lunes, 4 de junio de 2012

Discriminación de la Mujer en la India.

Las mujeres en la India se enfrentan a una doble discriminación: "la de pertenecer a un grupo social sin un lugar propio dentro de la sociedad india y la de ser mujer, con todos los problemas añadidos que esto conlleva en un país en el que las mujeres no son dueñas de su propio destino". Estas palabras, expresadas por la Fundación Vicente Ferrer en el marco de una nueva campaña, esperan remover conciencias y animar a defender el papel de quienes se erigen como el motor del cambio. Desde 1996, una ley india impide que los padres conozcan el sexo del bebé antes del nacimiento para evitar que, en caso de ser niña, interrumpan el embarazo. Es la realidad de un país, el segundo más poblado del mundo, donde las mujeres se abren camino a base de mucho esfuerzo.

Cuando nace una niña en la India, la alegría no siempre reina en el hogar. Algunas sufren el rechazo de la familia, e incluso, esta falta de apoyo se extiende a las madres, a quienes se culpa del nacimiento de las pequeñas. Ser niña se entiende como una carga económica para los padres, que han de pagar una dote elevada cuando se casan, "pese a que la legislación prohíbe la dote desde el año 1961", recuerda la Fundación Vicente Ferrer (FVF). En un país donde más del 34% de los habitantes -unos 349 millones de personas de un total de 1.028- vive con menos de 0,80 euros al día, las familias intentan casar a sus hijas cuando aún son niñas. El papel de la mujer india en la sociedad se relega así a un segundo plano, supeditado a la voluntad del hombre: primero, del padre y los hermanos; luego, del marido.
Rechazo a las mujeres antes de nacer
El rechazo a las mujeres comienza incluso antes de nacer. Doce millones de abortos selectivos en 30 años lo atestiguan. Las cifras se han disparado de tal manera en la última década, que las autoridades aprobaron en 1996 una ley que prohíbe las pruebas de determinación de sexo del bebé, así como revelarlo cuando se conozca por realizar otras pruebas que lo confirmen. Si bien los avances en medicina y tecnológicos permiten ahora tener más información del bebé antes de nacer, esto se ha convertido en un arma de doble filo, ya que esta revelación es el argumento utilizado por los padres para interrumpir algunos embarazos
"La India es el cuarto país más peligroso del mundo para nacer mujer, solo superado por Afganistán, la República Democrática del Congo y Pakistán", señala la FVF. La ONU pone número a esta tragedia: "los feticidios, infanticidios y feminicidios han hecho que hoy falten en la India 50 millones de niñas". No obstante, preocupa que esta práctica sea más común entre las clases altas y medias, con más recursos para afrontar el coste de un aborto, que entre las clases bajas. Evitar que nazca una niña significa esquivar una futura carga económica que puede afectar de manera importante a la economía familiar. Pero llama la atención que las clases más pudientes sean las menos dispuestas a combatir esta lacra.

Mujeres y pobreza

La pobreza asociada a las mujeres tiene diversas consecuencias. Se traduce en falta de medidas sanitarias, higiene, alimentos y educación, que impiden que cubran sus necesidades mínimas y alcancen la dignidad que merecen como seres humanos. Debido a esta situación, algunas familias deciden vender a sus hijas o las casan a cambio de dinero. Son jóvenes privadas de infancia cuyo futuro se escribe desde demasiado pronto.

Tras esta decisión, llegan a menudo los embarazos, ante la negativa del hombre a utilizar métodos anticonceptivos. Las menos afortunadas se enfrentarán, además, a una situación de violencia y abuso sexual. Las peores condiciones se registran en la India rural, donde las mujeres son las principales productoras agrícolas y trabajan en el campo durante toda la jornada, pero "no poseen ningún control sobre la propiedad de la tierra y la agricultura". La FVF explica que "tienen menos acceso y control de los recursos productivos", pero su carga de trabajo es importante y "se mantienen las bajas remuneraciones, las malas condiciones laborales, una escasa cobertura en la seguridad social y largas jornadas".

Mujeres: la fuerza del cambio en la India
La Fundación Vicente Ferrer ha iniciado una nueva campaña nacional de sensibilización de género, "Mujeres: la fuerza del cambio en la India", que recorrerá 22 ciudades españolas en forma de exposición fotográfica itinerante. La muestra se compone de fotografías que "narran la historia de siete mujeres de la India rural -Hemavathi, Yellamma, Kanthamma, Nagamma, Vani, Durgamma y Likita-, del contexto de discriminación que han tenido que superar y de su afán de superación", explica la entidad. Además, "a través de la mirada de la mujer", se analiza el programa de desarrollo integral que la Fundación lleva a cabo, se han diseñado elementos interactivos, infografías y explicaciones sobre el día a día de las mujeres en Andhra Pradesh y se han organizado mesas redondas y cineforums para animar a reflexionar sobre el papel de ellas como motor de desarrollo.
 
