miércoles, 14 de marzo de 2012

¿ Conejos ?

Hace 10 años por una película que acá se llamó “Generación robada” nos enteramos cómo entre 1910 y 1970 el gobierno australiano se apoderó de más de 100.000 niños indígenas y los internó en institutos parecidos a campos de concentración para formarlos como mano de obra destinada al servicio doméstico de los blancos.

Además de esa finalidad evidentemente práctica, el secuestro de los hijos de los aborígenes, obedecía a una planificación purificadora de las clases dominantes australianas que se proponía a toda costa evitar la mezcla de razas.

Hace pocos días, en febrero de 2012, el Senado de ese país propuso una disculpa pública y una compensación económica, tardía e insuficiente, para todas las madres que fueron obligadas a dar a sus hijos en adopción durante el siglo pasado.

Esta política, sobre todo después de la segunda guerra mundial, no se limitó a los aborígenes sino que se extendió a muchísimas madres solteras que fueron amenazadas y hasta drogadas en los hospitales por directivas del gobierno y de la misma iglesia, para que entregaran sus hijos a parejas casadas.

Desde hace más de 20 años estas madres vienen exigiendo una investigación nacional de los secuestros. Como consecuencia de ello en el año 2010 la Iglesia Unificadora, la organización Catholic Health of Australia y el mismo gobierno reconocieron sus responsabilidades y se disculparon públicamente.

El Senado ahora propone un rastreo de los bebés robados y el otorgamiento de nuevos certificados de nacimiento, como también asistencia médica y un resarcimiento financiero a las víctimas, pero todo ello sujeto a una condición: que nadie diga que la adopción forzada fue producto de su época.

Esta segunda ola de adopciones forzadas, no se proponía como la anterior mantener la limpieza étnica evitando el mestizaje sino “limpiar la mancha de la ilegitimidad de los niños y evitar al estado la carga del mantenimiento y la educación que las madres solteras no habrían podido afrontar”.

La película de la que hablábamos al pasar de un idioma a otro perdió el nombre y como tantas cosas llegó a nosotros en una versión desmejorada. ¿Quién sabe por qué quienes traducen y subtitulan películas dan por sentado que los hispanohablantes no seremos capaces de comprender ciertas metáforas? De esa manera “Generación robada” desplazó al mucho más elíptico y sugestivo “Rabbit proof-fence”. Esto es Cerca a prueba de conejos, en alusión a una alambrada que divide al país con el propósito de proteger a la parte sana de la población de una plaga dañina y depredadora.

Artículo publicado por: Pelota de Trapo - Miguel A. Semán - (APe) - 02/03/12 -

Llamado de la ONU a ILEGALIZAR la Mutilación Genital Femenina.

Naciones Unidas instó a todos los países a ilegalizar la mutilación genital femenina y advirtió sobre las consecuencias de esa práctica aplicada a 140 millones de mujeres y niñas en todo el mundo.


El tema de la ablación ocupó este martes parte de la segunda jornada de trabajo de la LVI sesión de la Comisión de la ONU sobre el Estatus de la Mujer dedicada este año a las féminas rurales y su función en la erradicación de la pobreza y el hambre.


Todos los Estados miembros de la ONU y las comunidades deben declarar ilegal la mutilación genital por sus efectos dañinos sobre sus víctimas, apuntó la directora del Fondo de Población de Naciones Unidas, Babatunde Osotimehin.


La funcionaria hizo su propuesta junto con la conocida cantante beninesa Angélique Kidjo, quien ostenta el título de Embajadora de Buena Voluntad de Unicef (Fondo de la ONU para la Infancia).


Según datos de la Organización Mundial de la Salud, unos 92 millones de niñas mayores de 10 años de edad fueron sometidas a la ablación genital, procedimiento que también se registra en algunos países de Oriente Medio y Asia.


No obstante, Osotimehin destacó el crecimiento de la conciencia en contra de esa práctica, gracias a la sensibilidad cultural y al enfoque del problema como una cuestión de derechos humanos.


Dijo que en los últimos tres años, unas ocho mil comunidades del mundo abandonaron ese procedimiento, lo que evidencia los cambios registrados en las normas sociales a favor de la protección de los derechos de sus mujeres y niñas.


Por su parte, la Kidjo consideró que existe poca voluntad política en los dirigentes africanos para luchar contra la mutilación genital femenina e instó a los países a apoyar un proyecto de resolución sobre el tema que será discutido por la Asamblea General de la ONU.

Artículo publicado por: Argenpress.info - PL - 29/02/12 -

Una Mujer belga fué desfigurada por su novio.


"Me convertiste en un monstruo", le gritó Patricia Lefranc a su agresor y antiguo novio durante el juicio que en estos días tiene en vilo a los belgas.

Richard Remes es el hombre de 57 años que en 2009 provocó un giro de 180 grados en la vida de esta mujer cuando se hizo pasar por otra persona y llamó al portero eléctrico de su edificio para entregarle un paquete. Una vez cara a cara, le arrojó una lluvia de ácido sulfúrico que le destruyó el rostro y le causó gravísimas quemaduras en el 30 por ciento del cuerpo.

Durante la primera sesión del juicio, Remes dijo que se trataba de "una broma que le salió mal". Según cuenta, su intención era darle un susto a Patricia porque quería dejarla. "Yo amaba a Patricia Lefranc. Pero con ella, un día era blanco y otro negro, un día te amo y otro te dejo", afirmó el acusado.

Sin embargo, las pesquisas policiales indican que se trató de un ataque premeditado por un agresor que ni si quiera se preocupó mucho por esconder sus huellas.

El caso argentino de Barón Biza

La historia argentina guarda casos igualmente trágicos. Quizás el más famoso sea el del escritor Raúl Barón Biza que le arrojó a su segunda mujer un vaso lleno de ácido sulfúrico que le quemó el rostro y parte del cuerpo.

Para ese entonces Barón Biza atravesaba un mal momento; se había volcado al alcohol, su carrera como escritor decaía, sus intentos de suicidio habían fracasado y su matrimonio con Clotilde Sabattini estaba acabado.

En agosto de 1964 se reúnen Clotilde y Barón Biza en el departamento de este último para conversar sobre los trámites de divorcio con sus abogados. La tensión crece y deciden continuar con la charla después del almuerzo. Cuando regresan al departamento, el escritor les ofrece un vaso de whisky y cuando se lo va a entregar a Clotilde se lo arroja en la cara; era ácido.

A Clotilde se le quema toda la cara, el ácido le corroe hasta los párpados y también le quema parte del cuerpo; incluso carcomió hasta el tapizado del sillón donde ella estaba sentada. La mujer huye del departamento y Barón Biza se pone su bata, se acuesta en la cama y se quita la vida de un disparo.
Luego, en 1978, Clotilde se arroja por la ventana del mismo departamento en que Barón Biza la había atacado 14 años atrás.

Artículo publicado por: Yahoo Noticias Argentinas - Fuente: lanación.com - 12/03/12 -