miércoles, 3 de mayo de 2017

La noble feminista, Anna Filosofova (1837-1912)

En los últimos años de la Rusia zarista, el pueblo empezó un doloroso camino hacia la emancipación. Entre las distintas reivindicaciones, las mujeres quisieron hacer oír su propia voz y empezaron a organizarse para alcanzar los mismos derechos que los hombres. Tres mujeres de la alta nobleza rusa dedicaron su vida a conseguir algo tan necesario para conseguir la igualdad como el acceso de las mujeres a una educación digna. Esas mujeres fueron  Maria Trubnikova, Nadezhda Stasova y Anna Filosofova. 


Anna Pavlovna Filosofova nació el 5 de agosto de 1837 en San Petersburgo. Anna, la pequeña de los nueve hijos de una familia de la alta nobleza rusa, recibió una buena educación en casa y tuvo una infancia feliz hasta que su padre, Pavel Diaghilev, perdió la cabeza en pos de sus creencias religiosas. Pavel, un oficial del Ministerio de Finanzas y dueño de una destilería, dejó sus negocios a su esposa en 1855. 


Aquel mismo año, Anna se casó con un oficial del Ministerio de Guerra y Defensa, Vladimir Dmitryevich Filosofov, con quien tuvo seis hijos. Anna fue muy consciente de su situación social privilegiada y de las diferencias entre ricos y pobres que existía en la Rusia del siglo XIX. Los campesinos vivían en una situación de opresión que estallaría pronto. Mientras tanto, las mujeres de las clases privilegiadas, iniciaban su propia revolución al ver injusto el papel que les habían asignado dentro de las estructuras patriarcales en las que se tenían que someter a un despotismo familiar que muchas no estaban dispuestas a aceptar. Surgió en aquel tiempo una corriente de mujeres nobles que iniciaron su propio camino hacia la emancipación al tiempo que fijaban sus esfuerzos en mitigar las difíciles situaciones de los campesinos y de los más pobres de la sociedad. Cuando Anna empezó a participar en distintas actividades filantrópicas, se puso en contacto con Maria Trubnikova y Nadezhda Stasova. Las tres organizarían el primer movimiento femenino que fijó como principal objetivo la emancipación de la mujer. 

Las primeras ideas se materializaron en 1860 con la creación de la Sociedad para el Alojamiento Barato y Ayudas para Residentes de San Petersburgo, junto a Nadezhda Stasova. Con esta primera fundación filantrópica pretendían no sólo dar cobijo a las personas que lo necesitaran, sobre todo mujeres pobres con hijos a los que debían mantener. También pretendían darles una formación que les permitiera poder trabajar en algún oficio con el que poder subsistir. Anna fundó otras sociedades filantrópicas y continuó trabajando con otras mujeres, para paliar la difícil situación de los siervos. 


El siguiente paso fue iniciar una reivindicación a favor del acceso de las mujeres a una educación superior que les permitiera prepararse profesionalmente en igualdad de condiciones con los hombres. Además de organizar círculos literarios, Anna y las demás mujeres con las que había iniciado su lucha, dieron un paso importante en 1867 cuando enviaron al zar Alejandro II una demanda avalada con cuatrocientas firmas en la que demandaban el acceso de las mujeres a la educación superior. La petición recibió una negativa por respuesta y el rechazo de los intelectuales y de la alta sociedad de San Petersburgo. Lejos de rendirse, Anna continuó trabajando en esta línea y en 1876 consiguió abrir una universidad para mujeres, conocida popularmente como los "cursos Bestujev". Este tipo de cursos fueron pioneros en Europa. Además de permitir que las mujeres pudieran estudiar materias hasta entonces vetadas para ellas, la universidad creada por Anna Filosofova se convirtió en un importante círculo de debate intelectual en el que forjar nuevas ideas y proyectos para alcanzar la igualdad entre hombres y mujeres. 
Los levantamientos revolucionarios que culminaron con el asesinato del zar Alejandro II en 1881 fueron momentos difíciles para Anna, quien apoyó a los que se habían levantado para reivindicar una vida más justa. En 1879 tuvo que exiliarse de Rusia y no pudo regresar hasta 1881. Nada frenó el espíritu reivindicativo de Anna quien continuó ayudando a los más necesitados. 

