viernes, 30 de marzo de 2012

Argentina: Rosario: Condenan a trece años de prisión a un hombre que violó y embarazó a su hija.


Condenaron a trece años de prisión a un hombre que abusó sexualmente de su hija. El acusado, según se pudo establecer en el juicio, sometía a la chica desde que tenía once años e incluso llegó a tener un hijo producto de esa relación y actualmente lleva un nuevo embarazo.

La situación de abuso fue denunciada por la madre de la criatura ante la seccional de la ciudad de Totoras. Según un adelanto del programa "El primero de la mañana" de La Ocho, la niña nunca pudo revelar lo que sucedía en torno a su padre porque tenía miedo y, de acuerdo a lo que se pudo probar durante el juicios, las agresiones ocurrían cuando el hombre se embriagaba.

El juez penal de Sentencia de Rosario Carlos Carbone condenó a Gabriel Ramón S. de 38 años como autor penalmente responsable de abuso sexual agravado con acceso carnal agravado por el vínculo a la pena de 13 años de prisión de cumplimiento efectivo..

Artículo publicado por: LaCapital.com.ar - Diario de Rosario (Argentina) - La Región - 30/03/12 -

España: ataque a las Trabajadoras Sexuales.

¿España es país receptor de tráfico de personas? “Sí, llegan desde fuera de la Unión Europea, por Rumanía y Bulgaria. Acaban en España, el Reino Unido y Portugal. La mayoría son mujeres destinadas a la prostitución” (entrevista a Juan Antonio García Jabaloy, fiscal de Eurojust, experto en crimen organizado transnacional).

En 2006, en Barcelona, se puso en marcha un plan para el abordaje integral del trabajo sexual (Abits) cuyos resultados en sus inicios, a juicio de los vecinos y las prostitutas fueron negativos. La normativa, que nació con la denominada ordenanza de civismo del Ayuntamiento de Barcelona, provocó que las mujeres que se dedicaban a la prostitución se sintieran “amenazadas por parte de la Guardia Urbana con insultos, humillaciones, amenazas, persecución y acoso”.

El plan consistía, fundamentalmente, en la recolocación de las que decidían abandonar el oficio, pero, para las que no -que eran la mayoría-, seguían estando en continuo desamparo. “Se debe tratar a fondo este tema, llevarlo al campo político, reconocerlo y no ser hipócritas”, reclamaba el presidente de la Asociación de Vecinos del Raval, Josep García. Sin embargo, con el programa Abits, con un presupuesto en 2009 de 600.000 euros, se consiguió, al menos, que 69 mujeres entrasen voluntariamente en programas de inserción laboral y que 36 de ellas encontrasen otro trabajo.

Las fotografías que publicó El País donde se mostraba sexo explícito en los pórticos del Mercado de la Boquería constituyeron un gran escándalo y avivaron el eterno debate, intentando reubicar la prostitución en espacios privados. ‘El dilema no es si estamos a favor o en contra de un fenómeno que repugna a la práctica totalidad de las mujeres, entre las que me incluyo, como también a muchos hombres. No sólo desde el feminismo, sino desde amplios sectores de la sociedad, existe un rechazo a una práctica que convierte las relaciones sexuales en un intercambio mercantil con componentes de dominio y vejación, en el mejor de los casos, y de abuso, agresión o riesgo para la salud, la seguridad y la libertad de quienes la ejercen, en el peor. Es mezquino atribuir a quienes defendemos la regulación de la prostitución cualquier pretensión de avalarla o bendecirla. Como también es hipócrita -o incomprensiblemente ingenuo- pensar que si la prohibimos o la escondemos dejará de existir [...]. El enfrentamiento estéril entre las tesis abolicionistas y las partidarias de la legalización debería dar paso a un debate en el que, compartiendo objetivos, analizáramos los mecanismos que permiten, de forma objetiva y no meramente estética, garantizar los derechos de las mujeres y ser más eficaces en la lucha contra las mafias’, manifestaba la concejal, entonces, Inma Mayol de ICV-EUiA en un brillante artículo.

