viernes, 13 de abril de 2012

Comunicado de Jóvenes y Mujeres de américa Latina: Los Derechos Humanos de las Mujeres.

Es evidente que la historia ha sido escrita desde una mirada masculina, reconociendo al avance de los derechos humanos como el avance de los derechos de los hombres, lo que no considera las condiciones de desigualdad a las que las mujeres históricamente hemos sido sometidas.

Esa ha sido la situación en más de un tratado internacional, en más de una convención, situación que las mujeres denunciaron hasta conseguir plasmar gran parte de esta crítica en la esfera internacional. La defensa de los derechos humanos comienza hace muchos años, sin embargo la CEDAW, Convención sobre la Eliminación de todas las formas de Discriminación contra la mujer (por sus siglas en inglés) se convierte en el paso más importante dado. Esta convención se terminó de negociar en 1979, año en el que también comienza a ser ratificada por varios estados. Hasta el 2011 son 185 países los que la han ratificado, entre ellos Ecuador, ya que es reconocido como el principal instrumento obligatorio de protección de los derechos humanos de las mujeres y reconocido a nivel internacional. Son pocos los países que no han reconocido esta importante negociación que también es conocida como “La convención de la Mujer” por los grandes avances que plantea desde la crítica de la priorización de las necesidades de los hombres frente a la de las mujeres. “La CEDAW es uno de los instrumentos más avanzados de protección de los derechos humanos a nivel internacional.

Algunos de los elementos que la convierten en un instrumento casi único son los siguientes: Replantea el concepto de igualdad, al incluir un concepto de igualdad sustantiva, aquella que no parte sólo de enunciar la igualdad (de reconocerla en una ley), sino de que se pueda vivir materialmente, que se pueda experimentar, gozar y desarrollar plenamente. Reconoce que la discriminación contra las mujeres puede ocurrir en esferas públicas y privadas, con lo cual se trasciende el límite tradicional de los derechos humanos de quedarse en el ámbito público, sin trascender al privado, en donde numerosísimas violaciones a los derechos humanos de las mujeres suceden cotidianamente en el mundo. Responsabiliza al Estado de impulsar medidas no sólo legislativas, sino también para promover cambios culturales, que aporten a la construcción de una cultura que respete plenamente los derechos humanos de las mujeres.” La CEDAW es un instrumento que debe ser implementado por los países que la han ratificado, mediante leyes, políticas públicas y programas para eliminar la discriminación contra las mujeres.

En el artículo 1 de este documento menciona el concepto que dentro de los estados se manejaría de discriminación: “A los efectos de la CEDAW, la expresión “discriminación contra la mujer” denotará toda distinción, exclusión o restricción, vasado en el sexo, que tenga por objeto o por resultado, menoscabar o anular el reconocimiento, goce o ejercicio por la mujer, independiente de su estado civil, sobre la base de la igualdad del hombre y la mujer, de los derechos humanos y las libertades fundamentales en las esferas política, económica, social, cultural y civil en cualquier otra esfera.”

Cabe recalcar que cada estado parte de la convención, tiene la responsabilidad de presentar de manera periódica (cada 4 años) los avances, resultado de la intervención del estado, de la eliminación de la discriminación contra las mujeres; sin embargo, las organizaciones de mujeres se han encargado de presentar informes alternativos, “informes sombra” para proporcionar al Comité de la CEDAW otra información que los estados no las mencionan por diferentes razones. El comité revisa los informes y emite recomendaciones para los estados. Desde las organizaciones de jóvenes y de mujeres, siempre estamos presionando para que se implementen las leyes y políticas desde los enfoques ratificados en la CEDAW, porque reconocemos valiosos los aportes que feministas hicieron al plantear esta negociación.

Artículo publicado por: AmecoPress - Redacción -Madrid - 10/04/12 -

Fundación Vicente Ferrer muestra el rostro de la Mujer Rural en la India.

Ser mujer en la India no es tarea fácil.