En 1895 fundó la Asociación Caritativa de Mujeres rusas que oficialmente tenía objetivos filantrópicos pero también pretendía ser una organización feminista. Mientras tanto, los cursos para mujeres continuaban acogiendo a jóvenes estudiantes, hasta que en 1905, con la apertura oficial de las universidades rusas a las mujeres los hizo innecesarios y fueron clausurados. 


Conseguido el acceso de las mujeres a la educación superior, Anna Filosofova y las demás mujeres feministas se pusieron un nuevo objetivo, alcanzar el sufragio. En 1908 Anna participó como presidenta en el Primer Congreso de Mujeres Rusas y se unió a la Sociedad Rusa Teosófica. 


Al final de su vida, Anna Filosofova recibió el respeto y el conocimiento de los diputados de la Duma. Cuando falleció el 17 de marzo de 1912, fueron miles las mujeres y los hombres que asistieron a su funeral para dar el último adiós a una de las mujeres más comprometidas con los derechos de las mujeres en la Rusia previa a su gran revolución. 


Publicado por  Mujeres en la Historia – 23/03/17 - 

Witson, astronauta mujer con más caminatas espaciales


Witson, astronauta mujer con más caminatas espaciales. | thefamouspeople,com

La astronauta Peggy Whitson se convirtió ayer en la mujer con más salidas al espacio, al realizar una nueva caminata en la órbita junto a su compatriota Shane Kimbrough en el exterior de la Estación Espacial Internacional (EEI).

Whitson, de 57 años, realizó su octava expedición en la órbita, superando el récord de la también estadounidense Suni Williams que sumaba siete.

Junto a Kimbrough, Whitson salió de la cámara de decompresión ante el puerto orbital a las 11:29 horas GMT para realizar una expedición que durará unas seis horas y media, según el comentador de la Nasa, que transmitió en directo.

Se trata de la segunda salida de una serie de tres que fueron programadas para la instalación y reparación de equipos. Las dos astronautas reconectarán los cables eléctricos de un adaptador.


Publicado por Diario Los Tiempos – Bolivia – AFP – 31/03/17 -

Un científico pone "cerebro" a una muñeca sexual y dice que no deshumaniza a las mujeres.

Un científico pone "cerebro" a una muñeca sexual y dice que no deshumaniza a las mujeres EFE

El doctor en Nanotecnología, ingeniero en Electrónica y experto en Computación, Sergi Santos, que ha sido el primero en poner inteligencia artificial a una muñeca sexual realista que ha creado controversia, defiende, en una entrevista, que su innovación "no deshumaniza a las mujeres".
A Santos le apasiona el humanismo, la psicología y la ciencia, y comenta que siempre le había interesado "hacer un cerebro", pero para conseguirlo necesitaba un cuerpo y lo halló en las muñecas sexuales realistas fabricadas en China.
"El mercado del sexo mueve mucho dinero y encontré que estas muñecas tenían un cuerpo perfecto, en el que hay arte y tecnología", explica.
Incorporó un aparato con algoritmos de inteligencia artificial en una de ellas, un prototipo al que ha bautizado como Samantha, una muñeca hecha de material elastómero termoplástico que tiene tres modos: el familiar, el romántico y el sexual; y le instaló unos sensores para que "sea inteligente y sepa responder a cómo la estás tratando".
La empresa creada por Santos sólo vende muñecas femeninas, pero Santos afirma que es debido a su peso: "tenemos que desarrollar la tecnología un poco más para que el peso sea tratable", aunque "hacer hombres no es problema".
El nanotecnólogo añade que está convencido de que a las mujeres les encantaría tener uno, "aunque quizás no lo admitan. Mi madre misma me preguntó por qué no le construía un Brad Pitt".

