martes, 6 de junio de 2017

Taiwán será el primer país asiático en legalizar el matrimonio homosexual La justicia dictamina que la definición de "hombre y mujer" es discriminatoria

Activistas a favor del matrimonbio homosexual se manifiestan durante el pasado mes de diciembre en Taiwán. 

Taiwán será el primer país asiático donde gays y lesbianas puedan casarse. El Tribunal Supremo de la isla ha aclarado este miércoles que las actuales leyes civiles que definen el matrimonio como la unión de un hombre y una mujer son inconstitucionales y que atentan contra las garantías de libertad de matrimonio y la igualdad de la población.
La histórica decisión, que requería al menos diez de los 14 votos, se ha aprobado con la oposición de dos magistrados. “La libertad de matrimonio de personas del mismo sexo, una vez sea legalmente reconocida, constituirá la base de una sociedad estable”, ha afirmado el tribunal. La sentencia obliga al Gobierno a aprobar en dos años las nuevas leyes que acaben con la discriminación y establece que, en caso de que transcurra ese plazo sin novedades, los gays y lesbianas podrán casarse sin necesidad de esperar más.


30 AÑOS DE LUCHA

La sentencia ha sido recibida con júbilo por los activistas que esperaban frente a las puertas de la sede judicial, donde también se habían congregado grupos conservadores contrarios al matrimonio homosexual. La victoria del movimiento LGBT llega treinta años después de que Chi Chia-wei, un conocido activista, denunciara por primera vez ante la justicia la imposibilidad de casarse. El Gobierno de Taipei ha apoyado la postura de Chi. El debate social se recrudeció en octubre cuando un profesor francés se suicidó tras haber intentado durante décadas casarse con su pareja.


80 AZOTES

Taiwán será la excepción en Asia, el continente más poblado del mundo y donde la comunidad LGBT sufre a menudo discriminaciones sociales y condenas judiciales. Dos personas han  recibido 80 azotes en Indonesia esta semana por mantener relaciones homosexuales consentidas y decenas de homosexuales han sido detenidos en una sauna. También esta semana, un soldado surcoreano gay ha sido condenado en una campaña definida como de caza de brujas en el estamento militar por los activistas. Myanmar establece penas de cárcel para los homosexuales mientras Brunei contempla la muerte por lapidación.

Publicado por El Periódico – Pekín – Adriá Foncillas – 24/05/17 -

‘Que retiemble en sus centros la tierra': pueblos indígenas eligen a vocera y aspirante a la presidencia de México

Este 28 de mayo, en una decisión histórica para México, los pueblos originarios que integran el Congreso Nacional Indígena (CNI), respaldados por el Ejército Zapatista de Liberación Nacional (EZLN), designaron a María de Jesús Patricio Martínez como vocera del Concejo Indígena de Gobierno (CIG), con la intención de que participe como candidata independiente en las próximas elecciones presidenciales de 2018.

La idea de conformar dicho Concejo, cuya palabra fuera “materializada por una mujer indígena”, surgió en octubre del año pasado, tras haberse celebrado el Quinto Congreso Nacional Indígena.
Al concluir dicha edición del Congreso, y en el marco de sus 20 años de existencia, el CNI y el EZLN anunciaban esta propuesta – la cual sería sometida a consulta de sus integrantes – en un comunicado conjunto titulado “Que retiemble en sus centros la tierra”, en el que precisaban lo siguiente:

Ratificamos que nuestra lucha no es por el poder, no lo buscamos; sino que llamaremos a los pueblos originarios y a la sociedad civil a organizarnos para detener esta destrucción, fortalecernos en nuestras resistencias y rebeldías, es decir en la defensa de la vida de cada persona, cada familia, colectivo, comunidad o barrio. De construir la paz y la justicia rehilándonos desde abajo, desde donde somos lo que somos.

De acuerdo con lo señalado por el CNI, 523 comunidades, de 25 estados del país y de 43 pueblos indígenas, aprobaron la propuesta en diciembre, por lo que la constitución del Concejo y el nombramiento de su respectiva vocera se realizaría en mayo de este año.
En su comunicado de entonces, el CNI señalaba lo siguiente respecto al Concejo Indígena de Gobierno (CIG):

El CIG es la parte medular de la propuesta que el CNI hace al país y a los pueblos indígenas. Es la forma de cómo nos organizaremos nacionalmente desde abajo y a la izquierda para gobernar este país, desde la otra política, la de los pueblos, la de la asamblea, la de la participación de todas y todos.  Es la forma en que los pueblos nos organizamos para tomar las decisiones sobre los asuntos y problemas que nos competen a todas y todos. Es la otra forma de hacer política, desde la horizontalidad, desde el análisis y la toma de decisiones colectiva.

Precisamente con objeto de distanciarse de la narrativa de los partidos políticos, y de apegarse a sus formas de organización y representación colectiva, tanto el CNI como el EZLN han insistido en que no se trata de impulsar a una candidata sino a una vocera:
Ella será quién lleve la voz del Concejo Indígena de Gobierno a todo el país, a todo el mundo. Ella será quién lleve la voz de los pueblos y de la sociedad civil. Ella será nosotros, nosotras.

En la Asamblea de nombramiento participaron al menos 848 delegados y concejales de cerca de 60 pueblos indígenas del país, así como la comandancia general del EZLN.
María de Jesús Patricio Martínez, médica tradicional e indígena Nahua de Tuxpan, Jalisco, en 2010 ya señalaba lo siguiente:
Anhelo una organización de abajo hacia arriba, en la que se mande obedeciendo y se respeten los acuerdos de todos.

