jueves, 8 de marzo de 2012

"Día Internacional de la Mujer"

8 de Marzo: “Día Internacional de la Mujer”
Este 8 de Marzo en el mundo seguirán luchando millones de heroínas anónimas, por el pleno recupero de sus Derechos, que forman parte indivisible de los Derechos Humanos.
Derechos que no les son reconocidos, marginándolas a la exclusión social, judicial, política y económica; tratando de emerger de la violencia, de la pobreza y del abandono, demostrando una increíble capacidad de resistencia.
Viven y vivieron dolorosas experiencias desde el anonimato, soportando la barbarie, injusticias, vejaciones, discriminación, sexismo, hambre, privación ilegítima de la libertad, violación, carencia de servicios de salud, posibilidad de decidir sobre su propio cuerpo y el peso de las dobles o triples jornadas de trabajo.
Esta Mujeres anónimas no eligieron ser VÍCTIMAS, SON VÍCTIMAS de un sistema indiferente que las ahoga y las elimina. Pero ellas no se consideran VÍCTIMAS; alguna vez han deseado morir, pero aprendieron a vivir de nuevo. Tocaron fondo y se levantaron emergiendo del abismo más fuertes y más HUMANAS.
Estamos en el Siglo XXI, supuestamente “El siglo de las Mujeres”, y es necesario reconocer el avance que ha tenido la Mujer en lo laboral, político, legal y en lo profesional. Pero estos adelantos no están de acuerdo con la lucha de las Mujeres por ocupar puestos que por derecho e idoneidad les corresponde.
Todavía hay mucho camino por recorrer, y también hay muchas violencias que erradicar: la violencia de género, el femicidio, la prostitución, la trata de personas, etc. Siguen muriendo Mujeres por violencia familiar, quemadas, torturadas, y por abortos inseguros.
Aún no es reconocido como tal el Trabajo del ama de Casa, las Mujeres suman el 75% de las cuidadoras de enfermos y ancianos, y en algunos países les está vedado el derecho a la Tierra (aunque la trabajen), y es importante también el porcentaje de Mujeres Jefas de Hogar.
Es importante ser solidarias con nuestro propio género, y en este 8 de marzo “Día Internacional de la Mujer” unamos nuestras luchas, cada una desde nuestro lugar de pertenencia para lograr la EQUIPARACIÓN DE DERECHOS Y LA IGUALDAD DE OPORTUNIDADES.
La Caja de Pandora saluda a todas las Mujeres del mundo, en este día y en todos los días donde todas y cada una de nosotras tratamos de forjar una sociedad mejor, sin exclusiones, sin dominación de un sexo sobre el otro, sin discriminación por etnia, religión u orientación sexual. Las Mujeres SIEMPRE PRESENTES EN TODAS LAS LUCHAS para que nos traten como HUMANAS, y que respeten nuestros DERECHOS, que son parte indivisible de los DERECHOS HUMANOS. Susana Giosa

Ghana: Un padre que lucha por salvar a su hija de la mutilación genital.

Cuando Jack Sabadgou abandonó Ghana para mudarse a Suiza hace 10 años, dejó a su hija pequeña al cuidado de su madre. Ahora quiere recuperarla, y corre contra el tiempo para salvarla de la mutilación genital.

La niña, Yuma, ahora tiene 13 años, y vive en la aldea de Bawku, en el norte ghanés, donde perviven prácticas tradicionales como la llamada circuncisión femenina.

Cuando a la abuela de Yuma le diagnosticaron cáncer de mama, ella atribuyó la enfermedad a espíritus malignos que, señaló, la castigaron porque su nieta no había sido circuncidada.

"Es una enfermedad", dijo Sabadgou desde su hogar en Suiza. Señaló que su madre no entendía que el cáncer no tenía nada que ver con espíritus malignos ni con su nieta.

"No quiero perder a dos personas", afirmó, tratando de contener las lágrimas. "Las amo a las dos".

La mutilación genital femenina (MGF) es un término genérico que comprende diferentes procedimientos como la extirpación total o parcial de los genitales externos de la mujer u otro tipo de intervenciones en sus órganos sexuales sin justificación médica.