ESTAS SON LAS HISTORIAS DE LAS 7 MUJERES QUE COMPONEN LA MUESTRA

Kanthamma está casada con su primo. Tiene tres hijas (la mayor está casada) y un hijo. Su marido enfermó y ella se encarga de sacar adelante a la familia, gracias al cultivo de arroz, cacahuetes y árboles frutales. La Fundación Vicente Ferrer le ayudó a adquirir una vaca, "que le ha proporcionado una fuente de alimentación y de ingresos". Vende la leche de la vaca y aprovecha los excrementos del animal para producir biogás o adobo para los campos de cultivo, que también vende, indica la organización.
 
Hemavathi tiene tres hijos y dos hijas, todos acuden a la escuela. Trabajó desde niña y se casó en esta etapa de su vida. Ahora, junto con su familia, construye su casa con la ayuda del vecindario -Hemavathi prepara la comida para todas las personas que le ayudan- y dos personas de la FVF: "La casa estará registrada a nombre de Hemavathi, tal como determina el programa de construcción de viviendas de la Fundación Vicente Ferrer". Esto asegurará su autonomía.
 
"Por falta de asistencia sanitaria, Yellamma contrajo la poliomielitis a los cinco años. Las secuelas de la enfermedad le redujeron la movilidad de una pierna". Por este motivo, su marido la devolvió a la familia a los tres años de casarse. Ahora vive con su madre, a quien cuida, y trabaja en casa, donde elabora productos de yute para los talleres artesanales de la FVF. "Tener un trabajo remunerado no solo le garantiza autonomía y acceso a recursos económicos, sino que la posiciona socialmente, recuperando el respeto de la comunidad y su autoestima", explica la entidad.
 
En India, casi un millón de mujeres están infectadas por el VIH. Vani es una de ellas. Su marido murió a causa de esta enfermedad y ella vive ahora con su hijo en casa de sus padres. Es trabajadora social en el Centro de Atención y Cuidados a Personas con VIH del Hospital de Bathallapali de la Fundación Vicente Ferrer. En este centro recibe tratamiento y desde allí "se desplaza a las zonas rurales para sensibilizar, informar y acompañar a personas que tienen la misma enfermedad que ella". A la vez, trabaja con mujeres embarazadas portadoras del virus, a quienes enseña cómo evitar la transmisión a sus hijos.
 
Su comunidad la escogió como profesora. Desde entonces, Durgamma, que estudió hasta bachillerato, imparte clases de refuerzo en una escuela complementaria de la Fundación Vicente Ferrer y estudia a distancia. Enseña a leer, escribir y dibujar, y ayuda a los niños de la comunidad a mejorar sus resultados en matemáticas. Desde su experiencia, explica a los padres la importancia del estudio y transmite a los niños el valor de cuidar la higiene personal. Durgamma puede considerarse afortunada. Más de 7 millones de niñas indias no han ido nunca a la escuela
 
Se casó cuando tenía quince años, es madre de tres niños y una niña y, sin saber leer ni escribir, Nagamma se ha esforzado por salir adelante. Trabaja de cuatro de la madrugada a once de la noche. Realiza las tareas del hogar, trabaja en el campo y es propietaria de una vaca y una búfala que pudo comprar gracias al Fondo de Desarrollo y que le permitieron montar una lechería. Además, "ejerce de comadrona en su comunidad, asesora sobre planificación familiar y se encarga de sensibilizar para desarticular prácticas como la dote, los matrimonios precoces, los infanticidios femeninos o la violencia contra las mujeres".
 
Vive con sus padres porque aún tiene solo nueve años. Likita quiere ser ingeniera y acude a la escuela con más niñas, cuyas vidas ya han comenzado a ser diferentes a las de sus madres. También la de su hermano ha cambiado. "Sus padres han decidido no pedir la dote a la familia de la chica que en un futuro se case con él, contribuyendo, de esta forma, a erradicar una de las prácticas hindúes más arraigadas en la sociedad india", señala la FVF.

Artículo publicado por: Boletín EROSKI - Azucena García - 11/05/12 -

Manila: Mujeres filipinas viajan al extranjero para vender sus bebés.

Las redes de tráfico de personas que operan en Filipinas apuntan ahora hacia los bebés de las mujeres embarazadas, a las que facilitan el viaje a otro país para que den a luz y se desprendan de los recién nacidos a cambio de dinero, en lo que se ha convertido en otra modalidad de tráfico humano.

De este método se tuvo noticia por vez primera a finales del año pasado, cuando las autoridades de Malta alertaron del caso de una mujer filipina embarazada de siete meses que había viajado a ese país del Mediterráneo como turista en 2010."Una vez en Malta, dio a luz y dejó a su hijo allí, suponemos que a cambio de dinero. No hay duda de que es una forma de tráfico", explica a Efe Bernadette Abejo, directora del Panel para la Adopción Internacional de Filipinas, la oficina del Gobierno que tramita todas las adopciones internacionales.

