sábado, 21 de abril de 2012

el trabajo Infantil, un mal que aún padece Bolivia.


Los niños bolivianos celebran hoy su día con actividades festivas en varias ciudades y comunidades, pero una cifra cercana al millón tendrá la obligación de trabajar para ayudar a sus familias.


Según un informe del Ministerio de Trabajo, unos 850 mil menores y adolescentes laboran en actividades consideradas peligrosas y de poca remuneración, las cuales ponen en riesgo su integridad física.

Un estudio realizado por la referida cartera revela que entre esas labores destacan las zafras de la caña y de la castaña, minería, pesca, alfarería, venta de bebidas alcohólicas, recolección de basura, limpieza de hospitales, servicios de protección y seguridad, sirvientas en hogares y voceadores del transporte.

La investigación estima que 76 mil infantes trabajan en el área urbana, 58 mil de ellos con edades comprendidas de cinco a 13 años, mientras que en las zonas rurales, la cifra asciende a 303 mil, y poco menos de la mitad son niñas.

En el grupo de los que alcanzan edades de 14 a 17 años, 172 mil están empleados en las poblaciones -73 mil del sexo femenino- y 146 mil en los campos, de ellos, 58 mil son jovencitas.

La pobreza, las migraciones, irresponsabilidades paternas, descomposición familiar y crisis en las familias son las causas fundamentales por las cuales los infantes y adolescentes desempeñan tareas habituales para los adultos, según la fuente oficial.

El trabajo infantil es normal en Bolivia, cuyo gobierno intentó establecer políticas en más de una ocasión para erradicarlo, como la entrega del bono Juancito Pinto, que logró sacar a muchos menores de las calles o de trabajos demasiado rudos.

Además, el Ministerio de Trabajo participó en un proyecto de ley para impedir que realicen labores propias de los hombres y mujeres, pero se encontró con el rechazo de los menores, quienes marcharon en contra del mismo en varias ciudades.

Estudios anteriores revelaron que corren mayores riesgos los empleados en la zafra de la caña y la castaña (unos 10 mil) o los cuatro mil que se desempeñan como mineros.

Observadores y analistas consideran que el trabajo infantil no solo incumbe al Gobierno, sino a los padres de familia, quienes, generalmente, obligan a trabajar a los pequeños.
 
Artículo publicado por: Argenpress.info - PL - 12/04/12 -

México: Padres quemaban a sus hijos.

La Fiscalía General del Estado (FGE) presentó ayer ante un juez de Garantía a una pareja acusada de omisión de cuidados, abuso sexual, lesiones y maltrato infantil en perjuicio de tres menores, hijos de la mujer.
En una audiencia de control, el magistrado legalizó la detención de Claudia Elena Mares Flores, de 26 años y René Martínez Campos, de 31, quienes fueron arrestados por policías estatales tras la queja que presentó la abuela materna de los menores que eran sometidos a golpes.

Agentes investigadores adscritos a la Unidad Especializada en Investigación de Delitos Sexuales y Contra la Familia detuvieron en el término de flagrancia a la pareja en la vivienda número 2517 de la calle Valle del Zonda, de la colonia Lomas del Valle.

El agente del Ministerio Público leyó los cargos por los que pide sean juzgados, en los que se incluyen amenazas, ya que aparte de los golpes y vejaciones, su padrastro los tenía sometidos.

Presuntamente, la inculpada reprendía a los menores por portarse mal y les colocaba las manos sobre un comal caliente.

De la declaración de la abuela se desprende que los pequeños, quienes tienen 5,8 y 9 años eran golpeados con una tabla en la cabeza, brazos y piernas.

No les daban de comer y los bañaban con agua fría en tiempo de invierno y su mamá tenía conocimiento de los hechos, pero no hizo nada para defenderlos, se mencionó.

El juez determinó como medida cautelar para ambos la prisión preventiva y fijó para el próximo martes 24 de abril la audiencia de vinculación o no a proceso.

Artículo publicado por: eldiario.mx. - Local - Staff - 20/04/12 -

Sadismo-Masoquismo y Violencia de Género.