Históricamente la población femenina ha sido víctima de la discriminación, prueba de ello es que cincuenta millones de niñas han desaparecido a causa de los abortos selectivos y los infanticidios. Además ellas no tienen ningún control sobre la propiedad de la tierra y la agricultura.
Otro ejemplo de la discriminación que sufren las mujeres en la India, el segundo país más habitado del mundo, con 1.200 millones de habitantes, es el hecho de que al momento del matrimonio la familias de la novia deben dar a la familia del novio un dote-cantidad de dinero u otro bien-. Aunque está práctica es ilegal desde 1961 la misma sigue vigente y suele disfrazarse mediante regalos. Pese a este panorama hay mujeres en la India que se esfuerzan cada día por protagonizar un cambio. La Fundación Vicente-Ferrer trae una campaña de sensibilización que pretende mostrarle a España la India rural a través de la mujer. El proyecto lleva por nombre: «Mujeres: la fuerza del cambio en India».

La campaña consiste en un reportaje fotográfico que relata la vida de 7 mujeres de la India y muestra, con la ayuda de elementos interactivos e fotografías, las dificultades a las que se enfrentan las feminas en un contexto de doble discriminación: la de pertenecer a un grupo social sin un lugar propio dentro de la sociedad India y la de ser mujer, con todos los problemas añadidos que esto conlleva. La exposición, ambientada en un camión tradicional de la India, será presentada en 22 ciudades españolas y permanecerá en cada una por cinco días. «Estas 7 mujeres pueden significar el cambio y el futuro en la India, porque una cosa es segura: el cambio, eso nadie lo puede detener», manifestó Moncho Ferrer director de programas de la fundación. Puso como ejemplo que actualmente en la India los hombres ya no reconocen públicamente que golpean a las mujeres, pues ya no es aceptado socialmente.

Ferrer dijo que la discriminación en la India existe para las mujeres incluso antes de que estas nazcan, pues muchas parejas deciden abortar al enterarse de que esperan a una niña. Relató que en algunos estados de la India está prohibido que los médicos revelen el género del feto. «Con el proyecto queremos presentar la realidad de la mujer en la India rural», dijo Luz María Sanz, delegada de la Fundación en Madrid.

Historias ejemplares

Kanthamma está casada con su primo y tiene tres hijas y un hijo. Su marido está enfermo y ella es el único sustento de la familia. Trabaja en el campo donde cultiva arroz, cacahuetes y árboles frutales. La fundación le ayudó a adquirir una vaca que le ha proporcionado una fuente de alimentación y de ingresos. Ella se ha convertido en una pequeña empresaria. Hemavathi tuvo que trabajar picando piedra desde muy pequeña y se casó cuando todavía era una niña. Ha conseguido que sus tres hijos y sus dos hijas vayan a la escuela y tengan oportunidades que no tuvo. Ella construye su casa junto con la ayuda del vecindario y de la fundación. La propiedad estará a su nombre.

Yellamma sufre de movilidad reducida. Su esposo la devolvió a su familia debido a que, por su condición, no podía trabajar. Hoy ella trabaja en casa y elabora productos de yute – planta con la que se elaboran artesanías- para los talleres de la fundación.

En la India hay 28 millones de mujeres con alguna discapacidad. Vani, vive con sus padres, su marido murió de Sida, enfermedad que también le afecta a ella. Es trabajadora social en el Centro de Atención y Cuidados a Personas con VIH del Hospital de Bathallpali de la fundación. Vani sensibiliza, informa y acompaña a personas que tienen la misma enfermedad en áreas rurales de la India.

Durgamma es maestra de una escuela complementaria, que ofrecen refuerzo dos horas antes y dos horas después de las clases regulares, de la fundación. Ella enseña a leer, escribir y dibujar a niños de la India. Además forma parte del shangam de mujeres de Duddekunta, organización que impulsa acciones de sensibilización para que las familias valoren la importancia de educar a las niñas.

Nagamma se casó a los 15 años. Es madre de tres niños y una niña. Ella trabaja de cuatro de la madrugada a once de la noche. A parte de ser agricultora, tiene una lecheria y vende leche a empresas privadas. Además atiende a las muijeres de su comunidad durante el embarazo y el parto y las asesora sobre métodos de planificación. Cuando las mujeres requieren un cuidado más especializado las refiere a un hospital.