‘Marichuy’ destaca la importancia de elegir a una mujer índigena para visibilizar los problemas, las luchas y las tradiciones de los pueblos y comunidades indígenas, durante las elecciones.

Las elecciones presidenciales del 2018 serán las primeras en las que se permita la postulación de candidaturas independientes pero, para hacerlo, es preciso cubrir una serie de requisitos establecidos en el Libro Séptimo de la Ley General de Instituciones y Procedimientos Electorales, entre los cuales están: constituir una asociación civil, abrir una cuenta bancaria y registrarse ante el Servicio de Administración Tributaria y, una vez logrado el registro como aspirantes, reunir el apoyo del 1% del total de la ciudadanía inscrita en el padrón electoral nacional (cerca de un millón de firmas) distribuidas al menos en 17 entidades federativas, entre otras especificaciones.

Resta por ver si la candidatura de la vocera del CIG logrará cumplir con los plazos y las exigencias del sistema electoral mexicano. No obstante, el mero acto de promover y designar a una mujer indígena, desde y para los pueblos, naciones y tribus originarios de este país, con objeto de hacer exigible el lema del Congreso Nacional Indígena: “¡Nunca más un México sin nosotros!”, rumbo a las elecciones de 2018, guarda un profundo simbolismo y coloca en el mapa político voces que históricamente han sido silenciadas.

Nuestra participación es por la vida, es por esa reconstrucción de nuestros pueblos que han sido golpeados por años y años.


Publicado por Global Voices (en español) – Giovanna Salazar – 29/05/17 -

Ni la mitad de denuncias de violación llega a juicio

Un flagelo sin fin. | Ramiro Moncada
Los casos de violencia sexual contra niñas, niños y adolescentes son cada vez más crueles. Sin embargo, sólo el 40 por ciento llega a juicio, dijo la directora del Centro Una Brisa de Esperanza (CUBE), Verónica Roque.
“La violencia sexual siempre ha existido, pero ahora se están animando a denunciar. Sin embargo, llama la atención que los casos se están volviendo más agresivos. Sólo podemos imaginar que se debe a un adultocentrismo y androcentrismo que aún existen”, lamentó.  
Siguió: “Los varones creen que tienen derecho sobre las mujeres y los niños, pero lo peor es que los agresores suelen ser quienes deberían cuidar a los niños: hay padres, padrastros, hermanos, primos, tíos, abuelos y demás”.   
Ante esta situación, Roque indicó que se debe seguir trabajando en la prevención desde la primera infancia, de 1 a 6 años.
Además, fortalecer las instancias del Estado para agilizar los procesos y las sanciones contra los agresores que pueden ser condenados a 25 años de cárcel.   
La abogada de CUBE, Carmen Arispe, explicó que en la actualidad llevan adelante 240 procesos penales. Cada año reciben entre 100 y 120 nuevos casos que ameritan atención, sin embargo, sólo el 40 por ciento llega a juicio oral (ver infografía).  
Desde 2004, CUBE trató 1.500 casos. Pero, “en el camino, muchas víctimas abandonan o dejan de ir a las pericias, por lo que se declara sobreseimiento. El proceso es muy largo y revictimiza constantemente, son algunos motivos por los que deciden dejarlo”, afirmó Arispe.
La abogada explicó que una víctima llega a declarar entre 10 y 15 veces durante todo el proceso. El mismo suele durar un año y medio hasta que se conoce la sentencia. Sin embargo, recién se logra ejecutoriar cuatro años después, pues la mayoría de los procesados recurre a los recursos de apelación y casación.
“Los ambientes y el proceso no son amigables con las víctimas. Hemos tenido casos en los que familiares o amigos del agresor gritan: ‘mentirosa’ o insultan a las niñas, incluso de cuatro años cuando se ingresa a alguna audiencia donde además deben ver a sus agresores. La Corte Interamericana de Derechos Humanos recomendó al Estado modificar la norma y esperemos que se haga pronto para mejorar esta situación”, afirmó.
Cada año se reportan más de un centenar de violaciones sólo en el municipio de Cercado.

DEFENSORÍA EJECUTA CINCO PROGRAMAS PREVENTIVOS
Ante los constantes hechos de violencia en contra de los infantes, la Defensoría de la Niñez apela a cinco programas preventivos. El primero es Semillas de Paz, que busca evitar el “bullying” e incentivar a los niños y adolescentes a recurrir al diálogo para resolver problemas, informó el jefe de la institución, Jhonny Bustamante.  
El segundo programa es Cuentos que no son Cuentos. Se trata de relatos cuyo objetivo es informar y evitar la violencia sexual. De igual forma, está el trabajo de Cero Niños en Situación de Calle para integrar a la sociedad a esta población.   
Asimismo, se trabaja en el plan Mochila Segura que busca identificar y detener el microtráfico en escuelas, la posesión de armas, el “cutting” y la pornografía. Finalmente, se tiene la Escuela de Padres, que en estos momentos está en una pausa para reanudarse en junio, afirmó Bustamante.  
El jefe de la Defensoría explicó que el objetivo es llegar a todas las unidades educativas de la ciudad que superan las 250. Por el momento, se abarcaron 40. Indicó que es necesaria la participación de los papás o tutores en los trabajos de prevención que se realizan frente a varias problemáticas.