Una muñeca sexual que hable, entienda y sienta

Santos explica que no quiere que la gente "se avergüence de tener una muñeca sexual que hable, entienda y sienta", que su creación "no es solo sexual" y que mientras se interactúa con ella en modo familiar "nunca dirá nada grosero".
"Antes, la gente compraba muñecas pero se escondía porque eran solo para practicar sexo, y tú veías una persona con una muñeca y podrías pensar que era un desquiciado mental. Espero que a partir de ahora la gente vea que no es eso", confía.
El científico recomienda que con Samantha, que se puede comprar por entre 1.500 y 8.000 euros, según cómo se personalice, "tienes que hacer lo que harías con una mujer normal: se va excitando y llega al punto sexual y orgásmico".
Pero por mucho que Samantha, a la que se le puede incorporar calefacción, simule una mujer, no deja de ser una muñeca, y el sexo con muñecas o robots ha suscitado algunas críticas sociales, aunque el inventor prefiere hablar de que ha hecho "algo disruptivo".
Una de las críticas es que el uso de un robot puede contribuir a aumentar la explotación a las personas, pero Santos defiende que "si tú eres agresivo y tratas mal a objetos y a la gente, a Samantha la tratarás igual, depende de cómo sea el individuo".
"No creo que esté abusando de Samantha, yo creo que estamos interactuando", subraya el científico.
Existe una 'Campaña en Contra de los Robots Sexuales' que afirma que las muñecas sexuales deshumanizan a las mujeres y las convierte en meros objetos porque se establece una relación que únicamente reconoce los deseos y necesidades de una persona.

Una muñeca a la carta

Sin embargo, el científico opina lo contrario, porque "una muñeca se puede fabricar a la carta y una vez puedas poseer el cuerpo que quieras, la gente prestará más atención a la personalidad de las mujeres porque el cuerpo va a ser algo accesible, y la mujer real ya no será un cuerpo sino una persona".
Por ese motivo, Santos está convencido de que no ha hecho nada reprochable y señala que "desde hace años ha habido sexo, incluso con animales. Yo no soy un agresor sexual ni nada raro, soy una persona normal con una sexualidad normal, pero los humanos tenemos esta necesidad y satisfacerla con una muñeca está bien".
El investigador está convencido que en el futuro Samantha va a evolucionar y se convertirá en un "asistente robot", que puede recordarte cosas cotidianas o ayudarte si has perdido las llaves, aunque él se ha centrado en aplicar la inteligencia artificial en una muñeca sexual porque se puede hacer "por unos miles de euros".
Tras su creación, Santos, que es ingeniero en Electrónica por la UPC y doctor en Nanotecnología por la Universidad de Leeds (Reino Unido), afirma que otras empresas "verán que hay interés por parte de la gente e implementarán más capacidades a la muñeca".
"Espero haber contribuido a hacer un pequeño paso histórico para que el ser humano empiece a pensar que no es único en el mundo, que todos tenemos lugar en el universo y que no hay ningún problema en compartir tu sexualidad con un hombre, una mujer, tu mano o una muñeca", concluye el ingeniero.