La práctica fue prohibida en Ghana en 1994, y es condenada por la Organización de las Naciones Unidas (ONU) y la Organización Mundial de la Salud (OMS).

La OMS señaló que la ablación solo causa daños en las niñas. Puede provocar infecciones recurrentes en la vejiga y en el tracto urinario, quistes e infertilidad.

Pero, en aldeas como Bawku, la práctica continúa intacta.

La desesperación de Sabadgou para salvar a su hija es evidente.

Sabadgou regresó a Ghana a comienzos de febrero para solicitar la custodia legal de Yuma, y así trasladarla a Suiza. Luego de completar el papeleo, habló con los líderes de la aldea para pedir que detuvieran la MGF, pero sus reclamos cayeron en oídos sordos. Ahora se encuentra en Suiza esperando el resultado de su trámite.

En las regiones norteñas de Ghana, la MGF es generalmente practicada entre diciembre y febrero. Sabadgou cree que tiene hasta fines de este año para salvar a su hija de la ablación.

Florence Ali, presidenta de la no gubernamental Asociación de Ghana para el Bienestar de las Mujeres, ha sido la única aliada de Sabadgou en este país africano.

Antes de dedicar su vida a la lucha contra la MGF, Ali fue partera. Muchas de las mujeres que asistió, así como los bebés que llevaban en sus vientres, murieron debido a complicaciones causadas por la ablación.

Una mujer no pudo parir por las cicatrices de su vagina. Ali no contaba con los equipos necesarios para realizar una cesárea, y por tanto la madre y su bebé murieron.

La directora del Departamento de Infancia, Mariama Yayah, dijo que la MGF era practicada en Ghana para privar a las mujeres del placer sexual y con el argumento de que de esa forma eran leales a sus esposos.

Muchos ghaneses del norte consideran que la mutilación es parte normal en la vida de una mujer.

Sabadgou planea regresar a Bawku en diciembre para tratar de convencer a las mujeres jóvenes de la aldea que la práctica es dañina.

"Va a ser una lucha. No va a ser fácil", admitió, y explicó que nadie en la aldea apoyaba su postura contra la MGF. No obstante, está dispuesto a continuar su lucha hasta las últimas consecuencias.

Los responsables de las ablaciones en Ghana pueden ser condenados a entre cinco y 10 años de prisión si son juzgados. Pero las autoridades no hacen lo suficiente para detenerlos, dijo Sabadgou.

La OMS estima que 92 millones de niñas de 10 años han sufrido la MGF en África. En solo 22 países del continente existen leyes contra esta práctica.

En 2008, la Asamblea de la OMS aprobó una resolución contra la MGF.

Ali recordó que, en 2011, una asamblea de líderes africanos en Malabo, Guinea Ecuatorial, apoyó el borrador de una resolución de la 66 sesión ordinaria de la Asamblea General de la ONU para prohibir la MGF en todo el mundo.

"Esperamos que en la próxima reunión de la Asamblea General obtengamos una prohibición mundial de la MGF", señaló.

Para Sabadgou, la lucha contra la circuncisión femenina comienza con la toma de conciencia. "Necesitamos hablar sobre el tema. Debe comenzar ahora", afirmó.

Sostuvo que los medios de su país no hacían lo suficiente para denunciar la costumbre y propuso que las autoridades de las regiones norteñas de Ghana discutieran el tema en el parlamento.

El Departamento de la Infancia realiza tareas de defensa de las niñas, pero sus recursos son limitados.

La organización de Ali tiene aun más carencias. Cuenta con una pequeña oficina cerca del patio de recreo de una escuela en Accra, donde juegan cientos de niños y niñas, obligándola a elevar la voz cada vez que está discutiendo un tema.

"No es fácil combatir la MGF, pero todavía estamos luchando para eliminarla del sistema", señaló. "Tenemos un largo camino por recorrer. Todos tienen un papel que desempeñar".

Fuente: ips.noticias.net - ACCRA - Jonathan Migneault y Berlinda Chochoe Nortey - Marzo 2012 -

Egipto brutal.

Cuando las feministas asistieron a la Conferencia de El Cairo en 1994, no tenían idea del país en que se encontraban. Salieron a la calle con cabellos sueltos y ropas leves, pero tuvieron que correr a refugiarse en la burbuja de aire acondicionado e ideas cortas que son las Naciones Unidas.