Publicado por Diario Los Tiempos – Bolivia – Redacción – 24/05/17 -

México: Por causas médicas evitables 36,5 mujeres mueren todos los días

Cada 24 horas, 36,5 mujeres en edad reproductiva pierden la vida en México por razones de salud, todas evitables, por mala atención, descuido y acuerdos o convenios no cumplidos.
Si funcionara el Sistema Nacional de Salud, la prevención de cánceres curables como el de mama y cervicouterino, los sistemas de información, los grupos interinstitucionales y los observatorios, esto no sucedería.
En 19 semanas de este año han muerto 234 mujeres solo por querer ser madres; se llama muerte materna: alrededor de dos cada día. Hace 20 años moría el doble; la reducción es alentadora, pero no resulta pareja.
Mientras que la muerte materna se redujo de 1.214 que sucedían en 1990 a 760, casi 50 por ciento, la muerte por cáncer de mama creció de tres de cada 10 diagnosticadas a seis, o sea 50 por ciento; el cáncer cervicouterino se mantuvo en número y tasas casi iguales durante 15 años y apareció en el escenario el cáncer de ovario, que puede detectarse a tiempo y hoy forma parte la estadística de muerte con cinco decesos diarios.


Según datos del Instituto Nacional de Estadística y Geografía, el Observatorio de Muerte Materna, del Centro Nacional de Equidad de Género de la Secretaría de Salud, cuatro mujeres pierden la vida al día en razón de muerte materna; 5,5 por cáncer de ovario en promedio; 17 diarias por cáncer de mama y 10 por cáncer de cuello del útero o cervicouterino.
Con estas informaciones, México conmemoró el pasado 28 de mayo el Día Mundial de la Salud de las mujeres. Los datos han conmovido a legisladores y legisladoras que han propuesto, solo en 2017, cuatro cambios legislativos para atender las emergencias obstétricas -relacionadas con muerte materna y otras como infecciones por cesáreas o cáncer mal diagnosticado-, para impulsar el parto humanizado, detener la violencia obstétrica y capacitar al personal médico.
Según el estudio "La mortalidad materna y el aborto en México, Estadísticas vitales", del Boletín Médico del Hospital Infantil de México, por Sonia B. Fernández Cantón, Gonzalo Gutiérrez Trujillo y Ricardo Viguri Uribe, la muerte por aborto, incluida en las tasas de mortalidad materna, en realidad es de 13 por ciento y no de seis como reportan las autoridades. O sea, la prohibición del aborto también es un riesgo materno.
María Graciela Freyermuth Enciso y Marisol Luna Contreras, en su estudio "Muerte materna y muertes evitables en exceso", aseguran que la mayoría de mujeres sufren muertes evitables en exceso, por las razones señaladas arriba.


Sostienen que entre 2002-2006 y 2007-2011, en las 32 entidades federativas de la República Mexicana, la situación está llena de claroscuros; que el Seguro Popular tiene graves limitaciones, pese a tener inscritas a casi 30 millones de mexicanas y que se ha mal focalizado el presupuesto.
Reconocen que en casi todas las entidades hubo una reducción del número de fallecimientos maternos evitables y de sus tasas de muerte materna, pero ello no ha sido homogéneo.
Lo más grave es que cinco de los nueve estados que recibieron más recursos presentaron una disminución baja, de 10 a 21 por ciento; sin embargo, representaron 66 por ciento del decrecimiento de muertes evitables en términos absolutos. Esta estrategia ayudó a bajar la razón de muerte materna, sin remontar las brechas entre entidades federativas, las de marginación, pobreza y falta de información.
La tasa de cánceres femeninos, de acuerdo con el Centro Nacional de Equidad de Género, siguen creciendo por falta de información y de prevención adecuada; y la detección durante el embarazo de la preeclampsia y otras enfermedades no se asocia a las muertes maternas.

Los cánceres femeninos

En 2014 se registraron 11.372 casos nuevos de cáncer de mama, con una tasa de incidencia de 22,56 por cada 100.000 habitantes.
Hoy mueren cada vez más jóvenes. Para mujeres de 25 años y más, en 2015, se registraron 6.252 defunciones, esto es 17,1 diarias, con una tasa cruda de 18 defunciones por 100.000 mujeres. Las entidades con mayor mortalidad por cáncer de mama son: Sonora (28,6), Nuevo León (26), Coahuila (25,7), Chihuahua (24,8), Cd. México (24,7) y Sinaloa (22,2).
La edad promedio de presentación de los casos de cáncer de mama es de 54,9 años, la incidencia más alta en el número de casos se registra en el grupo de 50 a 59 años, con 45 por ciento.
El cáncer del cuello uterino es la segunda causa de muerte por esta enfermedad en la mujer. Anualmente se estima una ocurrencia de 13.960 casos, con una incidencia de 23,3 casos por cada 100.000 mujeres. En 2014 se registraron 3.063 casos nuevos de tumores malignos del cuello uterino, con una tasa de incidencia de 6,08 por cada 100.000 mujeres mayores de 10 años.
En el grupo específico de mujeres de 25 años y más, en 2015 se reportaron 3.994 defunciones, casi 11 diarias, con una tasa cruda de 11,5 defunciones por cada 100.000 mujeres. Las entidades con mayor mortalidad por cáncer de cuello uterino son: Colima (17,7), Chiapas (17,6) Guerrero (15,6), Veracruz (15,4) y Oaxaca (15,2).
La distribución de los casos de cáncer cervicouterino en relación con la edad muestra un incremento a partir de los 35 años, siendo el grupo de 50 a 59 el que tiene el mayor porcentaje con alrededor del 30 por ciento de todos los casos registrados en 2014; la edad promedio de presentación de los casos de esos casos es a los 49,2 años.