Likita tiene nueve años y tiene muy claro que quiere ser ingeniera. Sus padres se esfuerzan por darla la educación que ellos no tuvieron. Ella podrá ir a la universidad y estudiar una carrera profesional.

Según la fundación La India es el cuarto país del mundo más peligroso para las mujeres, solo por detrás de Afganistan, República Democrática del Congoy y Pakistán. El femicidio, feticidio femenino, infaticidio, violencia sexual y tráfico de personas son los principales problemas que afectan a las mujeres de esta nación.

Artículo publicado por: ABC.es - Actualidad - Juan Manuel Castillo Zamora - Madrid - 12/04/12 -

España: el 17% de los embarazos acaban en abortos voluntarios.

Casi una de cada cinco gestaciones registradas en Andalucía acaba en Interrupción Voluntaria del Embarazo (IVE). Eso significa que del medio millón aproximado de embarazos que tuvieron lugar en la comunidad entre 2007 y 2010, más de 77.000 no llegaron a término por decisión de la madre o sus tutores legales.

Esa proporción es coherente con las estadísticas generales a escala mundial y, si se analizan las variables sociodemográficas que contienen los datos aplicadas a Andalucía, aparecen elementos que dan qué pensar y, sobre todo, invitan al diseño de acciones concretas, adaptadas al terreno, para abordar este problema. Tres técnicos de la Consejería de Salud -Miguel Ruiz-Ramos, Lourdes Ivañez-Gimeno y Francisco Javier García León- han extraído esa información de los registros oficiales y la han estudiado, afinando en las diferencias entre población autóctona y extranjera. El trabajo de estos tres investigadores ha sido publicado en el último número de Gaceta Sanitaria. Los autores del trabajo recuerdan desde el comienzo de su análisis que "la mayoría de las interrupciones voluntarias del embarazo son resultado de una concepción no deseada, pero las razones por las cuales se toma la decisión de abortar son complejas y por muchos motivos".

No todo se soluciona con pastillas: "Mientras la mejora en la contracepción disminuye la incidencia de abortos, hay un número difícil de reducir más relacionado con la libre decisión de las mujeres sobre el control de sus vidas y circunstancias socioeconómicas y familiares", dicen los técnicos de la Consejería de Salud, que trabajan concretamente en su Servicio de Información y Evaluación. Las circunstancias. Si lo son todo en la rutina cotidiana, es lógico que su peso específico sea también importante en situaciones extraordinarias como las relacionadas con decisiones del calibre de asumir una IVE. Y es en el análisis de las circunstancias donde emerge un yacimiento de información de gran valor cualitativo. El análisis de los registros de los cuatro años acotados para el estudio, cruzado con los datos del padrón, ha permitido identificar qué variables tienen más influencia en el riesgo proporcional de aborto voluntario en Andalucía: esas variables son tener tres o más hijos, ser menor de 25 años, vivir sola y ser extranjera, "en especial africana", precisan los investigadores. En cuanto a la importancia en ese riesgo del nivel de estudios de la mujer, es más importante en personas con estudios medios: ello hablaría del embarazo como problema para la inserción laboral y de la facilidad para acceder a información sobre la IVE. Si se ajustan las tasas por millar de mujeres en edad fértil que viven en la comunidad, discriminando por procedencias geográficas, emerge un dato que multiplica su relevancia en tiempos de crisis: las extranjeras tienen una tasa de abortos voluntarios casi seis veces superior (26 por 1.000) a la de las autóctonas (4,6 IVE por millar de mujeres en edad fértil).