Sucedía que en Egipto, como en otros países musulmanes, las mujeres deben ocultar sus cabellos porque ejercen atracción erótica sobre los hombres. Las ropas deben cubrir todo el cuerpo. Si el rostro está velado, mejor.

Anwar El Sadat anuló la revolución nacionalista de Gamal Abdel Nasser y se vendió a los Estados Unidos para desalojar la presencia rusa y mantener a raya la resistencia palestina. Hosni Mubarak continuó con treinta años de dictadura. Fueron gobiernos brutales, hermanos gemelos de los criminales de guerra israelíes. El ejército es entrenado por el Pentágono, los tanques M1A1 Abrams son fabricados en Egipto con acero del monopolio perteneciente al grupo de Mubarak. Sesenta mil millones de dólares en treinta años, más el perdón de una deuda de siete mil millones. Setenta mil millones de dólares para los bolsillos de Mubarak, según la revista Forbes.

Resultados: toneladas de armas, corrupción endémica, anulación de los derechos con Ley de Emergencia desde 1967, la mitad de la población analfabeta, miseria, desorden, suciedad, caos.

Vino la crisis de 2008, no había empleo, salarios ínfimos, subieron los alimentos, estaba el ejemplo de Túnez. Mubarak cayó pero sus compinches siguen gobernando. Para la mayor parte lo principal era deshacerse de Mubarak, ese objetivo ha sido conseguido, lo demás no cuenta.

John Bradley, corresponsal de The Washington Post, cuenta el resto en su After the Arab Spring (Después de la primavera árabe, Palgrave Macmillan, 2012). La odiada policía se encerró en sus estaciones. Nadie se aventura a salir después de la caída del sol. Ninguna familia aloja extranjeros para no aparecer vinculada con ellos.

Los Hermanos Musulmanes, fundados en 1928 por Hassan Al Banna cuando cayó el Imperio Otomano, una gran cofradía, son dueños de la opinión popular a partir de servicios sociales a los pobres. Ilegalizados por Nasser, fueron aliados de Sadat contra los izquierdistas laicos. Fueron influidos por la ideología Wahhabi cuando dos millones de egipcios emigraron a trabajar a Arabia Saudita en el boom petrolero. Hermanos de la Hamas palestina, son la principal oposición siria y le hacen el juego por ahora a los Estados Unidos.

Una encuesta del Pew Research Center antes de la caída de Mubarak reveló que la mayoría apoya el castigo del adulterio, la amputación de las manos de los ladrones y la muerte para quienes se convierten del Islam a otra religión. En otra encuesta después de la revolución, el setenta y cinco por ciento respalda a los Hermanos Musulmanes.

¿Democracia querían los comentaristas neoliberales? Egipto es ahora un país tan ultraconservador como Arabia Saudita. En Alejandría todas las mujeres caminan con velo por temor a ser insultadas por los jóvenes musulmanes guardianes de la moralidad pública. No hay mujeres en las playas, excepto las que van a cuidar a sus hijos con los cuerpos cubiertos por túnicas negras de cabeza a pies.

Los islamistas no tienen programa de gobierno porque el Corán no abordó problemas como impuestos o inversión pública y social. La plataforma de los Hermanos publicada en 2006, toca otros temas. El presidente no puede ser una mujer porque las obligaciones religiosas y militares entran en conflicto con su naturaleza. Un Consejo de Clérigos debe supervisar al gobierno. La libertad de asociación debe estar sujeta a la Ley Islámica. Una Shura (asamblea consultiva) debe asegurar la conducción de un benevolente Guía Supremo que asegure la moral personal y de las masas. Quieren la instalación de un Califato conforme a la ley islámica para el futuro. Unir religión y Estado. Son islamistas, antioccidentales y antisionistas.

Resumen. En la cúpula, una dictadura títere de Occidente. En la base la población quiere una teocracia. Las minorías cristianas coptas, laicas o ilustradas, temen y tiemblan. Esa es la primavera egipcia, hasta nuevo aviso.

Fuente: Red del Tercer Mundo - Héctor Béjar - 02/03/12 -

Cómo sobrellevan las Mujeres la carga de la guerra.