La violencia de género en la actualidad ha dejado de ser un fenómeno privado y poco difundido para convertirse en un tema habitual de la crónica cotidiana, por el carácter sádico que cobran estos hechos que pueden llevar a las víctimas a la muerte.
Quemar a la mujer es la práctica más común en estos tiempos, que puede dejarla desfigurada de por vida o matarla.
La violencia de género se relaciona con el sadismo y el masoquismo.

Según Sigmund Freud, el sadismo y el masoquismo son dos perversiones, que están conectadas entre sí y que se pueden encontrar en proporciones variables en un mismo individuo. El término perversión para este autor no tiene un sentido peyorativo o degradante sino que significa una acción desviada de su finalidad original, como pueden ser por ejemplo todas las conductas sexuales que no sean el coito.
Un sádico es también un masoquista, pero esto no quita que pueda predominar alguno de los dos aspectos, que serán los que caracterizarán la actividad sexual que prevalezca; el sádico de dominio y el masoquista de sumisión.
El sadismo y el masoquismo trasciende el ámbito de las perversiones y esa antítesis actividad pasividad condiciona la vida sexual general.
En cuanto a la génesis, el sadismo es anterior al masoquismo, que se instala cuando el sadismo se vuelve contra el mismo sujeto.

Para Freud el sadismo es el ejercicio de la pulsión de dominio, contra otro, cuyo sufrimiento no afecta al que agrede ni representa ningún placer sexual.
Para este autor, solamente en la fase masoquista la pulsión adquiere un significado sexual y el hacer sufrir se convierte en una característica de la sexualidad; o sea cuando las sensaciones dolorosas se asocian a la excitación sexual y provocan placer.
Por ejemplo, en la neurosis obsesiva, el sujeto se produce sufrimiento a sí mismo o bien se hace castigar por otro, ó hace sufrir a otro; y esto le produce goce masoquista porque se identifica con la víctima.
El conflicto interior es de dominio-sumisión, una posición de perseguido-perseguidor.
Toda interferencia del poder implica relaciones sadomasoquistas del tipo dominio sumisión.
Las polaridades actividad-pasividad que se manifiestan en el sadismo y el masoquismo son las que caracterizan la vida sexual del sujeto, que se vuelven a dar en los puestos que los suceden fálico-castrado, masculino femenino.
La relación entre el sadismo y el masoquismo es tan estrecha que estos términos no se pueden separar ni analizar por separado.
¿Por qué en estos momentos parece haberse acentuado la tendencia sádica de los hombres contra las mujeres y por qué las agresiones son cada vez más violentas?

Una respuesta se puede deducir del nuevo rol de la mujer en la sociedad, que descoloca al hombre y le hace perder su carácter dominante.
Desfigurar a la mujer implica atacar su aspecto más vulnerable que es su atractivo físico y arrebatarle la posibilidad de encontrar otro hombre.
El sádico se asegura así tener a su víctima para siempre, porque a pesar de todo, su actitud masoquista no le permite desvincularse con el agresor.
Podrá tener otras parejas, pero éstos serán siempre golpeadores, porque es la única forma que le permite disfrutar del sexo.
Toda interferencia del poder implica relaciones sadomasoquistas del tipo dominación sumisión.
Se podría afirmar que en casi todas las parejas existe y que se manifiesta después de la luna de miel en la lucha por el poder, que a veces nunca termina.

Para prevenir la violencia de género en la edad adulta es necesario no someter a los niños a ninguna clase de violencia en la casa, que no sean testigos de las peleas de sus padres y evitar que vean escenas de violencia por cualquier medio.
Desde las teorías del aprendizaje y la psicología cognitiva, la violencia es una conducta que se aprende, un hábito que produce un condicionamiento.
La neurociencia afirma que los hábitos de comportamiento forman nuevas conexiones nerviosas, de manera que es muy difícil erradicarlos para siempre, como ocurre con las adicciones, la conducta violenta, los abusos y las violaciones.

Artículo publicado por: Psicología en LA GUÍA 2000 - Malena - 19/04/12 -Fuente: “Diccionario de Psicoanálisis”, Laplanche y Pontalis