Publicado por teinteresa.es – Barcelona – Nuria Falco Romagosa – 26/03/17 -

Ablación femenina: el horror en tiempos modernos

"Creo que en mi religión no hay ningún versículo que autorice la mutilación femenina, no está en el Corán", dice Jorirah Ali, miembro de la comisión nacional para prevenir y erradicar la violencia contra las mujeres, en Indonesia, uno de los países donde aún someten a las niñas a la ablación, una pesadilla que las persigue por el resto de sus vidas.
Una información publicada ayer por la agencia de noticias AFP, da cuenta de la escalofriante historia de una pequeña de año y medio, ataviada con sus mejores galas para la celebración de su mutilación genital, en una aislada región de Indonesia.
Allí, la circuncisora tradicional procede a cortar con un cuchillo la cubierta del clítoris y los labios menores de la niña. Ese terrible dolor físico que le provocan en ese momento puede desembocar en una infección y con seguridad en traumas que la perseguirán toda la vida.
El ritual de la mutilación "libra" a esa pequeña del pecado y la señala como musulmana, según su creencia. El rito continúa vigente en miles de familias que la consideran obligatorio, pero que las Naciones Unidas condenan y tratan de exterminar. Durante un lapso de cinco años, el gobierno de este país había prohibido esta práctica, pero la volvió a legitimar.
Para A., sometida en Costa de Marfil, la experiencia fue tan espantosa que veinte años después no logra olvidar el momento en que la atajaron de las piernas y los brazos, para mutilarla y hacerla sangrar, y aullar hasta que se le desgarró la garganta.
Hasta el año pasado, Unicef había informado que son aproximadamente 200 millones las niñas sometidas a esta práctica, la gran mayoría en países como Etiopía, Indonesia y Egipto. El informe dice además, que la mayor cantidad de pequeñas mutiladas son menores de cinco años, y la cuarta parte tienen menos de 15 años.
En algunas regiones, las ablaciones se realizan desde los tres meses de edad. Cruel e inhumano por donde se lo mire. Por lo general, estas "operaciones" se realizan en condiciones carentes de higiene apropiada, medicamentos y suministros, lo que deriva en un sufrimiento atroz con infecciones, cicatrizaciones dolorosas y discapacidades e incluso la muerte.
Uno de los testimonios que leí es el de Kiouala Kone, que actualmente tiene más de cincuenta años. "Aún siento ese miedo dentro de mí, por esto tenía miedo de los hombres, de los chicos. No sabía si todo lo que hacías allí abajo era doloroso. Hasta hoy, eso sigue en mi cabeza", manifestó. Ella se convirtió en activista comunitaria para luchar contra la horrorosa mutilación a la que fue sometida de niña.
Gorontalo se llama el lugar de Indonesia que tiene el porcentaje más alto de mutilaciones de órganos genitales. "En esta provincia, más del 80% de las niñas menores de 11 años han sufrido mutilaciones genitales, contra un promedio de alrededor del 50% en el resto de este país de 255 millones de habitantes, según una encuesta gubernamental.
Pese al sufrimiento causado por estas ablaciones y a la oposición creciente, los habitantes de Gorontalo, poblada mayoritariamente por campesinos pobres, considera la ablación como una obligación", dice la información brindada por AFP.
Para las Naciones Unidas, el papel de los profesionales de salud es fundamental para luchar contra esta horrorosa práctica tan arraigada en algunas culturas, pero las instancias religiosas musulmanas siguen viendo con buenos ojos las ablaciones. Horrores de un mundo moderno todavía estancado en costumbres ancestrales espantosas.

Publicado por La Nación – Milia Gayoso Manzur – 31/03/17 -

Las chicas de Afganistán también quieren ir a la piscina

De 30 piscinas existentes en Afganistán, solo una privada permite la entrada a las mujeres. Un grupo de valientes ha decidido tirarse al agua e intentar obtener la clasificación para los Juegos Olímpicos de Tokio-2020.

Elena Saboori es una de ellas. Esta joven de 25 años, estudiante de economía, dirige el comité femenino de este deporte, recién creado, y sueña con viajar a Japón dentro de tres años.
Sus primeras brazadas las dio gracias a una amiga nadadora. Luego comenzó a entrenarse siguiendo las indicaciones de vídeos que encontró en internet. Tres o cuatro veces por semana, antes de las 08H00 o después de las 16H00, nada en la única piscina de Kabul -y del país- que admite a las mujeres.
"Al principio tenía mucho miedo de ahogarme. Por eso pensé en convertirme en entrenadora, porque las chicas se ahogan porque no saben nadar aquí", explica riendo Saboori, con un pantalón tejano y un pañuelo rojo cubriendo parte de su melena.
Actualmente cuenta con una docena de nadadoras. "Hay muchas otras que quieren aprender, si me contactan acepto, no puedo dejarlas tiradas", dice.