Según UNICEF, entre 60,000 y 100,000 personas son víctimas de la trata de personas en Filipinas todos los años. Aunque hasta el momento es el único caso documentado, Abejo subraya que "sin duda se han producido más".
"Nos han llegado informes no oficiales de las autoridades de Malta y de otros sitios. Nos llegan noticias sobre estos casos a veces, pero no podemos hacerlos públicos hasta que no obtenemos todas las pruebas.
Tampoco tenemos informes de cómo operan estos grupos", añade. Hace unas semanas el congresista Rufus Rodriguez, del partido Abante Mindanao, dijo en el Parlamento que las bandas dedicadas al tráfico de personas fijan su blanco en mujeres pobres a las que facilitan los documentos necesarios, billetes de avión y algo de dinero para que viajen al extranjero y entreguen allí al bebé.
El caso maltés sólo se descubrió cuando los padres adoptivos de la criatura iniciaron los trámite burocráticos para legalizar su situación.
Una de las personas que ayudó a la madre biológica a viajar está siendo juzgada por el falso testimonio que prestó al comparecer ante las autoridades de inmigración maltesas, ya que omitió que la mujer estaba encinta cuando avaló su entrada en el país.

"Sólo nos podemos enterar de casos así años después. También tenemos el caso de un niño que fue dejado en Austria de forma ilegal con un año y medio.
Sólo cuando nos informan las autoridades del país en cuestión podemos obtener esas informaciones", se lamenta Abejo. Aunque las autoridades filipinas se han comprometido a redoblar esfuerzos con el fin de combatir este método, Abejo recuerda que resulta prácticamente imposible controlar a todas las mujeres que abandonan el país asiático como turistas.
"Quizá se deba limitar el viaje de las mujeres en un avanzado estado de gestación. Resulta bastante fácil detectar a una mujer embarazada de siete meses", propone la directora del Panel de Adopción Internacional.
Abejo recuerda que esta nueva forma de venta de niños no hace más que agravar un problema que afecta a Filipinas desde hace décadas. "Hemos detectado en los últimos años casos de niños que son vendidos en Singapur.
Los traficantes consiguen toda la documentación necesaria y de esta forma burlan los controles. Con los esfuerzos de los últimos años, hemos rescatado a muchos niños que iban a ser vendidos, pero la mayor parte de las veces no nos enteramos", admite Abejo.
Sus recientes progresos han sacado a Filipinas de la lista negra de países permisivos elaborada por Estados Unidos, pero la venta de niños en adopción todavía no está tipificada como delito penal en la ley de tráfico humano promulgada en 2003.
"Ese aspecto está pendiente de aprobación, pero de momento sólo se contempla el tráfico para prostitución y trabajo", dice Abejo.
El pasado año 406 niños filipinos de entre 0 y 15 años fueron adoptados de forma legal por familias de Norteamérica, Asia, Oceanía y Europa.

Artículo publicado por: Diario El Mañana - México - (Vanguardia) - 23/05/12 -

Cuba: Seguidores del gobierno hostigan a las Damas de Blanco en La Habana.

Seguidores del Gobierno cubano iniciaron hoy un nuevo acto de hostigamiento contra las Damas de Blanco, a las puertas de la sede del grupo en un céntrico barrio de La Habana, donde las disidentes se reunieron para celebrar el Día de las Madres, que se festeja mañana en la isla.

Más de 40 mujeres de ese grupo disidente se encuentran en el interior de la vivienda, mientras que en la calle oficialistas se congregaron para realizar un acto político en tono festivo, con la presencia también de muchas madres y niños.
En la avenida está cortado al tráfico y hay grandes banderas cubanas y del Movimiento 26 de julio que van de un edificio a otro a modo de toldo, a lo ancho de la calle.
También fue instalada una pequeña tarima con micrófonos, aparentemente para actuaciones musicales o discursos, y en las fachadas se colgaron fotografías de los cinco agentes cubanos condenados por espionaje en Estados Unidos.

En el pavimento se podían ver vallas pintadas con mensajes como "viva Cuba libre", "viva Fidel y Raúl" y "viva la revolución cubana".
En declaraciones a Efe, la portavoz de las Damas de Blanco, Berta Soler, denunció este nuevo acto de hostigamiento contra el grupo y lo calificó como "show mediático del Gobierno".
Soler explicó que se reunieron para celebrar el Día de las Madres, que este año el grupo dedicará a su fallecida líder, Laura Pollán.
Añadió que "a pesar de ser apaleadas, golpeadas, algunas vejadas o llevadas al calabozo" tienen " derecho" a reunirse para comer un poco de cake (tarta) y celebrar el día de las madres "porque somos mujeres y madres".
Las Damas de Blanco abogan por la libertad de los presos políticos y los derechos humanos en la isla.
El Gobierno cubano las cataloga como contrarrevolucionarias y mercenarias al servicio de Estados Unidos, al igual que a otros disidentes y opositor.

Artículo publicado por: UnivisiónNoticias.com - EFE - La Habana - 12/05/12 -

Para todas y todos los lectores de "La Caja de Pandora"

Durante el período que no he publicado, fué debido a una infección de las vías respiratorias superiores que me tuvo en cama y con fiebre durante 5 días.

Ahora y gracias a mi Médica y los antibióticos, estoy mucho mejor. Más aún que puedo nuevamente comunicarme con todas y todos.

Agradezco que durante este tiempo de inactividad, han seguido visitando mi Blog. Muchas Gracias y un cordial abrazo. Susana Giosa.