Mortalidad materna y causas obstétricas
En 2016, 760 mujeres murieron por causas obstétricas, 11,4 por ciento en el Estado de México, según el diputado federal Elías Octavio Iñiguez Mejía, presidente de la Comisión de Salud. Esa cámara estudia proponer cambios a la ley para que se pase de la atención hospitalaria a lo que se llama parto humanizado, por parteras, en casas particulares o casas especiales, lo que reduciría gastos y riesgos.
Hace siete años se puso en marcha el Convenio General de Colaboración Interinstitucional para la Atención de la Emergencia Obstétrica, pero no funciona por la escasa colaboración de las instituciones.
Al mismo tiempo se informó, apenas en abril, en la Cámara de Diputados, que la muerte materna en niñas y adolescentes habría cobrado ya 70.000 vidas, tres veces más que las muertes maternas en general registradas por las autoridades y por el Observatorio de Muerte Materna, según información surgida en un foro camaral en donde se demandó mayor presupuesto al Programa para detener el embarazo adolescente.
En esa iniciativa y en el convenio interinstitucional participan la Secretaría de Salud (SSA) y los Institutos Mexicano de Seguro Social (IMSS) y de Seguridad y Servicios Sociales de los Trabajadores del Estado (ISSSTE), que no cuentan con suficientes redes articuladas para que el convenio cumpla su función, señaló Hilda Argüello Avendaño, secretaria técnica del Observatorio de Mortalidad Materna en México.
Entrevistada, Argüello indicó que según la revisión más reciente realizada por este organismo en 2015 sobre esta política pública, las instituciones no se están articulando adecuadamente, pues una mujer que llega a un hospital de la SSA que no cuenta con insumos o personal adecuado, en lugar de ser referida a una unidad médica que pueda atenderla, aunque pertenezca a otra institución, es enviada a otra del mismo organismo, aunque se encuentre a más de dos horas de distancia.
Afirmó que cada año se registran 750.000 emergencias obstétricas, ese convenio solamente está beneficiando a poco menos de 1.000 mujeres. Hay subutilización de este porque podría estar salvando vidas, optimizando los recursos de cuatro instituciones de salud del país, que son las más importantes.
Esas dependencias, dijo, tienen un mecanismo muy burocrático para poder hacer uso del convenio y, sobre todo, para realizar los cobros.


La poca funcionalidad del programa es una de las razones por las que la violencia obstétrica continúa siendo un problema que incluso es catalogado por la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH) como violación de alto impacto.
A su vez, en declaraciones al diario La Jornada, en abril pasado, David Meléndez, secretario nacional del Comité Promotor por una Maternidad Segura en México, pidió revisar la formación de los profesionales de la salud, principalmente en cuanto al trato brindado a las pacientes.
Leticia Hernández, académica de la Escuela Nacional de Enfermería y Obstetricia de la Universidad Nacional Autónoma de México, entrevistada hace unas semanas por SEMlac, afirmó que para lograr el reconocimiento de estas violaciones, de mal trato, riesgo y falta de instrumental en clínicas y hospitales, urge que las mujeres conozcan sus derechos.
La violencia obstétrica es el maltrato que sufren las embarazadas al ser juzgadas, atemorizadas y lastimadas física y emocionalmente, pero también incluye no ser respetadas en sus decisiones, expresó.
El pasado 25 de mayo, durante el foro "Medicina crítica en obstetricia: Estrategias de Prevención de Morbimortalidad Materna y Perinatal", se dijo que en México fallecieron el año pasado 760 mujeres por causas obstétricas, principalmente por hemorragia, embarazo ectópico, preeclampsia y eclampsia. La hemorragia está ligada al aborto.
Según el Grupo de Información en Reproducción Elegida (Gire), mientras que en la Ciudad de México se hicieron 177.232 abortos seguros, más de un millón de tales prácticas, hechas de modo clandestino y sin cuidado, se realizan en todo el país, donde las leyes siguen prohibiendo la interrupción legal del embarazo. Ello incide en la tasa de muerte materna.
La Cámara de Diputados apenas hace unos meses propuso crear un Registro Único de Pacientes, lo que transparentará de qué tamaño es la frecuencia de riesgos maternos y otras enfermedades femeninas. Además de que ese registro ayudará a fortalecer la estrategia de reducción de muerta materna.