Mientras tanto, Xavier Trias (CiU), entonces futuro alcalde, aunque se mostraba claro partidario de las tesis abolicionistas defendía el aumento de los recursos para el plan de abordaje en contra del PP, que pedía actuaciones sin complejos planteando abiertamente la erradicación.

El problema es real y de grandes proporciones que traspasan nuestras fronteras. Barcelona es, hoy en día –junto a Madrid y Valencia-, una de las ciudades españolas capitales de las mafias de prostitución, unas organizaciones -no lo olvidemos- integradas, principalmente, por nacionales: ocho de cada diez organizaciones cuentan con delincuentes de nacionalidad española. Se trata de un problema complejo que requiere de soluciones, por tanto, complejas -de ámbito nacional e internacional- y mantenidas en el tiempo. La agencia para el abordaje integral del trabajo sexual ha sido un instrumento a nivel municipal que, con todas las deficiencias que se quiera, ha servido para abordarlo y paliar la situación de la parte en situación más débil: las trabajadoras sexuales.

La entonces concejal de Mujeres, Elsa Blasco (ICV-EUiA), el año pasado, reconoció que “es casi imposible saber el número de prostitutas que hay en Barcelona” y dio un dato que debería llevarnos a reflexionar: el número de multas a prostitutas [en la ciudad] triplica el de ayudas.

No se debe caer en la tentación de creer que con las prostitutas todo vale pudiendo, incluso, vulnerar sus derechos fundamentales. Cuando se exponen discursos simplificadores como los que planteó nuestro actual alcalde en plena campaña electoral afirmando que acabaría con la prostitución callejera y con la “escondida” no se ayuda a poner las bases para solucionar un problema o, al menos, paliar la situación de los más necesitados de ayuda.

Los sectores más reaccionarios del Consistorio barcelonés, CiU y PP, primero a la greña alrededor de la opción abolicionista, se pusieron por fin de acuerdo este año aprobando prohibir la prostitución en la calle, en un claro ataque a las trabajadoras sexuales, a las que sitúa al mismo nivel, prácticamente, que sus potenciales clientes. Una resolución que quizás tenga réditos electorales y sirva para aparecer en los medios de comunicación, pero que olvida que un ayuntamiento no puede entrar a regular materia reservada al Código Penal -que no prohíbe el ejercicio de la prostitución- y que con una prohibición total se esconde el problema de las calles y con ello se dificulta el trabajo de los equipos sociales y entidades que trabajan con las mujeres.

Mientras tanto las personas que se dedican a la prostitución continuarán ejerciendo su triste y marginal actividad. Los ciudadanos, al menos, no podemos ni debemos tolerar que se vulneren sus derechos cívicos, sobre todo porque se trata del eslabón más débil. Al menos, la Sindica de Barcelona ha iniciado una investigación demostrando que en estos temas, más si cabe, no pueden admitirse ordenanzas basadas en soluciones que se nos presentan como milagrosas y en la hipocresía a la que nos tienen acostumbrados ciertos políticos que olvidan su pretendida autoridad cuando les conviene, como en el recientemente celebrado congreso de móviles. Trias y Fernández no solucionan el problema, sino que esconden la basura bajo la alfombra en una actitud que merece nuestro rotundo rechazo como ciudadanos.

Artículo publicado por: La Voz de Barcelona - España - (laira.vozbcn.com) 30/03/12 -

Argentina: Homicidio en contexto de Violencia Familiar.

Fátima Catán, una joven de 24 años, estaba embarazada. Murió en 2010, luego de ser quemada en su casa de Villa Fiorito. La Cámara consideró que no se trata de una muerte más, sino que es un asesinato por violencia de género. El fiscal no había acusado al hombre.
En un fallo sin precedentes, la Sala 2 de la Cámara de Apelaciones y Garantías en lo Penal de Lomas de Zamora confirmó la imputación a un hombre de “homicidio en contexto de violencia familiar”. Está acusado del femicidio de su concubina, Fátima Catán. La joven tenía 24 años y estaba embarazada cuando en agosto de 2010 murió luego de ser quemada en su casa de la localidad bonaerense de Villa Fiorito. La Cámara rechazó el recurso del fiscal, quien se negaba a investigar el hecho con ese perfil, mantenía a la ex pareja de Fátima como testigo y a la causa caratulada como “averiguación de causales de muerte”.

