viernes, 16 de marzo de 2012

Uruguay: Informe gubernamental muestra panorama de violencia doméstica contra Mujeres y Niñas.

En el marco del proyecto "Más información. Mejor Prevención” Acceso a la Información Pública sobre Violencia Doméstica en Uruguay, el Centro de Archivos y Acceso a la Información Pública (CAinfo) y la Red Uruguaya contra la violencia doméstica y sexual (RUCVDYS) realizaron una investigación sobre las informaciones públicas generadas por el Ministerio del Interior en lo que se refiere a la violencia doméstica. Los datos recogidos fueron sistematizados en un documento publicado este mes de marzo.

La investigación analiza los procesos de registro, producción y acceso a la información pública sobre violencia doméstica y maltrato infantil de responsabilidad del Ministerio del Interior. Apoyados en la Ley 18.381, de Derecho de Acceso a la Información Pública, CAinfo y la Red Uruguaya solicitaron informaciones al Poder Judicial, Instituto Nacional de las Mujeres (Inmujeres), Instituto de la Niñez y del Adolescente de Uruguay, Administración Nacional de Educación Pública, Ministerio de Salud, Ministerio del Interior y Centro de atención telefónica 0800 4141, orientado a la recepción de denuncias de violencia doméstica.

En el informe elaborado después de la investigación se hace un mapeo y un análisis de las principales fuentes de información para la intervención en casos de violencia doméstica ocurridos en el período que va de 2004 a 2010, intervalo en el que estuvo en vigencia el Plan Nacional de lucha contra la Violencia Doméstica. De acuerdo con el informe, solamente en ese período, por lo menos 213 mujeres y 57 niños fueron asesinados, víctimas de esta problemática. De cada diez casos de homicidio de mujeres, siete fueron asesinatos por violencia doméstica. Y de cada diez homicidios de niños y adolescentes, tres fueron asesinatos por violencia doméstica.

Además de la triste realidad de que las denuncias crecen cada día, CAinfo y Red Uruguaya investigaron la existencia de un sub-registro de situaciones, lo que provoca la invisibilidad de varios casos y los califica bajo otras definiciones, que no son violencia de género. Para solucionar esta situación, el Ministerio del Interior pondrá en funcionamiento, este año, un sistema de información de seguridad pública que contará con datos más completos. A pesar de no resolver completamente el problema, se cree que la medida podría ayudar.

El informe señala la necesidad de ofrecer a las mujeres informaciones claras y completas, pues éstas pueden transformarse en armas contra la violencia. La orientación e información son obligaciones de los Estados que pueden ayudarlas a tomar decisiones y buscar salidas para los problemas que se enfrentan en el hogar.

También realizan reclamos a los gobiernos para que produzcan informaciones claras, completas, oportunas y verídicas sobre violencia doméstica para que, a partir de ellas, sea posible crear políticas públicas de prevención y enfrentamiento. En este proceso, la población y en especial las mujeres, deben estar involucrados.

Después de investigar temas como la creación del Observatorio Nacional de Violencia y Criminalidad (2005) y de la División de Políticas de Género (2009), observar la evolución de las denuncias policiales en relación con la temática, constatar que los casos de violencia doméstica crecen cada año y que esto no implicó la generación de infraestructura especializada ni el destino de recursos humanos, CAinfo y Red Uruguaya hacen una serie de recomendaciones.

Entre ellas está poner en funcionamiento, a la mayor brevedad, los cambios pensados para el sistema de gestión de seguridad pública con miras a cubrir todo el país. Uno de los cambios previstos es realizar investigaciones de victimización en situaciones de violencia doméstica para conocer la "cifra oculta del delito”.

Otras sugerencias serían: realizar investigaciones para explicar técnicamente las situaciones de los departamentos con variaciones abruptas en el número de denuncias, incluir un indicador que permita recoger informaciones estadísticas sobre la cantidad de denuncias por incumplimiento de medidas cautelares e incluir indicadores para conocer la cantidad de llamadas del 911 vinculadas con situaciones de emergencia en casos de violencia doméstica.

En la tarde de este jueves (15), CAinfo y Red Uruguaya presentaron nuevas informaciones conseguidas en el marco del proyecto "Más información. Mejor Prevención”.

Para leer la investigación completa:

www.infoviolenciadomestica.org.uy/documentos/Informe_Ministerio_Interior_CAinfo_RUCVDYS.pdf

Traducción: Daniel Barrantes – barrantes.daniel@gmail.com

Artículo publicado por: ADITAL - Uruguay - Natacha Pitts - 15/03/12 -

México: Pronunciamiento ante el asesinato de la activista transgénero Agnes Torres.



