, en los primeros años de esa siniestra cadena de crímenes de extrema crueldad que han hecho tristemente célebre a la ciudad más poblada del norteño estado de Chihuahua, la frontera más caliente de México.

Al egipcio lo acusaron de ser el asesino en serie de al menos 15 mujeres y murió de un infarto tras 10 años en la cárcel. Siempre sostuvo que era un chivo expiatorio, pero más allá de su culpabilidad o inocencia, su frase tuvo una carga profética, y las inquietantes desapariciones y muertes siguen hasta hoy.
Sin ir muy lejos, en el último mes mataron a tiros en apenas 24 horas a cinco mujeres en Ciudad Juárez, ubicada estratégicamente en la mitad de la extensa frontera, al otro lado de El Paso, Texas. A eso se suma el hallazgo de restos de adolescentes desaparecidas en la cercana Sierra del Valle de Juárez, que suman 22 en los últimos 12 meses. Aunque las cifras varían, los cálculos de varias ONG hablan de más de 500 ‘feminicidios’ desde 1993. La inmensa mayoría de los crímenes sigue en la impunidad.
El fenómeno se ha agravado recientemente con la persecución a las activistas que denuncian la violencia contra las mujeres. A Norma Andrade, una de las fundadoras del grupo Nuestras Hijas de Regreso a Casa, la balearon y después apuñalaron entre diciembre y febrero, aunque según las autoridades los ataques fueron intentos de atraco. En proceso de exiliarse, lleva una década como activista, tras el secuestro y asesinato en 2001 de su hija Lilia García, de 17 años, presuntamente por narcotraficantes, y ha denunciado que las ‘muertas de Juárez’ están vinculadas a una red de trata de adolescentes del Cartel de Juárez.
Es el caso más reciente, pero no el único. En los últimos años, según cifras oficiales, han asesinado a cinco activistas y otras 12 han tenido que salir del país. Entre varios casos emblemáticos, a la poeta Susana Chávez, quien acuñó en 1995 la frase “ni una muerta más”, la violaron y mataron en enero de 2011. También en esa ocasión las autoridades desvincularon el crimen de su labor social.
Pero probablemente el caso más indignante es el de Marisela Escobedo. A su hija de 16 años, Rubí, la asesinaron y quemaron en 2008, poco después de haber dado a luz. Como tantas otras madres, Marisela se vio obligada a implorar justicia. Finalmente detuvieron a un exnovio que confesó, pero tras unos meses en prisión salió libre por falta de pruebas. Ante la insistencia de la madre, se reabrió el caso y lo condenaron a 50 años, pero el asesino ya había huido. Marisela decidió instalarse día y noche frente al Palacio de Gobierno de Chihuahua, donde denunció el acoso al que estaba sometida: “Tengo amenazas del asesino de mi hija, de su familia. Me han dicho que él ya está involucrado en un grupo del crimen organizado. ¿Qué está esperando el Gobierno? ¿Que venga y termine conmigo? Pues que termine conmigo, pero aquí enfrente del Palacio de Gobierno, a ver si les da vergüenza”. Y así ocurrió. El 16 de diciembre de 2010, en esa plaza céntrica, frente a una estatua de Miguel Hidalgo, el padre de la patria, una cámara de seguridad grabó cómo ultimaron a Marisela con un disparo en la cabeza.
Todos esos ataques han ocurrido después de que la Corte Interamericana de Derechos Humanos condenara en 2009 al Estado mexicano por tres casos en particular: los de Esmeralda Herrera Monreal, una empleada doméstica de 15 años; Claudia Ivette González, una trabajadora de maquila de 19, y Laura Berenice Ramos, una estudiante de 17. Los cuerpos ultrajados de las tres fueron hallados en un descampado en el 2001. La sentencia da cuenta de que desde 1993 desaparecen “mujeres jóvenes, incluso niñas, trabajadoras —sobre todo de las fábricas manufactureras—, de escasos recursos, estudiantes o migrantes”. La corte ordenó compensar a los familiares con US$800.000 y revisar los procedimientos. El fallo fue considerado un hito, pero poco cambió.
Sobre los asesinatos se han barajado múltiples hipótesis. Un detective del FBI concluyó en 1999 que se trataba de “spree murderers”, algo así como asesinos de juerga. Se ha hablado en distintos momentos de asesinos en serie, escuadrones de la muerte, de redes asociadas a los conductores de buses, el narcotráfico o la trata de personas. También de una suerte de rito para sellar pactos entre hombres poderosos.
“La impunidad es la culpable de todo”, asegura la dramaturga Rocío Galicia, estudiosa del fenómeno y a punto de terminar un doctorado en la Universidad Iberoamericana sobre los asesinatos en Juárez. No atina a explicarlo de otra manera que como un monstruo de mil cabezas. “Hay muchas líneas de investigación, algunas absurdas, como el tráfico de órganos, pero dentro de la conclusión de la impunidad cabe todo. No es posible llegar a la verdad porque el sistema de justicia no existe y hay una ineficacia absoluta del resguardo de pruebas”.
En algún momento se hablaba de un prototipo de víctimas jóvenes, delgadas, morenas y de cabellos largos, pero hoy lo único claro es que se trata de mujeres humildes. “Todo ser pobre, marginado, indefenso, es borrado —asegura Galicia—. Y no pasa nada”.
Las hipótesis más fuertes son las relacionadas con el crimen organizado, asegura la antropóloga Patricia Ravelo Blancas, autora de varios libros sobre los feminicidios en Juárez y de un estudio en el que se detectaron las 31 teorías principales. “A la larga, se trata de la misma cadena para el tráfico de drogas, armas y mujeres”, asegura. Después, están las que tienen que ver con “violencia masculina totalmente legitimizada” en un lugar donde las mujeres desplazaron a los hombres como mano de obra en las maquilas. También hay muchos casos de agresiones domésticas que reproducen métodos macabros del crimen organizado. Ravelo concluye que se trata de “crímenes con una fuerte carga de odio misógino, discriminación de clase y xenofobia; eso se siente en la frontera”. El fenómeno está cerca de cumplir 20 años, pero los asesinos siguen afuera.
En el trasfondo hay una cultura de violencia de género que no es exclusiva de Ciudad Juárez. Aunque en algunos lugares de México, como el Distrito Federal, se han aprobado leyes para tipificar el feminicidio como un delito con penas más severas, al mismo tiempo seis estados mantienen vigente el atenuante de “razón de honor”, que rebaja la condena cuando el asesino sorprende a su mujer en un acto carnal. “La violencia basada en patrones de masculinidad se está convirtiendo en una epidemia”, ha dicho la diputada Teresa Incháustegui, presidenta de la Comisión Especial para el Seguimiento de Feminicidios. Según sus cifras, cada año hay unas 15.000 violaciones en México, sólo en el 25% de los casos se castiga al agresor y únicamente hay sentencia en el 1% de todos los expedientes por homicidio.
De hecho, otro de los estados donde proliferan el rapto y el asesinato de mujeres es en el céntrico estado de México. Según la Procuraduría (Fiscalía) estatal, en 2011 hubo 330 desaparecidas y algunas ONG comienzan a ver patrones similares a los de Juárez. Se trata de un bastión electoral del PRI en el que Enrique Peña Nieto, el amplio favorito de cara a las elecciones del 1º de julio, fue gobernador hasta 2011. Varios observadores creen que es uno de los principales lunares de la gestión de Peña Nieto, y aunque no ha ocurrido, el debate nacional sobre los feminicidios.

Artículo publicado por: elespectador.com - Internacionales - Santiago Torrado - Ciudad de México - 06/06/12 -