El Observatorio de muerte materna

La tasa de muerte materna se ha reducido en más de 40 por ciento, especialmente cuando en 2009 la SSA lanzó la Estrategia integral para Acelerar la Reducción de la Mortalidad Materna en México, cuyo objetivo fue impulsar mejores prácticas con el fin de lograr su disminución, según los acuerdos firmados por México en las Metas del Milenio.
Igualmente entonces se firmó el Convenio General de Colaboración Interinstitucional para la Atención de la Emergencia Obstétrica (AEO) ya mencionado, que obliga al IMSS, ISSSTE y SSA a atender a todas las mujeres que presenten complicaciones obstétricas en cualquiera de las unidades de salud de esas instituciones, sin importar su condición de afiliación. Sin embargo, esto no ha funcionado.
De acuerdo con el Observatorio, en lo que va de 2017 han perdido la vida 234 mujeres que solo querían ser madres.
Según esa entidad, en las primeras 19 semanas de este año hay 105 muertes menos que en la misma fecha de 2011.
Si se compara el número de mujeres que perdieron la vida por causas relacionadas con su maternidad, en 2006, año en que el Observatorio de Mortalidad Materna en México registra los casos a partir de la estadística de la Dirección General de Información en Salud, eran 1.116, mientras que para finales de 2016 la cifra cayó a 760.


Lo anterior representa una disminución de 65 por ciento en los años de referencia.
El Observatorio, conformado por un grupo de organizaciones civiles, así como instancias gubernamentales, se creó para darle seguimiento al tema de la muerte materna después de que la Conferencia Internacional sobre la Población y el Desarrollo (El Cairo, 1994) reemplazó el concepto de control demográfico del crecimiento de la población por el de Salud Sexual y Reproductiva (SSR), en un contexto de reconocimiento y respeto a los derechos que cada persona tiene en el ejercicio de su sexualidad y reproducción.
Indica que la "Declaración del Milenio" (Resolución 55/2 de la Asamblea General de la ONU, septiembre 2000) formuló ocho Objetivos de Desarrollo del Milenio (ODM) y las Metas respectivas a alcanzar en 2015.
Entre dichos Objetivos está el Objetivo #5 relativo a mejorar la salud materna, con dos metas específicas: 5a) Reducir, entre 1990 y 2015, la mortalidad materna en tres cuartas partes, y 5b) Lograr, para 2015, el acceso universal a la salud reproductiva.
En mayo de 2009, el Gobierno de México, a través de la Secretaría de Salud, presentó una nueva estrategia de reducción de la mortalidad materna, manifestando así su compromiso con el Objetivo #5 de los ODM.
"En este marco, surgió la idea de implementar un Observatorio de Mortalidad Materna en México (en adelante OMM) el cual, con el apoyo técnico del Grupo Interagencial de Naciones Unidas para la reducción de la mortalidad materna, coordinado por la Organización Panamericana de la Salud perteneciente a la Organización Mundial de la Salud (OPS/OMS), sería una instancia independiente conformada por personas, organizaciones civiles nacionales e internacionales, agencias y fundaciones de cooperación técnica y financiera, instituciones académicas, de investigación y de gobierno, vislumbrándose como un espacio para la conjunción de esfuerzos interinstitucionales e intersectoriales para monitorear, desde la sociedad civil, los avances para mejorar la salud materna".


Hoy el Observatorio es solo una referencia hemerográfica, pues prácticamente desde 2015, no registra en su portal nuevas acciones o información actualizada sobre la muerte materna, salvo los boletines de mortalidad materna que se elaboran a partir de los Boletines Epidemiológicos de la Secretaría de Salud.
En los indicadores para las primeras semanas de este año, Chiapas registra el mayor número de muertes maternas en el país, con 24, la sigue el Estado de México con 19, la Ciudad de México con 15, junto con Guerrero y Jalisco; mientras que Guanajuato y Oaxaca reportaron 14 muertes maternas, Veracruz, 12, Baja California 11, y Chihuahua 10.


Publicado por SEMLac - Cuba -Sara Lovera, Alicia Mendoza y Sophia de Verdi - junio/2017

"Los ancianos heterosexuales están olvidados. Pero los LGTBI somos invisibles"