Agnes Torres activista transgénero, defensora de los derechos sexuales, sicóloga por la Universidad Veracruzana, representante de diversas organizaciones como Humana Nación Trans. Fue encontrada asesinada el pasado sábado en la barranca denominada Xaxocuapatle, en Atlixco. Su cadáver semidesnudo presentaba rasgos de tortura como distintas quemaduras y una herida en el cuello que, presumiblemente, fue la causa del deceso.


Con el asesinato de Agne suman tres los crímenes de odio en lo que va del año en esa entidad. Nuestro país ocupa el segundo lugar en homofobia de América Latina. En los últimos 15 años se han perpetrado más de 700 crímenes de odio; siendo el Distrito Federal el que encabeza la lista de asesinatos seguido del Estado de México. Este hecho muestra nuevamente la impunidad que existe bajo el gobierno de Felipe Calderón, mientras este impulsa su política de “guerra contra el narco”, con más de medio millón de militares en las calles, ha incrementando inauditamente el feminicidio en todo el país, los asesinatos y persecuciones a defensores y luchadores sociales.

El principal responsable de este asesinato es este gobierno clerical de doble moral, la ultra derecha y la iglesia, que han impulsado intensas campañas políticas contra los derechos a la comunidad LGBTTTI y los derechos de las mujeres, llevando a la intensificación de los crímenes de odio. Ejemplo de esta ofensiva contra la comunidad LGBTTTI y sus derechos son las fuertes declaraciones emitidas por un miembro de la juventud panista, que acusa al GDF de permitir "matrimonio de jotos". Por otro lado denunciamos que la iglesia también es responsable pues con sus constantes declaraciones desde el púlpito fomentan la homofobia, se dicen “defensores del orden natural” y “la buena moral, mientras hipócritamente esconden en sus filas a cientos de curas pederastas y violadores.

Este ataque contra la disidencia sexual se da en el marco a la reforma al artículo 24 constitucional y la visita del Papa Benedicto XVI al país, que buscan afianzar el poder de la iglesia católica y profundizar su papel político, permitiéndole mejores condiciones para imponer su reaccionaria ofensiva contra los derechos de las mujeres a decidir sobre su cuerpo y de la comunidad LGBTTTI.

Repudiamos este crimen de odio y llamamos a toda la comunidad LBGTTTI, a las mujeres y a la juventud, a todos los que vivimos la opresión de este gobierno y su ofensiva contra nuestros derechos y condiciones de vida a externar nuestro rechazo ante el asesinato de Agnes y a movilizarnos por su esclarecimiento.

¡Justicia para Agnes Torres Hernández!

¡Abajo la homofobia, la transfobia y la lesbofobia!

¡Basta de violencia hacia las mujeres y la comunidad LGBTTTI!

¡Alto a la impunidad, ni un asesinad@ más!

¡Alto a la persecución y asesinatos a luchadores sociales!

¡Alto a la ingerencia de la iglesia y el estado sobre nuestras vidas! ¡Abajo las leyes antiaborto!

Agrupación de mujeres Pan y Rosas y la agrupación estudiantil ContraCorriente, Liga de Trabajadores por el Socialismo

Licencia del artículo: Copyright - Titular de la Licencia de artículo: Pan y Rosas México - Publicado por AWID - 13/03/12 -

La caída de los talibanes trajo la promesa de que las mujeres gozarían de algunas libertades y derechos básicos. De hecho, en los últimos 10 años ha habido mejoras significativas para las mujeres y niñas afganas. Se puso fin a las restricciones oficiales sobre el acceso a la educación, el trabajo y la salud. Millones de niñas empezaron a asistir por primera vez a la escuela. Mujeres obtuvieron puestos gubernamentales, ganaron cargos de elección popular, se convirtieron en agentes de la policía e incluso en soldados. Una nueva constitución en 2004 garantiza a las mujeres igualdad de derechos, y una ley de 2009 convirtió en un crimen la violencia contra las mujeres.
Por debajo de la superficie de estos cambios, sin embargo, persisten problemas profundamente arraigados. En la vida pública, las mujeres han sufrido hostigamientos, amenazas y, a veces, asesinatos. El matrimonio forzado, el matrimonio de menores de edad y la violencia doméstica son prácticas muy extendidas y demasiado aceptadas.