La imputación contra Martín Santillán, de 32 años, fue dictada en diciembre por el juez de Garantías de Lomas de Zamora Gabriel Vitale, a partir del pedido de la familia de la víctima, que nunca encontró eco en el fiscal Ramiro Varangot, a cargo de la pesquisa. Pero el fiscal apeló. La familia de Fátima pidió su recusación, para que sea otro el que lleve adelante la investigación, en el mismo sentido que había señalado Vitale, es decir, enfocando el crimen en el marco de la violencia machista. Elsa Gerez y Jesús Catán, madre y padre de Fátima, están convencidos de que la ex pareja de su hija le prendió fuego porque ella estaba embarazada y él no quería tener hijos. Su abogado es Gabriel Juricich.

“En estos últimos tres meses, Vitale soportó la embestida del fiscal general y hasta una asamblea de fiscales aludiendo ‘gravamen institucional’ por haber resuelto como lo solicitaba el particular damnificado. Ellos querían que siguiera la causa como ‘averiguación de causales de muerte’ y su concubino que fuera ‘testigo’, señalaron fuentes judiciales a este diario. La imputación penal de “homicidio en contexto de violencia familiar” es novedosa. Lo que dijo el juez Vitale y ahora ratificó la Cámara es que no se trata de una muerte más, sino que es un asesinato ocurrido en el marco de una situación de violencia de género. Y que Santillán tiene que ser investigado por el crimen. Por el momento, el imputado sigue en libertad. El fiscal nunca pidió su detención, a pesar de los planteos en ese sentido de la familia de Fátima. La Sala 2 de la Cámara está integrada por los jueces Joaquín Díaz Ferrer, Marcelo Soukop y Pablo Alberto Little.

Fátima falleció el domingo 22 de agosto de 2010. Cuatro días antes ingresó al Hospital Eva Perón de Lanús, con el 85 por ciento de su cuerpo quemado. Llegó acompañada por Santillán. En la causa quedó “mínimamente probado” que previamente hubo una discusión entre ambos, señaló Vitale en su resolución de diciembre. En la guardia del hospital, Fátima contó que se había prendido fuego manipulando alcohol y al prender un cigarrillo. Llegó a decir que se había fregado alcohol porque tenía picazón, según declararon un par de enfermeros. Nunca mencionó una pelea con su pareja. Pero el juez Vitale tuvo en cuenta distintos testimonios de amigos, compañeros de trabajo de ella –era barman en un boliche– y de sus padres, que dieron cuenta de diversos episodios en los que habían visto a Fátima con moretones –que la joven adjudicaba a accidentes domésticos o laborales–. También relataron que ella les contó en diversas oportunidades que tenía peleas con Santillán, que incluían golpes y que se desencadenaban “por celos” que él tenía por el tipo de trabajo que tenía Fátima. El magistrado ponderó además la declaración de vecinos de los jóvenes, que testimoniaron que escuchaban gritos y discusiones entre ambos con frecuencia. Del expediente surge que Fátima nunca denunció haber sido golpeada por Santillán. Pero los padres declararon que una vez que la encontraron llorando, muy nerviosa, y ante la sospecha de que había sufrido una paliza a manos de su concubino, pidieron intervención a la policía. De todas formas, para el juez hay suficientes elementos para considerar que había violencia de género en la pareja. Y teniendo en cuenta pericias que determinaron que “las quemaduras profundas, más graves, de tipo B se encuentran en la zona torácica y la zona posterior de sus manos; mientras que en las palmas y su cara presentan quemaduras intermedias y superficial respectivamente”, concluyó que el fuego pudo ser prendido por Santillán y pidió que se investigue el hecho desde esa óptica. El fiscal nunca quiso investigar esa hipótesis.