El militarismo, el conflicto y la violencia están incrementándose y tienen una gama de impactos específicos de género. Un mayor gasto en defensa, armas y seguridad suele significar que se recorta la inversión en servicios sociales. En el contexto del militarismo y el conflicto, también la violencia contra las mujeres se intensifica y los ataques contra defensoras de los derechos humanos de las mujeres aumentan y se normalizan cada vez más. AWID conversó con Mavic Cabrera-Balleza[1] sobre los vínculos entre las crisis mundiales, el militarismo, el conflicto y la perpetuación de la violencia contra las mujeres.


Este artículo es parte de una serie de Notas de los Viernes que examina algunos de los asuntos y debates relacionados con el tema del Foro Internacional AWID 2012 y establece conexiones entre las cuestiones de derechos de las mujeres y el poder económico. Más información sobre militarismo, conflicto y violencia está disponible aquí.


AWID: ¿Cuáles impactos ha tenido el contexto global de múltiples crisis – económica , financiera, alimentaria, hídrica y medioambiental – sobre el militarismo y la perpetuación de la violencia contra las mujeres en todo el mundo?

Mavic Cabrera-Balleza (MCB): Aquí hay dos factores clave – el uso del “poder sobre el otro” (que en este caso son las mujeres) como principio predominante en las estrategias y campañas militares, y el uso de la violencia contra las mujeres como mecanismo para impedir que ellas se opongan a las estructuras que perpetúan las crisis.

El uso de la violencia contra las mujeres como parte de la estrategia militar es ahora más evidente, como se ha visto con el uso de la violación como arma de guerra en varios países, incluyendo Bosnia y Herzegovina y la República Democrática del Congo. También hay muchos ejemplos de violencia contra mujeres que se pronuncian contra la codicia corporativa y las desigualdades sociales, las condenan y exigen protección social en medio de las crisis. Muy recientemente, mujeres de la comunidad de Borei Keila en Camboya fueron golpeadas y arrestadas por fuerzas policiales camboyanas debido a su acción pacífica para exigir sus derechos a tierra y vivienda y oponerse a los desalojos forzados.

Por otro lado, las numerosas crisis mundiales propiciaron que los movimientos sociales y el movimiento de mujeres repensáramos, innováramos y consolidáramos nuestras respuestas a los problemas agravados por las crisis – incluyendo el militarismo y la violencia contra las mujeres. La Primavera Árabe y el movimiento Ocupa Wall Street son sólo dos de los ejemplos recientes y concretos de personas que se unieron para idear múltiples respuestas socialmente progresistas a las múltiples crisis mundiales.

Las activistas por la paz también estamos participando en el activismo transnacional y generando solidaridad en diversos temas y espacios geopolíticos. Invertimos tiempo, esfuerzos y recursos para gestionar nuestras identidades y agendas políticas y forjar vínculos con quienes comparten nuestras metas, valores y principios fundamentales. La adopción de las Resoluciones 1325 y 1820 del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas (ONU) y las tres otras resoluciones de apoyo, así como la actual incidencia en torno a la Recomendación general del Comité de la CEDAW sobre las mujeres en situaciones de conflicto y post-conflicto, son resultados y evidencia de tales esfuerzos por generar solidaridad y vincular los asuntos que las mujeres enfrentan en comunidades directamente afectadas por el conflicto con los de otras mujeres en similares situaciones afectadas por conflictos en el mundo.

AWID: En tu opinión, ¿cuáles son los vínculos entre la globalización neoliberal, la violencia contra las mujeres y la militarización?

MCB: La globalización neoliberal provocó un incremento de la pobreza a una escala que nunca antes habíamos visto. Las desigualdades en el ingreso han aumentado drásticamente tanto dentro de los países como entre ellos. Y dado que las mujeres representan porcentajes desproporcionados de la gente pobre del mundo, eso exacerba aun más su vulnerabilidad a la violencia y todas las otras formas de abuso.