Samantha Flores tiene 85 años, vivió indocumentada como mujer transgénero durante más de 40 y ahora lucha por abrir un asilo para los ancianos LGTBI en su México natal
En los años setenta, Vicente Aurelio Flores García se convirtió en Samantha Aurelia Vicenta García. Se despojó de la identidad que le habían dado sus padres como un polluelo que deja atrás su frágil cascarón, pero hasta 2017 no pudo recibir una documentación que reflejara su verdadero yo. Como si no hubiese existido durante más de cuarenta años. "Solo yo sabía que era Samantha. Era mi palabra contra la de los demás. Pero era feliz", explica a PlayGround.
Ahora, con 85 años, lamenta que para la sociedad los ancianos LGTBI no existan, "como si fueran invisibles". Para acabar con esta exclusión, Samantha se ha propuesto crear un hogar para todos aquellos de los que nadie habla. Se llamará  Lateus Vitae y será el primer centro público de México destinado al colectivo LGTBI de tercera edad. "Las personas de la tercera edad heterosexuales están olvidadas, abandonadas. Pero las LGTBI somos invisibles, nadie sabe que existimos. Sin embargo, yo estoy viva y sigo trabajando. Con este centro recordaremos que estamos aquí. ¡Que nos dejen brillar!", sostiene Samantha.
En un país en el que la homofobia y la transfobia habitan en las entrañas de la sociedad, la tarea de Samantha no es fácil. Como explica a PlayGround Alex Orel, el coordinador nacional de la organización que defiende los derechos del colectivo LGTBI en el país, It Gets Better Mexico, a día de hoy se perpetran con demasiada regularidad crímenes de odio que, en la mayoría de las ocasiones, las víctimas no denuncian por temor a sufrir represalias de la policía.
Muchos casos han acabado en asesinato. Según el informe de la Comisión Ciudadana contra Crímenes por Homofobia (Ccccoh), entre 1995 y 2015 se cometieron 1.310 homicidios contra los que no tienen una "sexualidad convencional", 265 de ellos eran personas transgénero. A pesar de que, según Orel, las personas de las tercera edad pertenecientes al colectivo no corren los mismos riesgos que el resto de ser agredidos por el simple hecho de ser ancianos, se encuentran en una situación extremadamente vulnerable.
Aquellos que cuentan con un apoyo familiar que les lleve a un asilo ordinario , viven un entorno hostil en el que están rodeados de personas de su generación que no aprueban ni la homosexualidad ni la transexualidad. Los que no tienen familia o han sobrevivido a sus parejas suelen pasar sus últimos días en soledad. "De repente dejas de verlos. Muchos fallecen en casa solos sin que nadie se percate de su ausencia hasta pasados los días", relata Orel.
Antes de convertirse en la activista que lleva 22 años luchando por los derechos de la comunidad LGTBI y por ofrecer una mayor calidad de vida a personas con VIH, Samantha también sufrió discriminaciones en una época en la que la intolerancia era mucho más terrible que ahora. Pero al cambiar su identidad a los 36 años, se dio cuenta de que la vida podía sonreírle. "Nunca me había sentido mujer. Pero en aquel momento empecé a sentirme feliz. Veía que era bonita, que los chicos me cuidaban, que mis novios me halagaban... Vivía en un sueño".
Los ancianos LGTBI que van a un asilo se encuentran en un entorno hostil, rodeados de otras personas de su generación que no aprueban la homosexualidad. Los que no tienen familia o han sobrevivido a sus parejas suelen quedarse solos
En esa época, el sueño de sentirse integrado podía explotar como una burbuja de jabón en cualquier momento. Los transgénero se exponían al riesgo de que su familia les diera la espalda, de que sus amigos les rechazaran y de quedarse con la prostitución como única opción para ganarse la vida. Pero Samantha reconoce que tuvo suerte.
Nadie se apartó de su lado y sus amigos se ocuparon de que nunca le faltara trabajo. Siendo relaciones públicas de una revista gay y de varias discotecas, sobrevivió. "Así es como llegué hasta aquí. El 50% de lo que soy se lo debo a mis padres y el otro 50% a mis amigos. Creo que si no llegué a ser del todo invisible fue gracias a ellos".
Samantha recuerda los abusos policiales en los que los transgénero eran arrestados por cometer "faltas contra la moral" o por pasearse públicamente con un atuendo "femenino o de mariquita". También fueron muchos los pandilleros que se beneficiaron de su vulnerabilidad haciéndose pasar por agentes de policía. Para librarse de unos y otros no quedaba más opción que pagarles sobornos. Untos para no ser encerrados en una celda. "Fui afortunada al estar protegida por mis amigos y no tener ninguna experiencia de este tipo. Pero el miedo siempre estaba allí".
Ahora, Samantha quiere que aquellos que se sintieron discriminados por la sociedad o apartados por sus familias en algún momento de sus vidas encuentren en Lateus Vitae un faro de esperanza . Un hogar en el que se sientan protegidos siendo ellos mismos. "Lo que hago es luchar para que mis hermanas transexuales estén mejor". Aunque asegura que también aceptarán ancianos que no pertenezcan al colectivo LGTBI, ya que el rechazo al otro no tiene cabida entre las paredes del futuro asilo. "Fuimos discriminados toda la vida. Así que nosotros nunca haremos lo mismo".
Hoy su sueño está más cerca que nunca de hacerse realidad mientras acaba de recaudar fondos, bajo el lema Let's Them Shine Again (Déjalos brillar de nuevo), a partir de una campaña crowfunding. De momento llevan el 38% de los fondos que necesitan.
"Lo que hago es luchar para que mis hermanas transexuales estén mejor"
El centro será un proyecto piloto que ha cogido como referente otros similares de España, Argentina o Alemania y que aspira derrumbar el mito de que son un colectivo inexistente. "Es una semilla de la cual espero que en 10 o 15 años broten hogares similares en otras ciudades. Estoy segura de que detrás de mí vendrán otras personas para ayudar a los ancianos invisibles".

Publicado por  Play Ground – Alba Losada – 05/06/17 -

LAS PAYAMEDICAS DE CORDOBA

Un grupo de voluntarias aprobó el curso y realiza visitas semanales en el hospital Iturraspe y en el hogar de ancianos de la ciudad. Son todas mujeres, con distintas profesiones y oficios, pero con el mismo espíritu para brindar solidaridad con alegría y para ayudar a curar.

San Francisco. Una es ingeniería química, dos son empleadas administrativas de una metalúrgica, dos psicopedagogas, una trabaja como maestra, dos son amas de casa y otra se desempeña como contadora en un banco. Vienen de distintos ámbitos, pero se juntan, dos veces por semana, en la puerta de entrada del hospital Iturraspe, de San Francisco.
Al ingresar, pasan desapercibidas y se mezclan entre los pacientes, sus familiares, los médicos y las enfermeras que deambulan por los pasillos. Tras una breve reunión con la jefa del piso, se encierran en una habitación y comienza la magia. A los pocos minutos, salen unas doctoras coloridas, con pelucas y narices naranjas, que hablan con un lenguaje especial y se comportan de manera extraña, diciéndoles a todos los que se cruzan en su camino que llegaron desde otro planeta, en una nave espacial. Llevan objetos y juguetes, y transforman toda la escena a su paso. El pasillo ya no parece el de un hospital.