- Conservadurismo y tabúes -

La alarmante falta de infraestructuras no es el único obstáculo. El conservadurismo de la sociedad y la discriminación a la que son sometidas las mujeres por los insurgentes islamistas incluso pone en peligro sus vidas.
Hay varios tipos de amenazas, entre ellas las mentales. Tengo la impresión de que vamos mejor, sufrimos menos que antes, pero sé que me enfrento a un tabú, tomo un gran riesgo al promover este equipo", admite Saboori.
¿Mejor? La piscina en la que pueden nadar y en la que iban a recibir a la AFP les ha pedido que se mantengan un tiempo fuera. El establecimiento recibió amenazas cuando se acercaba el Nowrooz, el Año Nuevo persa.
"Todos los países musulmanes excepto Afganistán tienen su equipo femenino, incluso los más rigurosos", destaca el joven presidente de la Federación Afgana de Natación, Sayed Ihsan Taheri.
Cita a Catar, Irán o Arabia Saudí. "Tienen sitios de entrenamiento para las chicas, pero aquí hay un cierto desconocimiento del deporte femenino", presentado por algunos como "prohibido por el islam".
"El principal obstáculo para nuestras nadadoras es la seguridad", lamenta.
La inseguridad es un desafío mayor para cualquier afgano, enfrentado a amenazas de atentados hasta en el corazón de la capital, Kabul, y a combates en la mayor parte de las provincias.
Desde 2016 ninguna región se ha librado de las ofensivas de los talibanes y, sobre todo en el este y en el noroeste, de los ataques del grupo yihadista Estado Islámico.
Mucho peor para las mujeres, sobre todo para las que pretenden cambiar los límites de una sociedad patriarcal y conservadora. Más aún en un deporte como la natación, en el que generalmente se exponen partes del cuerpo.

- Bañadores de manga larga -

Imposible para el equipo de Saboori de nadar con los brazos y las piernas al aire. Una licra de manga larga negra cubre a las chicas por encima de su bañador de una pieza.
"Estamos en contacto con una empresa brasileña que nos diseña los bañadores apropiados", indica Taheri.
A pesar de los escasos medios, Saboori no esconde su ambición: "Buscamos los Juegos Olímpicos de Tokio-2020, con un equipo de al menos dos chicos y una chica".
Hasta entonces, la entrenadora espera que sus nadadoras puedan acudir al campeonato de Asia Central en Turkmenistán a finales de abril. "Con un poco de apoyo podríamos lograr el título regional", dice.
Por el momento el Gobierno pasa por alto y bloquea incluso la simbólica paga de 500 afghanis (menos de ocho dólares) mensuales a cada miembro del equipo nacional.
Taheri batalla para que su federación recupere al menos las cuatro piscinas municipales de Kabul, entre ellas una descubierta construida por los soviéticos en los años 70 en lo alto de una colina, actualmente abandonada, que quiere convertir en un gran centro acuático.
A la espera de la ayuda gubernamental, la federación lanzó una recolecta de fondos en la página web Dreamfuel, especializada en la financiación de deportistas de alto nivel.
"Hemos logrado 900 dólares hasta ahora, es un honor ayudar a estos increíbles deportistas y apoyar este cambio histórico", afirma su fundadora, Emily White, a la AFP. Harán falta al menos 3.000 para impulsar el equipo femenino afgano de natación.
Publicado por Boletín Globedia – Redacción Deportes – 29/03/17 -


Piden la captura internacional de una monja por los abusos a chicos sordos. Es una religiosa japonesa, que se encontraría en Paraguay. Cómo fue su participación en los hechos.