Además, la globalización neoliberal ha socavado los derechos de las personas y conducido a que los Estados abandonen su responsabilidad de proporcionar servicios sociales básicos. De nuevo, las mujeres son las primeras en verse afectadas negativamente por ello. Su salud está en peligro pues tienen un menor acceso a los servicios de salud gubernamentales. También se ha reducido el acceso de las mujeres y las niñas a la educación. Sus derechos al sustento, al empleo y otros derechos económicos se han disminuido. Dicho de otra manera, las políticas neoliberales fortalecieron aun más las estructuras y los sistemas sociopolíticos y económicos existentes en formas que refuerzan las desigualdades de género que hacen a las mujeres y las niñas más vulnerables a la violencia, particularmente a las que viven en la pobreza, las que están en situaciones afectadas por conflictos, las migrantes, las indígenas y las que pertenecen a minorías raciales, étnicas y religiosas.

La militarización suele ser la respuesta de los Estados y las corporaciones a la resistencia. Con frecuencia colaboran en sus acciones y a veces actúan independientemente, pero usan el aparato estatal – como la policía y el ejército – para disciplinar, criminalizar y controlar a las mujeres y a otros grupos marginados que se oponen a las políticas neoliberales.

AWID: ¿Cómo sería una estrategia alternativa de desarrollo basada en la justicia económica, medioambiental y de género?

MCB: El punto de partida de una estrategia alternativa de desarrollo son objetivos sociales como la reducción de la pobreza y los derechos a la salud, la educación, un medio ambiente limpio y una paz duradera. Tal estrategia está centrada en las personas y se basa en los derechos y las necesidades. No es impulsada por el deseo de crecimiento económico ni por la expansión del mercado. Requiere un enfoque desde abajo hacia arriba que implica el uso óptimo de los recursos y se sustenta en los contextos socioculturales y políticos de los países y las comunidades, respetando al mismo tiempo la legislación y las políticas internacionales de los derechos humanos. Tiene en cuenta tanto los recursos humanos, naturales y tecnológicos como la situación del medio ambiente.

Es importante señalar que los movimientos de mujeres y sociales no sólo estamos oponiendo resistencia al neoliberalismo y el sinfín de problemas que éste acarrea. También estamos identificando alternativas, formulando y desarrollando soluciones y, en varios casos, oportunidades. No estamos empezando desde cero cuando hablamos de una estrategia alternativa de desarrollo. Ya existen buenas iniciativas a partir de las cuales podemos trabajar y aprender lecciones, iniciativas que podríamos modificar, replicar y usar como componentes para elaborar una estrategia alternativa de desarrollo más inclusiva y holística. Los grupos de mujeres y otros actores de la sociedad civil hemos formado parte de iniciativas auténticas por un comercio justo; cooperativas de medios de vida y agricultura; y programas de atención primaria de salud basados en la comunidad, entre otros.

AWID: La Resolución 1325 sobre las mujeres, la paz y la seguridad es uno de los mandatos internacionales más importantes que cubre la participación plena e igualitaria de las mujeres en todas las iniciativas relacionadas con la paz y la seguridad. ¿Cómo aborda la Resolución la autonomía económica de las mujeres? En tu opinión, ¿cuáles son las brechas en esta área?

MCB: La Resolución 1325 o el propio Consejo de Seguridad no aborda el asunto de la autonomía económica de las mujeres,[2] lo cual refleja la compartimentación de las estructuras y mandatos de la ONU. Según la Carta de las Naciones Unidas, la función primordial del Consejo de Seguridad es mantener la paz y la seguridad internacionales de conformidad con los principios y propósitos de la ONU. El Consejo Económico y Social (ECOSOC) es el principal órgano que coordina el trabajo económico, social y conexo en la ONU. El ECOSOC es el foro central para discutir asuntos económicos y sociales internacionales y formular recomendaciones de políticas dirigidas a los Estados Miembros y al sistema de la ONU.[3]

La falta de atención a los vínculos entre los recursos financieros y en especie, el empleo, los medios de vida y la seguridad humana en la agenda de las mujeres, la paz y la seguridad es una gran preocupación para nosotras. Ésta es la razón por la cual la Red Global de Mujeres Constructoras de la Paz (GNWP) y Cordaid iniciamos el estudio Presupuestando y financiando la implementación de la Resolución 1325 del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas, así como discusiones sobre la autonomía económica de las mujeres en entornos afectados por el conflicto.