Ellas son las integrantes del primer grupo de payamédicas habilitado oficialmente en San Francisco. La iniciativa llegó gracias a la gestión de Lucrecia Barrera, quien contó que después de una charla informativa se logró conformar el grupo y comenzar la capacitación, que depende de la Universidad Nacional de Buenos Aires (UBA).
Primero, aprender
“Desde el principio tuvo muy buena recepción la propuesta y realizamos el taller unas 56 personas, de las cuales 32 ya aprobaron las tres instancias y están habilitados para intervenir”, apuntó Lucrecia.
Ahora siguen las clases para el segundo grupo y los restantes, que deben aprobar diferentes materias. Barrera precisó que para ser payamédico no es necesario ser médico ni agente relacionado con la salud. “Solamente se solicita ser mayor de 18 años y tener el secundario completo”, aclaró.

El grupo local logró en poco tiempo poner en marcha dos dispositivos de acción que desarrollan todas las semanas. Silvia Rojas, una de las integrantes, explicó que los jueves visitan las salas del hospital provincial y los sábados se acercan al hogar de ancianos, que funciona en el mismo predio, aunque de modo independiente.
“Son muy buenas experiencias, to­talmente distintas unas de las o­­tras. En el hospital siempre hay re­cambio de personas y nunca sabemos con qué nos podemos en­con­trar. En cambio, los abuelos nos conocen y nos esperan, y muchos de ellos se prestan a participar. Una enfermera nos contó que tenían una abuela que no quería comer y que después de nuestra primera visita empezó a alimentarse sin problemas”, contó Rojas con orgullo.

El poder de la sonrisa
Las voluntarias destacaron el poder de una sonrisa entre la gente y cómo, a través de ella, se pueden cambiar los estados de ánimo de los pacientes y de sus familiares, que deben pasar muchas horas o días en los hospitales.
Las payamédicas (en este caso, todas mujeres) están preparadas para intervenir y ser, a la vez, respetuosas de los pacientes que no quieren participar de sus rutinas. “Nosotros los llamamos ‘producientes’, porque juntos vamos produciendo y vemos hasta dónde cada uno quiere llegar. Una mirada, un acercamiento o una sonrisa ya es suficiente para que nosotros podamos interactuar con ellos”, apuntó Silvia Oviedo, otra integrante del grupo.
Remarcan que son muy bien recibidas por el personal del hospital. También por las personas internadas y sus allegados, que aceptan en general las distintas intervenciones.

Cada semana –comentan– llegan sin ninguna rutina fija y van improvisando de acuerdo con la situación que encuentren.
“Cuando empecé tenía dudas de poder lograr interactuar con la gente”, comentó la ingeniera química Mariana Oggero. “Mi profesión no tiene nada que ver con los recursos humanos y dudé en hacer el curso y pagar la cuota porque pensaba que no iba a poder. Pero esto me cambió la vida, te sentís más útil. Es más lo que te llevás que lo que aportás. Hoy, por ejemplo, el clima en el hospital estaba medio denso, y saber que podés contribuir con un granito de arena para mejorarle el día a alguien resulta muy gratificante para uno”, manifestó.
Además de las actividades fijas, las payamédicas están siendo invitadas a diferentes actividades solidarias y de concientización. Por ejemplo, tuvieron una destacada participación en la Semana de la Salud Pública y en la jornada de vacunación contra la gripe, realizadas en las últimas semanas en San Francisco.

Desde 2002, en varias ciudades argentinas. Payamédicos Asociación Civil es una ONG sin fines de lucro fundada en el año 2002 por el médico José Pellucchi.

Publicado por diario La Voz – Córdoba (Argentina) – María Laura Ferrero – 09/05/17