La monja japonesa Kosaka Kumiko, acusada por los delitos en el Próvolo (Gentileza El Sol)

La investigación judicial por los abusos sexuales a chicos y adolescentes sordos del Instituto religioso Próvolo de Mendoza avanza hacia nuevas detenciones de religiosos y personal del colegio que pueden haber sido cómplices o partícipes de las aberraciones que ocurrieron entre 2005 y 2016.

Esta mañana, la Justicia ordenó el pedido de captura internacional de la monja japonesa Kosaka Kumiko, quien se encontraría en Paraguay. La religiosa fue mencionada en el testimonio de una adolescente de 17 años que declaró haber sido violada cuando tenía cinco años por el cura Horacio Corbacho (56), detenido en el penal de Boulogne Sur Mer desde fines de noviembre del año pasado.

El colegio del horror funcionó hasta noviembre de 2016 en Mendoza. Fue cerrado en febrero de este año por las autoridades escolares, cuando llegaron las primeras denuncias judiciales de abuso sexual y violaciones a los menores internados, de entre 4 y 17 años. Desde entonces, cinco hombres permanecen detenidos y acusados por los abusos sexuales. Dos de ellos son sacerdotes: Nicola Corradi (82), trasladado de Italia a la Argentina y que arrastra denuncias por violación y corrupción de menores desde hace 50 años; y el cura Corbacho, egresado del seminario en La Plata. Los otros tres presos son el celador Luis Ojeda (50), también sordomudo; el asistente y monaguillo Jorge Bordón (55); y el jardinero Armando Gómez (46).
La víctima, que estuvo albergada en el Próvolo desde los 5 años hasta los 15, guió al fiscal de la causa Gustavo Stroppiana, a sus asistentes y los abogados de ambas partes, hasta el baño donde fue violada. “Contó que fue abusada anal y vaginalmente por el cura Corvacho”, confirmaron distintas fuentes que participan de la causa.
La nena tenía sólo 5 años y recordó en su declaración judicial que esa noche, “una monja de la institución tuvo que colocarle un pañal por la cantidad de sangre que perdía”. No es la primera vez que se menciona la participación y complicidad de las monjas y de la directora del colegio. Ya en diciembre, apenas se destapó la red de pedofilia, Clarín contó que las monjas del Próvolo aparecen denunciadas por maltrato a los chicos. “Estaban al cuidado de los más pequeños, chicos de 5 a 8 años. Nadie del personal docente podía traspasar el sitio de las residencia, donde estaban las monjas”, contó uno de los testigos.
Ahora la investigación está abocada a buscar más responsables o cómplices de los vejámenes. Aparecen testimonios que comprometen a dos monjas, ambas extranjeras -una de ellas japonesa-. Y, según denunció el abogado Carlos Lombardi, patrocinante de la familia de una adolescente hipoacúsica, “la monja japonesa era quien la golpeaba y maltrataba, produciéndole lesiones”. La religiosa tiene alrededor de 60 años y dejó el Próvolo de Mendoza hace tres. La Fiscalía busca con Interpol a la religiosa como partícipe primaria de los abusos y las violaciones y según muchos testigos era quien observaba cuando se producían los ataques sexuales.
Publicado por Diario Clarín – Roxana Badaloni – 31/03/17 -

La igualdad de género en la agenda de la justicia fiscal

América Latina, pese al crecimiento económico de una década, a la reducción de la pobreza monetaria y a la aplicación de políticas redistributivas que implementaron varios gobiernos de la región, mantiene el penoso sello de ser la región  “más desigual del mundo”.