Cerca de 400 mujeres y niñas están actualmente encarceladas por "delitos morales" relacionados con el sexo fuera del matrimonio, o simplemente por huir de casa, a menudo en un intento por escapar de condiciones abusivas. Si bien la educación es más accesible, más de la mitad de las niñas todavía no va a la escuela. Cada dos horas muere una mujer afgana por causas relacionadas con el embarazo.

A medida que se acerca el plazo para la retirada de las fuerzas internacionales en 2014, muchas mujeres afganas miran hacia el futuro con temor. Se preocupan porque la salida de las tropas marque el fin del interés en Afganistán, y con ello el compromiso internacional para ejercer presión sobre el Gobierno afgano para que promueva y proteja los derechos de las mujeres. También es probable que se reduzca la ayuda extranjera para las escuelas y las clínicas que han cambiado muchas vidas. Las mujeres afganas temen ser de nuevo abandonadas por el resto del mundo, como lo fueron durante la época de los talibanes.

Los planes para las negociaciones de paz entre los talibanes y el Gobierno afgano aumentan la posibilidad que las mujeres pierdan derechos. Si no hay mujeres en la mesa de negociación, esto es aún más probable.

Esta semana, la fragilidad de los derechos de la mujer en Afganistán fue claramente expuesta. El Consejo de los Ulemas, un organismo gubernamental apoyado por líderes religiosos, emitió una declaración sobre varios temas, entre los que se encuentra el reciente incendio de copias del Corán en una base militar estadounidense. La mayor parte de la declaración, sin embargo, daba orientación religiosa sobre cómo se debe tratar a las mujeres, y cómo éstas deben de comportarse.

El comunicado contenía algunas cosas buenas. Prohibía la práctica tradicional de entregar una niña a otra familia para resolver una disputa ("baad"). Se pronunció en contra de los matrimonios forzados. Confirmó los derechos de las mujeres a heredar y a tener propiedades.

Sobre las obligaciones de las mujeres, sin embargo, la declaración dio un giro hacia lo peor: Las mujeres no deben viajar sin un acompañante masculino. Las mujeres no deben mezclarse con hombres mientras estudian o trabajan, o en público. Las mujeres deben llevar el hiyab islámico. Las mujeres son secundarias a los hombres.

Si esto fue únicamente el punto de vista de los líderes religiosos conservadores, claro que sería desalentador, pero solo un elemento más de una larga serie de declaraciones discriminatorias sobre las mujeres por parte de instituciones afganas dominadas por hombres. Lo que causó consternación, sin embargo, fue la sensación de que el presidente Hamid Karzai había apoyado el comunicado. En una desviación de la práctica habitual, la declaración fue publicada en la página web del Palacio Presidencial, distribuido a los medios de comunicación por el Palacio y defendida por el presidente Karzai en una conferencia de prensa.

El presidente Karzai tiene un historial mixto respecto a los derechos de las mujeres. Comprometió a Afganistán a respetar una convención internacional que promete igualdad de derechos para las mujeres, y promulgó por decreto la ley de 2009 que tipifica como crimen la violencia contra las mujeres. Recientemente, se pronunció en dos casos de alto perfil sobre violencia contra mujeres.

Por otro lado, en el período previo a la elección presidencial de 2009, se congració con los conservadores de línea dura al firmar la Ley Shia sobre el Estatuto Personal que, para la minoría chiita de Afganistán, le da al marido el derecho a retirar la manutención a su esposa, incluso los alimentos, si se niega a obedecer sus demandas sexuales, otorga la tutela de los niños exclusivamente a los hombres y exige que las mujeres tengan el permiso de sus maridos para trabajar. Algunas mujeres temen que Karzai esté utilizando la declaración del Consejo de los Ulemas para enviar un mensaje acerca de qué compromisos está dispuesto a hacer con los talibanes.

Con un interés internacional menguante en Afganistán, las negociaciones con los talibanes en el horizonte y la aprobación de Karzai de la declaración del Consejo de los Ulemas, las mujeres afganas se encuentran en el momento más vulnerable de los últimos 10 años. Ahora, el presidente Obama y otros partidarios del Gobierno afgano deben dejar claro que no apoyarán ningún acuerdo que sacrifique los derechos de las mujeres y deben presionar a Karzai para que aclare su posición. Los riesgos para las mujeres afganas son demasiados para hacer cualquier cosa menos.

Artículo publicado por AmecoPress - Afganistán - Kabul - 15/03/12 - *Heather Barr investigadora para Afganistán de Human Rights Watch. Ha vivido en Kabul, Afganistán desde 2007.