martes, 9 de octubre de 2012

El sexo débil ......

Los hombres conforman un tribu maravillosa, pero se tiene que reconocer el hecho de que, genéticamente, constituyen el sexo débil. La hembra de la especie, de casi cualquier especie, es mas fuerte que el macho, desde que nace hasta que muere.
 
La doctora Estelle Ramey, especialista en endocrinología comenta que los hombres conforman un tribu maravillosa, pero se tiene que reconocer el hecho de que, genéticamente, constituyen el sexo débil. La hembra de la especie, de casi cualquier especie, es mas fuerte que el macho, desde que nace hasta que muere.
 
El como afectan la tensión y la enfermedad, impresiona comprobar que existe una extraordinaria escasez de investigaciones acerca del triste promedio de la supervivencia del macho, aunque este fenómeno se conoce por lo menos desde 1786.
Sin embargo, las pruebas reunidas por otros especialistas demuestran que, desde los gusanos hasta los seres humanos, el macho esta menos capacitado para tolerar las tensiones de la vida diaria. Un especialista dice, que no cabe la menor duda, de que la mortalidad entre los machos es mas elevada en casi todas las formas de vida animal estudiadas hasta ahora.
Durante la primera semana de vida, el promedio de mortalidad es 32 por ciento mayor entre los varones que entre las hembras. Los trastornos cardiovasculares, tales como las enfermedades de las coronarias, tienen una incidencia mucho mas alta entre los jóvenes del sexo masculino.
Con el transcurso del tiempo, la triste diferencia entre la durabilidad del macho y la durabilidad de la hembra va aumentando en una forma inexorable. Pocas son las explicaciones científicas acerca de la fragilidad masculina. Parte del problema estriba quizá en las tensiones ambientales que la sociedad impone al hombre, el que tiene que competir, producir y ganar.
 
En parte, tal vez la causa sea también hormonal. Las conclusiones de los especialistas muestran que la hormona masculina, la testosterona, hace que el metabolismo sea ligeramente mas elevado en la mayoría de los tejidos y que posiblemente los del macho se consuman con mas rapidez.
Otros estudios, indican, en cambio, que las hormonas de la mujer, los que se llaman estrógenos, tal vez ayuden a retrasar el envejecimiento de los vasos sanguíneos, eso es, el fenómeno de la arterioesclerosis.
El flujo periódico femenino ha fascinado y repelido al hombre desde que el homo sapiens comenzó, por vez primera, a asignar al varón y a la hembra distintas posiciones sociales. La mayoría de las comunidades y religiones primitivas reflejaron esta repugnancia.
A las mujeres se las expulsaba temporalmente de la tribu durante la menstruación, que solía considerarse entonces como una calamidad enviada por los dioses. Las mujeres mismas han aceptado este distorsionado concepto de su propia biología, al punto que muchas miran el periodo menstrual como una desgracia.
Los trastornos cardiovasculares, tales como las enfermedades de las coronarias, tienen una incidencia mucho mas alta entre los jóvenes del sexo masculino
 
Algunas mujeres se sienten bastante indispuestas durante un día o dos, mas no así la mayoría. A pesar de la creencia popular de que la mujer que trabaja enferma mas a menudo que el hombre, algunos estudios demuestran que los dos sexos dejan de presentarse en el trabajo, por motivos de salud, poco mas o menos con la misma frecuencia.
Por supuesto, también el hombre tiene problemas de desequilibrio hormonal. Puede padecer de alguna enfermedad de la tiroides, sufrir de esterilidad, impotencia, diabetes, y toda una serie de otros padecimientos de las glándulas endocrinas a los que todos están expuestos.
Pero a menudo, las mujeres, se desempeñan con brillantez en trabajos de enorme importancia y en elevados cargos públicos. Si las mujeres tienen la oportunidad, realmente pueden hacer mejor papel, entre otras cosas, como sus vasos sanguíneos no se estrechan o estenosan tan rápidamente con la edad, en ellas el riesgo sanguíneo de todo el cuerpo, y por tanto el de la región cerebral, se mantiene mejor durante un período de tiempo mas largo.
Sin embargo, peores reacciones hay entre los problemas de la vida, que el llorar. El suicidio, por ejemplo. Los datos reunidos por las autoridades de sanidad de los Estados Unidos demuestran que el porcentaje de suicidios entre las mujeres es mucho mas bajo que entre los hombres, menos de la mitad del total registrado entre estos.
 
Los datos acumulados demuestran que en todas las pruebas practicadas normalmente, el cociente de inteligencia de la hembra no es significativamente diferente del demostrado por el hombre. Las pocas mujeres que se han molestado en usar sus facultades intelectuales, a menudo descubren que la sociedad las considera excéntricas.
La imagen que se han hecho de una mujer dedicada a la ciencia es la de una hembra con cara de caballo, pecho plano, calzada con zapatos ortopédicos, que sublima su carencia de vida amorosa entregándose a apasionadas investigaciones de laboratorio.
Tales estereotipos son producto de la médula misma de la sociedad y bastan para descorazonar desde el comienzo a la mayoría de las mujeres inteligentes, cada día, a todas las jóvenes que van a la universidad.
Como resultado se tiene ahora una gran reserva de seres humanos femeninos magníficamente dotados física e intelectualmente, pero a los que se les limitan las oportunidades para resolver los problemas sociales en una sociedad que necesita urgentemente aprovechar todos los cerebros preparados que pueda encontrar.
 
Tomando en consideración la innata susceptibilidad del macho, mayor que la hembra, a las tensiones en que abunda la vida, se debe cesar de agravar sus problemas de supervivencia como se hace al insistir en que sea el quien cargue sobre sus espaldas el peso de la dirección de la sociedad.
Durante la primera semana de vida, el promedio de mortalidad es 32 por ciento mayor entre los varones que entre las hembras
El hombre tiene necesidad de protección, y la mujer es culpable de no habérsela proporcionado al no compartir realmente con el ese peso.
Publicado por: Boletín Globedia - Ghamm - 09/10/12 - 
 


No hay comentarios:

Publicar un comentario