La CEPAL, en el documento “La hora de la igualdad: brechas por cerrar, caminos por abrir”, destaca que la desigualdad hunde sus raíces en la historia y se debe a un patrón de desarrollo que ha perpetuado las brechas socioeconómicas basadas en el origen racial y étnico, el género y la clase social (CEPAL 2010b).

América Latina, con un coeficiente de Gini[1] promedio de 0,51 presenta un nivel de desigualdad sustancialmente más alto que otras regiones del mundo. Si hacemos una comparación con países europeos y nos centramos en la desigualdad por ingresos, antes de impuestos directos y transferencias monetarias, es aproximadamente 13% mayor que la media de los países europeos.  En contraste, esta desigualdad aumenta hasta un 60% si el cálculo se realiza después de la aplicación de los impuestos directos y transferencias (Lusting, 2011).

En esta intención de realzar el peso de las desigualdades, nos interesa particularmente llamar la atención sobre las desigualdades de género como un asunto de carácter estructural afectado por consideraciones políticas, económicas, culturales, ambientales naturalizadas por el sistema patriarcal, reproducidas por la división sexual del trabajo al perpetuar la subordinación de las mujeres y que requieren ser abordadas desde las relaciones de poder existentes en todos estos ámbitos.

Desde la dimensión económica podemos señalar algunas evidencias de estas desigualdades de género en la región como:

§  Alto porcentaje de las mujeres no tienen ingresos propios: el 32 % de mujeres no cuentan con ingresos propios en relación a un 12 % de los hombres.
§  Brecha de género en la participación en el mercado laboral: las mujeres tienen mayores tasas de desempleo (9,1% las mujeres y 6,3% los hombres), formando más de la mitad del total de personas desocupadas en la región.
§  Brecha en las remuneraciones entre hombres y mujeres por trabajo de igual valor; esta brecha salarial se mantiene en un 25 % como promedio en la región.

A lo mencionado, podemos anexar los niveles de precariedad laboral que las mujeres enfrentan, la menor probabilidad que tienen de trabajar como asalariadas en relación a los hombres (60,7% y 68,5%, respectivamente); que un mayor porcentaje sólo encuentra empleo en el servicio doméstico (15,3% en contraste con 0,8% de los hombres) y que, en una gran mayoría, el empleo es informal y desprotegido.

Pero existe un factor que explica la desigualdad más profunda entre hombres y mujeres que es el trabajo no remunerado para la reproducción en las familias y en la comunidad que realizan principalmente las mujeres, que por un lado recarga sus tiempos personales y por el otro provee de bienestar a las personas y se transforma en un subsidio hacia la sociedad y el mercado.

La división sexual del trabajo organiza el orden de género en las sociedades, separa el trabajo productivo del reproductivo de manera paradigmática y determina el lugar de hombres y mujeres en la economía. Es necesario esclarecer la forma en que estas relaciones perpetúan la subordinación y exclusión de las mujeres, limitando su autonomía y ayuda a comprender su influencia en el funcionamiento del sistema económico.

La CEPAL, desde el Consenso de Quito de 2007 hasta Santo Domingo del 2013, y en otros instrumentos regionales, ha reiterado la necesidad de evidenciar el valor del trabajo doméstico no remunerado, de adoptar medidas y políticas públicas que reconozcan su valor social y económico, definir, como también establecer instrumentos de medición periódica del mismo, asegurar la dotación de recursos públicos para la realización de encuestas del uso del tiempo, que posibiliten el diseño de políticas públicas adecuadas y justas.

Políticas fiscales para eliminar desigualdades

Se requiere continuar el análisis y debate sobre la relación entre desigualdades y medidas de fiscalidad progresiva, poniendo énfasis en su viabilidad política, donde los estados tengan la capacidad de negociar estas medidas frente a los grupos de poder concentrado, reacios a perder privilegios, oponiéndose a los impuestos directos, como por ejemplo gravar la propiedad, impuesto a la herencia, etc.