La violencia sexual amenaza la seguridad y la paz duradera

Mina Jaf, fundadora y directora ejecutiva de la organización Women's Refugee Route. Crédito: Evan Schneider/UN Photo.
La violencia sexual se utiliza cada vez más como una táctica para ejercer el terrorismo y, por ello, debe atenderse como un asunto relacionado con la paz y la seguridad, subrayaron varios especialistas en el Consejo de Seguridad de la Organización de las Naciones Unidas (ONU).
Representantes de los estados miembro del foro mundial y de la sociedad civil, así como funcionarios de la ONU, se reunieron para debatir sobre problemas permanentes, desafíos y soluciones a la violencia sexual en el marco de conflictos.
“Demasiadas mujeres conviven con algún grado de violencia a diario, en sus hogares y en sus familias. Los conflictos armados no hacen más que exacerbar las condiciones predominantes”, explicó la nigeriana Amina Mohammed, subsecretaria general de la ONU.
Esa violencia sexual es “un crimen desgarrador”, añadió.
La directora ejecutiva de la organización Women’s Refugee Route, Mina Jaf, coincidió y dijo a IPS: “Las mujeres son mucho más vulnerables en países con conflictos, y cuando eres vulnerable, sufres mayor violencia”.
El secretario general de la ONU, António Guterrez, mencionó el asunto en su informe anual, en el que detalla numerosos casos de violencia sexual utilizada con fines “estratégicos” en 19 países.
En Iraq, casi 2.000 mujeres y niñas yazidíes siguen siendo esclavas en los territorios controlados por el Estado Islámico (EI) y hay denuncias de que las venden y comercializan, además de usarlas como escudos humanos durante las operaciones en Mosul, detalla el documento.
En Myanmar (Birmania), más de la mitad de las mujeres entrevistadas por la Oficina de Derechos Humanos de la ONU dijeron haber sufrido alguna forma de violencia sexual, que pudo utilizarse de forma sistemática “para humillar y aterrar a sus comunidades”.
Las mujeres y las niñas desplazadas son las que corren un riesgo mayor, coincidieron Mohammed y Jaf, pues una de cada cinco refugiadas o desplazadas experimentan alguna forma de violencia sexual.
La Misión de las Naciones Unidas en Sudán del Sur documentó casi 600 incidentes de violencia sexual en conflicto en 2016, principalmente contra mujeres y niñas. Entre las sobrevivientes habían 57 niñas, varias de las cuales menores de 10 años.
La mayoría de los casos ocurrieron en puestos de control del Ejército de Liberación del Pueblo de Sudán, cerca de sitios de protección designados, y hay informes que señalan que se emplea la violencia sexual para castigar a las comunidades por su origen étnico o por entender que apoyan a grupos de oposición.
El representante especial del secretario general para violencia sexual en conflictos, Adama Dieng, recordó a los presentes que hay un rostro y un nombre detrás de cada número del informe.
Dieng relató los casos de Nasima, quien, por temor a ser asesinada por sus familiares tras ser liberada de manos del EI, intentó suicidarse, y el de Marie, quien contrajo el VIH por temor a denunciar la violación, privándose así de la atención preventiva contra el virus de inmunodeficiencia humana.
La vergüenza y el estigma son componentes integrales del uso de la violencia sexual como tácticas de guerra, según el informe del secretario general.
“Los agresores saben bien que ese tipo de delitos pueden convertir a sus víctimas en parias, desarmando así los lazos familiares y de parentesco que unen a las comunidades”, señala el informe. Por ejemplo, los niños nacidos de una violación pueden afrontar una vida de marginación, ser vulnerables a la explotación y ser reclutados, impidiendo así su recuperación a largo plazo.
“El estigma mata”, acotó Dieng.
Mohammed subrayó que es “imprescindible” promover la reintegración holística.
“No basta con recuperar a nuestras niñas, tenemos que devolverlas con dignidad y respeto a un entorno de apoyo, igualdad y oportunidades, y asegurarnos de que reciban la asistencia fundamental que las ayudará a reintegrarse a sus hogares y a sus sociedades”, subrayó, refiriéndose a la campaña mediática #BringBackOurGirls (recuperemos a nuestras niñas), tras el secuestro de 270 adolescentes nigerianas de una escuela de Chibok, en abril de 2014, por Boko Haram.
Dieng insistió en redirigir el estigma de la violencia sexual de las víctimas hacia los perpetradores, lo que solo será posible involucrando a los líderes comunitarios para modificar percepciones dañinas de género y vergüenza.
También señaló la necesidad de reconocer a las sobrevivientes como víctimas legítimas del conflicto y del terrorismo, las que deben recibir asistencia, reparación y tener justicia.
“Cuando las víctimas tienen la oportunidad de contar sus historias, de observar la condena a los responsables y de recibir solidaridad y apoyo, ya sean reparaciones materiales o simbólicas, pueden contrarrestar el aislamiento, la culpa y el reproche”, explicó Dieng.
Algunos países comenzaron a atender la violencia sexual con leyes, como Colombia, que creó un marco para ofrecer a las sobrevivientes acceso a la justicia. Sin embargo, solo dos por ciento de los 634 casos documentados de violencia sexual en conflictos terminaron en condena, una tendencia que es mundial.
“La violencia sexual en conflictos ya no se percibe como un asunto de mujeres o un mal menor en una falsa jerarquía de violaciones de derechos humanos. En cambio, se considera como una amenaza legítima a la seguridad y a la paz duradera, que requiere de una respuesta operativa en materia de seguridad y justicia”, observó Mohammed
También reconoció los percances de la propia ONU a la hora de responder a las denuncias de abuso sexual por efectivos de las fuerzas de paz, pero se comprometió a hacer frente a los desafíos y a lograr que la tolerancia cero se haga “realidad”.
En 2015, las denuncias por abusos sexuales de efectivos franceses de las fuerzas de paz en República Centroafricana despertaron un gran malestar en todo el mundo; una investigación sueca concluyó que la ONU sigue siendo negligente con las sobrevivientes.
Jaf dijo a IPS que si no se asignan responsabilidades y no hay justicia, aun en los casos protagonizados por efectivos de las fuerzas de paz, no se resolverá el problema de la violencia sexual en conflictos.
Los equipos humanitarios que primero atienden las situaciones de crisis deben estar capacitados para hacer frente a cuestiones delicadas, añadió, al relatar el caso de una mujer que no denunció una agresión sexual porque no se sentía cómoda hablando delante de un hombre, aunque solo fuera un intérprete, y debe seguir promoviéndose la igualdad de género.
“La violencia sexual en conflicto no ocurre en un vacío, es el resultado del fracaso sistemático de la comunidad internacional de hacer frente a las causas de raíz del conflicto, de la desigualdad de género y de la impunidad”, subrayó Jaf.
Publicado por IPS - Traducido por Verónica Firme -  Tharanga Yakupitiyage – Naciones Unidas – 24/05/17-