El hecho de que las mujeres extranjeras en edad fértil no lleguen al 8% del total de ese grupo y que su porcentaje de IVE supere el 15% ayuda a terminar de encuadrar la cuestión. Una vez más, la respuesta ante una determinada realidad en un escenario de diversidad no está condicionada por la raza, sino por la cultura: las mujeres europeas, norteamericanas y australianas tienen en este estudio indicadores muy parecidos a los de las andaluzas. Sin embargo, "entre el resto de extranjeras -se detalla en el artículo de Gaceta Sanitaria- destacan las africanas con las mayores tasas de interrupción voluntaria del embarazo", a pesar de su bajo peso relativo en las estadísticas (14.000 embarazos y 4.000 IVE, sumando África Subsahariana y el Magreb) durante el periodo 2007-2010 analizado en este trabajo poblacional. Los autores del estudio destacan como variable de mayor peso al optar por la IVE el número de hijos previos; un dato que, según apuntan los investigadores, puede estar relacionado con la pobreza; con la falta de recursos económicos para planificar el tamaño del núcleo familiar. Además, el hecho de que esa relación es probable que aumente a medida que haya más hijos previos podría estar indicando que los programas de salud maternoinfantil y los de planificación familiar no se están coordinando adecuadamente.

Artículo publicado por: AmecoPress - Sevilla - Redacción - 11/04/12 -

Brasil: Miembros de una secta mataban Mujeres y las hacían empanadas.

Las partes usadas para producir las empanadas serí­an las nalgas y los muslos de las ví­ctimas.

Los autores formaban un triángulo amoroso compuesto por un hombre y dos mujeres. La Policí­a civil de Pernambuco confirmó que los tres sospechosos de asesinar, descuartizar y enterrar a dos mujeres en Garanhus, en el nordeste de ese estado brasileño, confesaron en una declaración hecha el jueves, que usaban carne humana para hacer pastelitos, como empanadas.

Los alimentos se vendían a la población y también se servían como comida para el propio trío y para la niña de cinco años que viví­a con ellos. Según los informes de la Policía, los sospechosos confesaron que, después de los asesinatos, guardaban partes de los cuerpos de las víctimas en el congelador. De acuerdo con el comisario de la delegación de Garanhus, Demócrito Oliveira, los sospechosos estaban en una fase de "pausa" entre crimen y crimen, ya que planeaban asesinar a otra mujer, en la ciudad de Lagoa do Carro, en el noreste de Pernambuco, según informa Globo. La Policí­a dice que las partes usadas para producir las empanadas serían las nalgas y los muslos de las víctimas. Uno de los sospechosos vendía el alimento en la población de Garanhus. Los sospechosos de semejante barbarie formaban un triángulo amoroso compuesto por un hombre y una mujer de 52 años que estarí­an casados, y una joven de 23. Los tres sospechosos están en prisión desde el miércoles, cuando la Policí­a encontró restos mortales de dos mujeres enterrados en un patio de la vivienda.

La Policía civil ha informado de que formarí­an parte de una secta, que promulgaba la purificación del mundo y la disminución poblacional. El objetivo serí­a matar tres mujeres por año. "Según los involucrados, formaban parte de una secta llamada 'Cartel' que lucharí­a contra una secta contraria llamada 'M' (de las mujeres impuras). La causa que los sospechosos están presos serí­a porque 'M' interfiria en sus planes", reveló el delegado Wesley Fernandes, responsable del caso. Fernandes también explicó cómo escogí­a el grupo a sus víctimas. "Según ellos veían pasar a grupos de personas y uno alertaba de que una era considerada mala persona".

Las ví­ctimas eran atraí­das hasta la casa de los sospechosos bajo la falsa promesa de trabajar como niñeras de la niña que viví­a con ellos. La Policí­a también ha encontrado el certificado de nacimiento de la niña de 5 años que viví­a con ellos. Sería la hija de una mujer asesinada en 2008, en Olinda. Una de las sospechosas reconoció que usaba el nombre de esa mujer y decí­a que la niña era su hija. La niña había presenciado los asesinatos y puede revelar detalles a la Policía. "Esa niña está en el Consejo Tutelar, bajo el cuidado y la vigilancia del Juzgado de la Infancia, que estría llevando a cabo todos los trámites legales para buscarle un nuevo hogar", informó el delegado.

Artículo publicado por:Diario UNO de entre Ríos (Argentina) - Fuente: Internet - Brasil - 13/04/12 -