Esta “ausencia” de medidas ha tenido como consecuencia el incremento de la desigualdad y pone en alerta el rol de la fiscalidad en la redistribución del ingreso y, por consecuencia, frente a la concentración del poder y la riqueza.

La fiscalidad no es neutral al género: las políticas fiscales pueden mitigar o reforzar las relaciones de género asimétricas, porque las recaudaciones financian políticas necesarias para las mujeres.  Una baja carga tributaria y la inexistencia de mecanismos eficientes para reducir la evasión y elusión disminuyen las recaudaciones y, con ello, conducen a la escasez de recursos públicos.

Las políticas fiscales en América Latina refuerzan la división sexual del trabajo y las desigualdades entre mujeres y hombres, refuerzan los roles tradicionales de ambos sexosoperando como obstáculos para el desarrollo y reconocimiento del real potencial y de la actoría económica de las mujeres.

Para relacionar las políticas fiscales con la igualdad de género se requiere ver sus implicancias en dos aspectos:

1)    Cómo afectan en el acceso y control de los recursos económicos de los hombres y mujeres.
2)     Cómo afectan las decisiones de hombres y mujeres respecto a la distribución de trabajo totalproductivo y reproductivo.

Una política fiscal favorable a la igualdad de género requiere del compromiso explícito de los Estados para:

1)    Mejorar la distribución de los recursos económicos.
2)    Ampliar el campo de oportunidades económicas para hombres y mujeres.
3)    Generar incentivos positivos a la inserción laboral de las mujeres, en particular las vinculadas con las responsabilidades de cuidado.
4)    Promover la incorporación de los hombres a las tareas de cuidado.
5)    Mejorar las condiciones para que todas las personas puedan conciliar vida laboral y familiar sin tener que recurrir a empleos de segunda categoría.
6)    Distribuir de manera progresiva el peso del financiamiento de las políticas públicas. (CEPAL, El estado frente a la autonomía de las mujeres, pág. 101)

Justicia fiscal por los derechos de las mujeres

El abordaje de la perspectiva de igualdad de género en las políticas fiscales es una tarea urgente pero pendiente; aún no está instalada tanto en los decisores de políticas, como en las administraciones tributarias, ni en la mayoría de los especialistas.

Pero, hay avances en tomar estas consideraciones en documentos regionales como la Consulta regional de América Latina para la CSW61 sobre “Empoderamiento Económico de las mujeres en el cambiante mundo del trabajo” que consideran, que el diseño y la implementación de las políticas macroeconómicas son cruciales para el empoderamiento económico de las mujeres.  Esta perspectiva de carácter estructural es un gran paso.

Por eso, las feministas hacemos un llamado a las y los activistas por la justicia fiscal con este mensaje:

·         No hay justicia fiscal sin igualdad de género.
·         Justicia fiscal por los derechos de las mujeres.

Unir ambas agendas es una tarea conjunta, así como insistir que la fiscalidad afecta nuestras vidas, nuestro trabajo y salud.  Como alentar a la ciudadanía en la vigilancia de las políticas fiscales, para reducir el cabildeo de los grupos de poder en la exención de los impuestos.


Ana Tallada, educadora y socióloga peruana, es una actora central para pensar la evolución de la movilización feminista en América Latina.  Es parte del Consejo Directivo de Latindadd.

Referencia.
 [1] El coeficiente de Gini es el indicador que se utiliza con mayor frecuencia, para medir la desigualdad en los ingresos dentro de un país, debido a su fácil cálculo e interpretación, ya que por lo general su valor se ubica entre 0 y 1.  Cuando el indicador asume el valor cero significa que el ingreso se encuentra equidistribuido; es decir, todos los miembros de la sociedad tienen exactamente la misma proporción de recursos, en tanto que cuando se observa el valor de uno, se está en presencia de una situación de total inequidad en donde una persona se apropia de todo el excedente económico.


Publicado por Alai-Am Latina – Ana Tallada – 28/03/17 -