AWID: ¿Cuáles son las consecuencias del gasto militar para la seguridad de las mujeres?

MCB: Primero debemos aclarar de cuál concepto de seguridad estamos hablando – y hay dos conceptos de seguridad que son pertinentes en el contexto de nuestra discusión: seguridad nacional[4] y seguridad humana[5].

Las activistas por la paz somos partidarias del concepto de la seguridad humana. Desde esta posición podemos decir rotundamente que el gasto militar apoya esfuerzos bélicos que sacrifican la seguridad de las mujeres. Además, el gasto militar absorbe los fondos que podrían alimentar, vestir y educar a mujeres y niñas y en el proceso ayudarían a garantizar su seguridad. Se calcula que el gasto militar mundial en 2010 fue de $1630 mil millones. La región donde más aumentó el gasto militar fue Sudamérica, con un incremento del 5.8 por ciento, llegando a un total de $63.3 mil millones, según datos publicados el 11 de abril de 2011 por el Instituto Internacional de Investigaciones para la Paz de Estocolmo.

El gasto público refleja valores sociales fundamentales y prioridades nacionales. Cuando los Estados limitan el gasto social a favor de los ejércitos, esto indica que están infravalorando la seguridad humana y el desarrollo humano pleno, incluyendo las contribuciones de las mujeres y sus funciones sociales. La participación plena de las mujeres en la asignación presupuestaria y la fiscalización del gasto público es necesaria para cambiar el patrón del gasto público y dirigirlo hacia las necesidades sociales.

AWID: En opinión de muchas personas, guerra es equivalente a empleo (en las fuerzas armadas y de seguridad, etc.), pero también se la vincula a contratos costosos y corrupción. ¿Cómo se aplica esto a las mujeres y repercute sobre ellas?

MCB: Guerra=empleos=“desarrollo” es una ecuación falsa. Lo que la mayoría de países gasta en guerra va más allá de lo que puede darse el lujo de invertir y como resultado se generan deudas públicas. No tiene sentido para ninguna economía invertir en la fabricación y compra de armas, balas y bombas los recursos que podrían usarse para alimentar, vestir y educar a la gente, construir viviendas y mitigar el impacto de la degradación medioambiental. Además, la producción y venta de armas, tanques, barcos y otros armamentos militares no facilitan el intercambio de bienes ni obedecen a las leyes del mercado, ya que son adquiridos o comercializados directamente por los Estados. Tampoco debemos olvidar el costo humano de las guerras en lo que se refiere a muertes y desplazamientos, ni los otros costos financieros de la atención médica y las pensiones por discapacidad para actuales y futuros veteranos de guerra.

Las mujeres no se han beneficiado del negocio de la guerra. Ellas sobrellevan la carga de la guerra. Mujeres, niñas y niños constituyen el 80 por ciento de víctimas de las guerras. Debemos educar a nuestros públicos respecto a los múltiples impactos de la guerra y cómo ésta trunca el crecimiento de la economía productiva y el desarrollo genuino de las sociedades.
Gabriela de Cicco.


Notas:
1.Coordinadora Internacional, Red Global de Mujeres Constructoras de la Paz (GNWP) y socia de programas de la Red Internacional de Acción de la Sociedad Civil (ICAN).
2.Ver: Annalise Moser, Las mujeres cuentan – La Resolución 1325 del Consejo de Seguridad: Informe de monitoreo de la sociedad civil. Nueva York: Red Global de Mujeres Constructoras de la Paz (GNWP), octubre de 2010.
3.El ECOSOC es responsable de: promover niveles de vida más altos, empleo pleno y progreso económico y social; identificar soluciones a los problemas económicos, sociales y sanitarios internacionales; facilitar la cooperación cultural y educativa internacional; y promover el respeto universal a los derechos humanos y a las libertades fundamentales de todas las personas.
4.“‘Seguridad nacional’ es un término corporativo que cubre tanto la defensa nacional como las relaciones exteriores de Estados Unidos. Se refiere a la protección de una nación contra ataques u otro peligro manteniendo fuerzas armadas adecuadas y resguardando los secretos de Estado. El término ‘seguridad nacional’ abarca la seguridad económica, seguridad monetaria, seguridad energética, seguridad militar, seguridad política y seguridad de los recursos energéticos y naturales” (Fuente: USLegal.com, Ley y definición legal de seguridad nacional).
5.La Comisión de Seguridad Humana define la seguridad humana como “protección del núcleo vital de todas las vidas humanas de forma que se mejoren las libertades humanas y la realización de las personas. La seguridad humana significa proteger las libertades fundamentales, aquellas libertades que son la esencia de la vida. Significa proteger a las personas de situaciones y amenazas críticas (graves) y más presentes (extendidas). Significa utilizar procesos que se basen en las fortalezas y aspiraciones de las personas. Significa crear sistemas políticos, sociales, medioambientales, económicos, militares y culturales que, de forma conjunta, aporten a las personas los fundamentos para la supervivencia, el sustento y la dignidad” (Fondo Fiduciario de las Naciones Unidas para la Seguridad de los Seres Humanos. Teoría y práctica de la seguridad humana, pág. 6).