Las similitudes con el caso de Wanda Taddei, la esposa del ex baterista de Callejeros, son varias. En ambos casos fue el alcohol el combustible y el detonante, según la versión de los hombres, un cigarrillo. Ambos varones se quemaron un poco las manos. En un principio, Vásquez fue liberado por “falta de pruebas”, aunque los familiares de Taddei, al igual que los de Fátima, insistían en que se había tratado de un caso de violencia machista. Finalmente, Vásquez –igual que ayer Santillán– fue imputado y ahora está siendo juzgado por el homicidio agravado de su esposa.

Artículo publicado por: Página12 - Argentina - Mariana Carbajal - (Sociedad) 29/03/12 -

Hijos víctimas de engaño.

Conforme pasan los años la desintegración familiar se hace cada vez más común en todas las sociedades. Se ha convertido en una etapa común por la que muchas parejas pasan y logran superar con el tiempo. Sin embargo, ¿Desde qué perspectiva los hijos ven esta situación?

De acuerdo con la psicóloga Geraldine Emiliani, la manera en que el hijo se entera depende de cual figura paterna provenga la infidelidad.

‘Depende si los hijos se enteran. En la mayoría de los casos, las madres, tratan de ocultar la infidelidad de su pareja para no afectar la salud emocional de sus hijos. Caso contrario, cuando el padre es el afectado por la infidelidad de su pareja los primeros en enterarse son los hijos a través del padre engañado’, aseguró Emiliani. Sin embargo la reacción de los hijos siempre será la misma, ‘de sorpresa’, puesto ellos no se imaginan ni piensan en que uno de sus padres engañe al otro.

REACCIONES

Otro de los aspectos que determinan la manera en que los hijos pueden reaccionar ante la infidelidad de uno de sus padres es la edad que tengan. Dependiendo de eso pueden ‘sentirse igualmente engañados. Su salud emocional los afecta de tal manera que no se concentran en sus actividades escolares, tienen falta de sueño, miedos, sobretodo a perder a uno de sus padres, por la incertidumbre y la sensación de soledad’, agregó Emiliani.

CONSECUENCIAS

En una entrevista realizada por la agencia de noticias Efe, la psicóloga argentina Ana Nogales, escritora del libro Padres que engañan, cómo la infidelidad de los padres afecta a los hijos, mencionó como las principales consecuencias de la infidelidad: la dificultad para confiar y relacionarse, la vergüenza, la culpa, ira del hijo contra el padre infiel o el engañado, confusión sobre lo que significa el vínculo del matrimonio, manejo de las mentiras y repetición de patrones, entre otros, que se convierten en casos específicos que ilustran las razones por las cuales este tema debe ser tratado hasta lograr sanar los conflictos internos de los hijos de padres infieles.

ORIENTACIÓN

Nogales expuso que, precisamente, la falta de información acerca del tema fue la razón que la impulsó a escribir el libro, puesto que de lo único que se habla es del divorcio y de cómo le afecta al hombre y a la mujer la infidelidad, nunca sobre cómo afecta a los hijos la infidelidad de los padres.

Referente a esto Emiliani, describió el proceso de orientación como ‘difícil’, ya que uno está golpeado afectivamente y emocionalmente y el otro, suele estar con sentimientos de culpa hasta sentir vergüenza ante los ojos de sus hijos. Aunque el que engaña la mayoría de las veces no siente remordimiento alguno, es una manera de justificar su conducta de engaño.

A todo esto, la mejor manera de explicar las situación por la cual está pasando la familia es consultando a un psicólogo terapeuta de familia, o psicólogo especialista de niños y adolescentes. Para que de esa manera las consecuencias y las reacciones de los hijos no vayan a repercutir en su futuro.

Artículo publicado por: laestrella.com.pa - (Panamá) - Marjorie Patiños Jaén - 28/03/12 -