Fuente: Notas de los Viernes de AWID, 24 de febrero de 2012.
Título original: ‘Militarism, Violence and Conflict – How Women Bear the Brunt of War’
Traducción: Laura E. Asturias

Argentina: Córdoba: Mujeres que están cambiando el mundo.

Tres historias movilizadoras. Tres madres dispuestas a todo. Tres mujeres que se las arreglaron para abandonarse un poco a sí mismas y pensar en una transformación colectiva. Fueron, en su oportunidad, mujeres distinguidas por la comunidad y La Voz del Interior como Cordobesas del Año.

Y para conmemorar el Día del Mujer que se celebra mañana, el Círculo de Anunciantes de La Voz del Interior las reunieron otra vez para que repasen en voz alta sus historias.

Mónica Tobares (Cordobesa 2008), Silvia Pérez Funes (Cordobesa 2011) y Sandra Meyer (Cordobesa 2010) compartieron un té con un grupo de 50 mujeres que ocupan puestos directivos en empresas constructoras, shoppings , concesionarias, metalúrgicas, alimenticias, agencias de viajes, desarrollistas, medios de comunicación y servicios varios, entre otros.


Jorge Isidoro, jefe de Publicidad de La Voz , les dio la bienvenida. Explicó que, en esta ocasión, el diario quería destacar la trascendencia y trabajo en 
la comunidad que realizan a diario estas tres mujeres. Como tantas otras, seguramente, que construyen desde el anonimato una sociedad más justa y más solidaria. Con la moderación de Laura González –editora de Ciudadanos del diario– Mónica, Silvia y Sandra fueron desgranando sus historias.

Mónica perdió a Fabián, su bebé de 13 meses, cuando no supo dimensionar la gravedad de una fiebre. Eso sucedió varios años atrás. Hoy, logró levantar un dispensario y estudió enfermería. “Pude colocarles el DIU a 14 mujeres”, cuenta. La que menos hijos tenía contaba cuatro. Agradece a su esposo desde hace 25 años. “No es fácil que te acompañen tanto, que te dejen ir varios días”, dice.

Ahí falta de todo: medicamentos, comida, ropa, zapatos.

Silvia se desarma cuando cuenta las cosas que logró hacer con los chicos con capacidades diferentes. Es profesora de natación, pero la hora de la pileta es la excusa: los lleva y los trae en su Fiat 1500, cocinan pizzas en su casa, los acerca a un bar, los escucha. Ahora está organizando una maratón para juntar fondos para ser sede de torneos internacionales de natación. Sueña con un terreno propio para construir un club, y, porqué no, con pileta.

Cuando Sandra habló el auditorio completo la acompañó con sus lágrimas. Hace apenas dos navidades que perdió a Juan, su hijo de 13 años de una manera absurda. Admite que ha logrado cambiar la conciencia ciudadana respecto de la ciudad, que las propias empresas solucionan las fallas cuando advierten que están en el sitio de la Fundación Relevando Peligros, aunque 
falta todavía la respuesta del Municipio. La sede de la Fundación es su casa. “Se corrió el hogar”, dice con tristeza. No logró recuperar aún el cañón y notebook que le robaron. Sueña con una oficina.

Fuente:La Voz del Interior - Córdoba (Argentina) - Redacción - 07/03/12 -